This content is not available in your region

Tres mil personas trabajarán 4 días por semana sin bajada de sueldo en un experimento en Reino Unido

Access to the comments Comentarios
Por Euronews en español
euronews_icons_loading
El gran dilema de qué hacer con otro día libre
El gran dilema de qué hacer con otro día libre   -   Derechos de autor  Photo by Drew Coffman on Unsplash

Tres mil afortunados participarán desde el próximo miércoles en un interesante experimento en el Reino Unido. Son empleados de sesenta empresas que verán reducida su semana laboral a cuatro días, sin perder ni un penique de salario.

El proyecto, que durará seis meses, busca guiar a las compañías en un proceso de reducción de jornada beneficioso y rentable para todos.

¿Qué hacer con el nuevo día libre?

Louis Bloomsfield, que trabaja en una fábrica de cerveza al norte de Londres, ya tiene muchas ideas para su nuevo día libre.

"Lo primero que pensé fue dedicarme a trabajar en una ONG, luego pensé que podría hacer algo más, aprender algo nuevo. Hay tantas cosas que puedes hacer con un día extra..."

Su jefe planea dividir a sus trabajadores en dos equipos y ofrecerles diferentes días de libranza. Quiere comprobar si es posible aumentar a la vez la productividad y la calidad de vida de su personal.

Cambiar la sociedad

"Queremos participar en un cambio progresivo de la sociedad", explica Sam Smith, cofundador de Pressure Drop Brewery. "Queremos ayudar a reducir el impacto medioambiental, contribuir al bienestar mental, a la conciliación familiar, a tener todo tipo de beneficios para toda la sociedad que creemos pueden darse si se cambia la forma en la que la gente trabaja como en este caso".

Durante la pandemia se demostró que es posible introducir mayor flexibilidad y autonomía a través del teletrabajo.

¿Se incrementará la productividad con un día menos?

Muchas empresas aspiran también así a retener el talento y reducir la importante falta de personal en algunos sectores que sufre el mercado británico.

Jonathan Boys, economista especializado en mercado laboral, aconseja, sin embargo, no lanzar todavía las campanas al vuelo.

"La pregunta real es: ¿Se incrementará la productividad con un día menos? ¿Aumentará el resultado habiéndose perdido ese día? Creo que esa es la clave de esta prueba. Si sucede, estupendo. Si no, será difícil establecer una semana laboral de cuatro días sin sacrificar algo del crecimiento económico. Creo que es probablemente el quid de la cuestión".

Iniciativas de este tipo se desarrollan también en Islandia, Estados Unidos y Canadá.

El Gobierno de España prevé lanzar su proyecto piloto de semana laboral de 32 horas después del verano. Empresas como Telefónica ya han hecho la prueba.