This content is not available in your region

La guerra en Ucrania pone en aprietos la carrera electoral de Viktor Orbán en Hungría

Access to the comments Comentarios
Por Euronews
euronews_icons_loading
Hungary Parliamentary Election
Hungary Parliamentary Election   -   Derechos de autor  euronews

El 24 de febrero, con el estallido de la guerra de Ucrania comenzó una nueva era. También para la política húngara. La campaña electoral no llevaba ni dos semanas en marcha cuando el ataque ruso comenzó y empujó a los partidos húngaros a una nueva realidad.

Los temas de la campaña habían perdido gran parte de su relevancia. Y la respuesta del partido gobernante fue que Hungría debía mantenerse al margen del conflicto a toda costa.

"No tenemos nada que ganar en esta guerra, pero sí todo que perder. Debemos mantenernos al margen de esta guerra. Ningún húngaro debe quedar atrapado entre el yunque ucraniano y el mazo ruso", dijo el primer ministro, Viktor Orbán.

Orbán, intenta alcanzar este objetivo votando a favor de las sanciones de la Unión Europea (UE), pero absteniéndose de condenar la invasión rusa y negándose a permitir que los envíos de armas a Ucrania pasen por Hungría.

Su cautela ha suscitado las críticas de muchos, incluso del partido gobernante polaco, considerado un estrecho aliado. Volodímir Zelenski también le ha exigido a Hungría una postura más firme.

"Hungría... Yo me detendría aquí. Quiero ser sincero. Debe decidir de una vez por todas con quién está, como país soberano", expresó el mandatario ucraniano en uno de sus videos durante la guerra.

La oposición ha organizado varias protestas contra la agresión rusa. Los participantes de estas protestas subrayaron que Viktor Orbán es el aliado más cercano de Vladímir Putin en la UE y que, por tanto, no es apto para dirigir el país.

Rápidamente aparecieron carteles de campaña en los que se decía que sólo el actual Gobierno podía garantizar la seguridad del país.

El partido Fidesz ataca a la oposición, afirmando que quiere llevar a Hungría a la guerra, citando una declaración de Péter Márki-Zay. En ella, el candidato a primer ministro dijo que cumpliría con las obligaciones del país como miembro de la OTAN, enviando también tropas, si así lo decidiera la Alianza.

"Hungría ya ha participado en misiones similares, desde Afganistán hasta Oriente Medio y África. De hecho, el propio Orbán ha ofrecido la cooperación de la OTAN en varias misiones en el extranjero. No se puede descartar que haya algo así en algún momento, con respecto a Ucrania", expresó Márki-Zay.

Los conflictos han sido uno de los puntos centrales de la comunicación del Gobierno húngaro en los últimos años. Y aunque el Sr. Orbán ha adoptado un tono pro-paz en la guerra.

Pero la retórica beligerante se ha mantenido cuando habla de la oposición húngara.

"Lucharemos contra ellos el 3 de abril. Vayamos a ganar la batalla más importante de nuestras vidas. Démosles su merecido y defendamos Hungría", destacó Orbán durante un mitin.

La gran incógnita es saber cuán dividido que está el partido Fidesz sobre la guerra en Ucrania. Los conflicto internos hace peligrar la alianzacon Moscú que Viktor Orbán ha construido durante una década.