This content is not available in your region

La panadería más antigua de Viena tiembla por la subida de los precios

Access to the comments Comentarios
Por Angelica Parra Hernandez  & Euronews  con AP
euronews_icons_loading
La panadería Arthur Grimm de Viena en crisis por la subida de precios
La panadería Arthur Grimm de Viena en crisis por la subida de precios   -   Derechos de autor  AP Photo

En Viena varias empresas han sido afectadas por la actual crisis energética y la subida de precios de los alimentos.

En el corazón de la ciudad se encuentra Arthur Grimm Baeckerei, la panadería más antigua de Viena, que tiene sus puertas abiertas desde el siglo XVI. Este negocio es propiedad de la familia Maderna desde la década de 1960, y su primer propietario se remonta al año de 1536.

Actualmente sufre el aumento de los precios del trigo, la mantequilla y la energía, así como una grave escasez de personal.

"En este momento estamos en una situación en la que, si calculo un precio hoy, estará desfasado la semana que viene. Recibo diez correos electrónicos de los proveedores a la semana, previendo una subida de precios. Por ejemplo: la mantequilla en noviembre de 2021 costaba menos de cuatro euros, 3,95 euros, algo así, y ahora está a 8,40 euros", cuenta Andreas Maderna, jefe de la panadería Arthur Grimm.

Estrategias económicas en medio de la crisis

Los pequeños negocios construyen su propia estrategia económica, para poder sobrevivir como lo han hecho por tantos años con cada crisis, pero esta labor no es nada fácil como lo explica Franz Sinabell, experto en economía del Instituto austriaco de investigación económica:

"La harina se ha encarecido, y la energía se ha vuelto muy, muy cara. Las pequeñas empresas no tienen la posibilidad de absorberlo".

Los propietarios de la panadería Arthur Grimm se preguntan cómo explicar a sus clientes que los precios de algunos ingredientes han subido, para justificar el aumento del valor de sus productos.

Escasez de mano de obra en Austria

A estos problemas se suma el de la falta de personal. El jefe de la panadería Arthur Grimm comenta que cuatro personas se han jubilado en su empresa y le cuesta encontrar nuevo personal. "Por supuesto que lo que más me preocupa es la falta de personal. Y la inflación creo, o espero, que sea sólo algo temporal".

"Ya estamos asistiendo a la escasez de empleados. Especialmente en las zonas donde los salarios no son muy altos, las empresas tienen muchas dificultades para encontrar trabajadores bien cualificados" explica Sinabell.

Actualmente la panadería cuenta con 18 empleados, pero esperan poder contratar a 10 más, principalmente en ventas. El problema de la escasez de mano de obra es una cuestión que se percibe en todo el país.

En Austria, muchos se están jubilando, abandonando el mercado laboral, y los expertos dicen que se prevé que la situación llegue a su punto álgido en tres o cuatro años.

Mientras tanto, la población intenta adaptarse a la subida de los precios, haciendo compras más conscientes.