Tráfico sexual: expertos alarmados por el pico de demanda de ucranianas desde el inicio de la guerra

Access to the comments Comentarios
Por Alexandra Leistner
Una mujer en una estación de metro en la plaza Maidan de Kiev, 20 de diciembre de 2022.
Una mujer en una estación de metro en la plaza Maidan de Kiev, 20 de diciembre de 2022.   -   Derechos de autor  Felipe Dana/Copyright 2022 The AP. All rights reserved.

El principio de la oferta y la demanda no solo se aplica a los mercados legales, el tráfico ilegal también funciona según este principio. Fue un pico en la demanda lo que hizo saltar las alarmas de los investigadores de la Oficina para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) poco después de la guerra en Ucrania, observaron una explosión de búsquedas en Internet de contenidos sexuales relacionados con mujeres y niñas ucranianas.

Dependiendo del país, las búsquedas correspondientes a palabras clave como "escort", "porno" o "violación" con el añadido de "ucraniana" aumentaron entre un 200 % y un 600 %.

En Suecia, donde la compra de servicios sexuales está prohibida y por tanto se recogen datos precisos, 30 de 38 hombres buscaron específicamente mujeres ucranianas en los primeros meses de la guerra de Ucrania.

Andrea Salvoni, coordinador adjunto de la OSCE para la Lucha contra la Trata de Seres Humanos, califica este repentino aumento de la demanda de "punto de partida tóxico y arriesgado".

En aquella época, cada vez más ucranianos abandonaban sus hogares para buscar refugio en el extranjero. En países donde en su mayoría no hablan el idioma, con escasos o nulos contactos sociales y dependientes en gran medida de las ayudas estatales para vivienda e ingresos. El 90% eran mujeres y niños.

Salvoni y sus colegas descubrieron cada vez más "ofertas de trabajo dudosas" en grupos de Facebook y chats de Telegram, en los que la gente se informa sobre opciones de huida de Ucrania o intercambia información, y en los que se promete a las mujeres ucranianas la posibilidad de obtener ingresos "fáciles", por ejemplo "acompañando" a clientes.

Palabras claves para alertar del peligro

Para concienciar a las mujeres ucranianas de los peligros relacionados con los traficantes, la OSCE puso en marcha una página web con información sobre los riesgos, las clásicas "trampas" y una recopilación de líneas de atención telefónica.

"Hay pruebas de que las mujeres ucranianas están siendo explotadas sexualmente o forzadas a realizar trabajos forzados en busca de trabajo y vivienda en los países de acogida", advierte - en inglés, ucraniano y ruso.

Una actividad delictiva y una no delictiva parecen iguales desde fuera.
Andrea Salvoni
Coordinador Adjunto de la OSCE para la Lucha contra la Trata de Personas

A las personas que huyen de Ucrania se les aconseja, entre otras cosas, que suban sus documentos de identidad a la aplicación DIYA del gobierno ucraniano, que nunca vayan solas con extraños, que acepten ayuda solo de fuentes oficiales y que acuerden una palabra clave con sus familiares para informarles si están en peligro.

Al mismo tiempo, Salvoni y su equipo intentan influir en las políticas de los países de la OSCE para disuadir a los hombres de buscar o utilizar servicios sexuales.

"Si todos los hombres dejaran de comprar sexo mañana mismo, el problema no existiría", afirma Salvoni.

¿Dónde corren mayor riesgo las mujeres?

"Si fueras un traficante, ¿preferirías operar en un país donde la compra de sexo es legal, el mercado es mayor y puedes ganar más dinero? ¿O en un país donde la compra de servicios sexuales está penada y la norma social puede ser diferente?", se pregunta Salvoni cuando se le pregunta si ciertos países suponen un peligro mayor para las mujeres ucranianas que otros.

Alemania es uno de los países más liberales en materia de compra de sexo. El problema en estos países, dice Salvoni, es que "una actividad delictiva y una actividad no delictiva parecen lo mismo desde fuera".  Solo se persiguen los mínimos casos de trata.

Por eso la inmensa mayoría de los traficantes quedan impunes. La OSCE calcula que solo se identifica a menos del uno por ciento de las víctimas.

En cambio, lo que se conoce como "modelo nórdico", en el que, entre otras cosas, se penaliza la compra de sexo y no se castiga a las prostitutas, permite perseguir mucho más fácilmente a los traficantes y a su clientela.

En muchos países de la UE se está produciendo lentamente un cambio de tendencia. Alemania ha mejorado ligeramente sus leyes, Irlanda e incluso Holanda -donde antes no existía absolutamente ninguna regulación- observan una tendencia positiva.

El nuevo planteamiento de España, que él denomina una especie de "pacto de género", en el que se redefine el consentimiento para mantener relaciones sexuales y, por tanto, la violación, ejemplifica este replanteamiento. Los países se están dando cuenta "de que el viejo enfoque del laissez-faire no funciona", afirma Salvoni.

Pero el investigador de la OSCE también sabe que hace falta "coraje político" para cambiar las leyes vigentes. En muchos países, afirma, hay un sector importante de la sociedad que cree que el trabajo sexual debería despenalizarse. Y para lograr un cambio cultural, también hay que empezar por la educación de los hombres más jóvenes: "los hombres siempre tienen elección".