México | Un ataque armado en la prisión estatal de Ciudad Juárez deja al menos 14 muertos

Access to the comments Comentarios
Por Santiago Martin Martinez  con AFP
Un soldado mexicano monta guardia frente a una prisión estatal en Ciudad Juárez, México, domingo 1 de enero de 2023.
Un soldado mexicano monta guardia frente a una prisión estatal en Ciudad Juárez, México, domingo 1 de enero de 2023.   -   Derechos de autor  Christian Chavez/Copyright 2023 The AP. All rights reserved

Ataque contra la prisión estatal de Ciudad Juárez, cerca de la frontera con Estados Unidos. Este domingo, un grupo de hombres armados en vehículos blindados acudieron a la prisión y abrieron fuego.

Decenas de familiares de reclusos, que acudieron a la prisión con motivo de Año nuevo, se agruparon a las afueras para exigir información.

Por el momento, la fiscalía de Chihuahua ha informado que el suceso ha dejado 14 muertos, 10 agentes de seguridad y cuatro presos, además de 13 heridos y al menos 24 criminales se han dado a la fuga. Teniendo en cuenta los datos de la investigación, todo apunta a que el ataque pretendía facilitar la fuga de un grupo de presos.

Cruz Pérez Cuéllar, Presidente Municipal de Ciudad Juárez, explicó a los medios: "Hubo algunos enfrentamientos en la ciudad derivados precisamente de esta fuga, murieron algunos delincuentes, tres delincuentes, hay cinco detenidos."

Según los medios de comunicación locales, algunos reclusos se amotinaron en el interior de la prisión, prendieron fuego a diversos objetos y se enfrentaron a los guardias. Con ayuda del ejército, la policía realizó cuatro detenciones y pudo controlar la situación en la prisión en unas cinco horas.

La violencia es frecuente en las prisiones mexicanas, incluso en algunas donde las autoridades solo mantienen un control nominal.

Los enfrentamientos entre reclusos de bandas rivales, que en lugares como Juárez actúan como apoderados de los cárteles de la droga, estallan con regularidad.

La prisión de Ciudad Juárez, ciudad crucial para el tráfico de drogas a Estados Unidos, alberga a miembros de las ramas armadas de los cárteles de Sinaloa y Juárez, que llevan más de 15 años disputándose el control de la región.

Además, este lugar ha sido escenario de varias reyertas y motines, incluido uno que dejó 20 muertos en marzo de 2009, uno de los más sangrientos de la historia del país. En agosto de 2022, un enfrentamiento entre bandas rivales se saldó con tres reclusos muertos.