This content is not available in your region

La guerra dificulta las exportaciones de trigo y otros productos de Ucrania y Rusia

Access to the comments Comentarios
Por Euronews en español
euronews_icons_loading
Imagen de archivo. Cosecha en un campo de trigo cerca del pueblo Tbilisskaya, Rusia, 21 de julio de 2021
Imagen de archivo. Cosecha en un campo de trigo cerca del pueblo Tbilisskaya, Rusia, 21 de julio de 2021   -   Derechos de autor  Vitaly Timkiv/AP

El campo no entiende de guerras. El frío invierno ha quedado atrás y la tierra empieza a calentarse en Ucrania. Ha llegado la época de la siembra en el llamado "granero de Europa", uno de los pilares de la estabilidad alimentaria en todo el mundo.

Alexander Petkov trabaja en tierras cercanas a la frontera rumana. "Básicamente, cultivamos trigo, cebada, colza, girasoles y guisantes", explica. "Ese es un pequeño surtido de los cultivos que pueden crecer aquí en el sur gracias a las normas climáticas de aquí".

Los combates aún no han llegado a esta parte de Ucrania, pero estos no son el único obstáculo al que se enfrentan los agricultores. Con la Armada rusa desplegada a lo largo de la costa ucraniana, es casi imposible que los barcos cargados de grano para la exportación puedan navegar.

"Sin exportaciones nos pararemos en cualquier caso", recuerda Petkov. "Es decir, no habrá divisas, no habrá posibilidad de pagar a todo el mundo". Petkov matiza igualmente que "Ucrania no pasará hambre en ningún caso. El grano y los productos de las zonas donde ahora podemos sembrar serán suficientes para que no haya hambre en Ucrania".

Ucrania y Rusia son los dos mayores exportadores de trigo del mundo. El primero ve como no puede cultivar en gran parte de su territorio, mientras que al segundo le toca hacer frente a los obstáculos que supone la lluvia de sanciones internacionales.

Lugares con crisis alimentarias como Yemen, Etiopía o Afganistán han visto cómo se agravaba su situación por la subida de los precios de los cereales y los combustibles. Son los primeros en sentir "el huracán de hambruna" que, según alerta la ONU, golpeará en cuestión de tiempo a los países más pobres del mundo.