This content is not available in your region

Maksym el futbolista juvenil que huyó de Lviv para perseguir su sueño en un club italiano

Access to the comments Comentarios
Por Luca Palamara
euronews_icons_loading
La ilusión de Maksym es entrenar para llegar a ser portero profesional. Bolonia, Italia 7/4/2022
La ilusión de Maksym es entrenar para llegar a ser portero profesional. Bolonia, Italia 7/4/2022   -   Derechos de autor  Euronews

Siempre defendiendo la portería de los goles, Maksym sólo tiene 14 años y hace un mes huyó de, Lviv, en Ucrania. Sus padres le enviaron al extranjero para protegerle de la guerra, mientras ellos se quedaban para ayudar a sus conciudadanos. Llegó a Italia con pocas cosas en su maleta, pero no podía dejar su país sin sus botas de fútbol.

**Maksym Mikhalchenko: **"Soy muy alto. Empecé a jugar al fútbol y en los entrenamientos voy de portero, porque siempre fui muy alto". nos dice

El club de fútbol Progresso Calcio de Bolonia, en el centro de Italia, le dio hospitalidad y la posibilidad de entrenar con su equipo juvenil.

**Maksym Mikhalchenko: **"Tengo muchas ganas de hacer una gran carrera en el fútbol. es lo que quiero".

"Le dije 'vamos a comprar botas de fútbol y guantes de portero', pero me dijo que ya tenía las botas. Me sorprendió bastante, porque se llevó las botas entre las pocas cosas que había llevado. Así que nos dimos cuenta de lo importante que es el fútbol para él: es más que una afición".-dice la gerente del club, Paola Speroni.

Luca Palamara, Euronews: "Maksym tiene un sueño: ser futbolista. Puede que aún no sea profesional, pero este joven ya ha demostrado el valor y la resistencia que algún día pueden ayudarle a cumplir su sueño."

Maksym vive ahora en casa de una amiga de su madre: "Ahora estudio en una escuela italiana. Es una escuela muy bonita. Mis compañeros son lo más y son gente muy agradable".

"Me encariné con él". - "No puedo ni pensar en la posibilidad de que se vaya en el futuro porque ahora es uno más de nuestra familia, pero obviamente espero que pueda reunirse pronto con su familia". -dice Paola Speroni

Maksym no sabe qué le depara el futuro ni cuándo podrá volver a ver a sus padres, pero por ahora se entrena a fondo para convertirse en el mejor portero que pueda ser.