This content is not available in your region

Gemelos, mellizos o trillizos, más amor y muchos más gastos | Familias españolas piden ayuda

Access to the comments Comentarios
Por Carmen Menéndez
Una familia con dos niños gemelos en el encuentro de gemelos y trillizos celebrado en Madrid, España
Una familia con dos niños gemelos en el encuentro de gemelos y trillizos celebrado en Madrid, España   -   Derechos de autor  AP Photo   -  

Tener gemelos o mellizos conlleva el doble de amor, de alegrías y risas, pero también el doble pañales, papillas y gastos. Y no digamos si los que llegan son tres de golpe. Un peso económico que soportan numerosas familias en España, campeona de Europa de partos múltiples y donde el 4 % de los niños que nacen son gemelos o trillizos.

"Es mucho gasto porque si los tienes por separado, puedes ir reciclando o reutilizando. Aquí es todo de golpe, un carro doble, dos cunas, todo de dos. Nos tocó cambiar de coche también", madre de dos bebés gemelos.

Piden los mismos beneficios que las familias numerosas o monoparentales

Las familias de más de 2 000 gemelos, mellizos y trillizos se han reunido en Madrid en un encuentro festivo, que también ha servido para exigir a las autoridades que les concedan los mismos beneficios económicos que a las familias numerosas o monoparentales.

Guarderías, actividades, colegios, todo se multiplica, en un contexto de fuerte aumento de coste de la vida, que pesa como una losa sobre estas familias.

"Con unos sueldos súpermiserables en todos los sitios, con dos de golpe, tú no puedes decir a este niño le meto en una actividad y a este no. Les tienes que poner los pañales a los dos", resumen Raquel Amorós, madre de dos niñas gemelas. 

"¿Y ahora qué hago con mi vida?"

Julia y José tuvieron trillizos hace doce años."La primera semana te la pasas llorando, diciendo: 'tres y ahora ¿qué voy a hacer con mi vida con tres?', pero a la semana ya te has hecho a la idea", afirma Julia. 

Desde el principio es difícil, pues la mitad de los embarazos gemelares acaban en partos prematuros. La legislación española las considera familias de especial protección, pero solo reciben una ayuda en el momento del nacimiento, a pesar de que los gastos ascienden de año en año.

Por eso reclaman poder optar a becas, ayudas para comedores o exenciones de matrículas universitarias. Un pequeño empujón en un país como España en el que la natalidad registra mínimos históricos.

Sacarlos adelante es un gran reto, pero estos padres saben que merece la pena.

"Dormimos juntas, comemos juntas, bailamos juntas y jugamos juntas" afirman cogidas de la mano las gemelas Leire y Amaya.