EventsEventosPodcasts
Loader

Encuéntranos

PUBLICIDAD

La Biblioteca Nacional de Catar: el centro que protege los tesoros de la civilización árabe

La Biblioteca Nacional de Catar: el centro que protege los tesoros de la civilización árabe
Derechos de autor euronews
Derechos de autor euronews
Por Miranda Atty y Aadel Haleem
Publicado
Compartir esta noticia
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

Desde la restauración de documentos hasta la lucha contra el contrabando, la Biblioteca Nacional de Catar es un centro de conocimientos especializados dedicado a preservar el patrimonio documental de la región.

PUBLICIDAD

La Biblioteca Nacional de Catar (QNL) desempeña un papel vital en el objetivo del país de diversificarse y dejar atrás el petróleo y el gas para convertirse en una economía basada en el conocimiento. 

Es un tesoro de información, desde la cultura y la historia de la región hasta la tecnología de digitalización más avanzada. Pero también actúa como centro regional de conocimientos especializados, tanto en técnicas de restauración como en la lucha contra el tráfico de documentos robados.

Un edificio impresionante

La Biblioteca Nacional de Catar no parece una biblioteca tradicional a la antigua usanza. Su diseño está cargado de simbolismo.

"El asombro de los visitantes al entrar, cuando sus ojos recorren todo el edificio, es realmente agradable de ver", dice Hind Al Khulaifi, Directora de Planificación Estratégica y Proyectos. "Una vez que entras, tus ojos pueden ver realmente la mayoría de las secciones de la biblioteca".

"Se diseñó para elevar las gradas y dar la sensación de que con la lectura y el aprendizaje se eleva el alma y la conciencia. La belleza de este edificio es que está totalmente iluminado por luz natural, otro simbolismo de la elevación del alma a través de la luz, a través del aprendizaje".

Con el aprendizaje tu alma puede elevarse... Queremos que la gente indague, que investigue, que descubra y aumente su curiosidad.

Hind Al Khulaifi, directora de Planificación Estratégica y Proyectos, Biblioteca Nacional de Catar.

Al Khulaifi cree que las bibliotecas modernas deben servir también como centros comunitarios. Por supuesto, encontrarás libros, en abundancia. Pero también encontrarás espacios de estudio, estaciones de innovación y salas de meditación.

"Queremos que la gente pregunte", dice. "Queremos que la gente investigue, que descubra y aumente su curiosidad al tener acceso a una cantidad tan abundante de recursos de diferentes materias".

La Biblioteca Nacional de Catar pretende crear un espacio abierto para el aprendizaje. Así, por ejemplo, aunque alguien se sienta atraído por la Estación de Innovación de la biblioteca para coger un instrumento o incluso grabar un podcast, la esperanza es que también se sienta inspirado para coger un libro y aprender más sobre la teoría que hay detrás.

La Biblioteca del Patrimonio

Diseñada por el renombrado arquitecto holandés Rem Koolhaas, la Biblioteca Nacional de Catar abrió sus puertas en 2018. En el corazón de la QNL, se encuentra la biblioteca Heritage. Se asemeja a un yacimiento arqueológico y alberga mapas, manuscritos y fotos que documentan la rica historia de la región.

"La exposición no se centra solo en la historia árabe", explica Ikhlas Ahmed, responsable de visitas y exposiciones. "Se centra en la historia islámica, en general, en la civilización islámica. Cómo, por ejemplo, los manuscritos viajaron de una zona a otra hasta que la gente empezó a intercambiar sus conocimientos".

Esa transferencia de conocimientos simboliza el concepto de biblioteca nacional. A medida que Catar pasa de una economía basada en el petróleo a otra basada en el conocimiento, la QNL ofrece una plataforma para compartir conocimientos tanto física como digitalmente.

"Es muy importante leer sobre la región desde la otra perspectiva, la de los viajeros", dice Ahmed. "Porque ellos fueron los pioneros, diría yo, desde el siglo XV, desde el XVI. Llegaron a la región con distintos propósitos. Con sus diarios, podemos leer el pasado de aquella época".

La biblioteca conserva una de las primeras referencias a la expedición de Napoleón Bonaparte a Egipto en los siglos XVIII y XIX.

"Se considera la primera ilustración de Egipto en aquella época", dice Ahmed. "Porque muchos científicos, muchos historiadores, muchos eruditos documentaron cada parte durante esa expedición. Es uno de los recursos primarios importantes para ver cómo era la vida allí, desde diferentes perspectivas".

La biblioteca del patrimonio también alberga el primer mapa impreso, del siglo XV, en el que se menciona el actual Catar, identificado en latín como Catara, con una C.

Digitalizar la colección

El siguiente paso es digitalizar estos materiales antiguos para preservarlos para las generaciones venideras. Los especialistas en digitalización de la biblioteca pueden convertir entre 2 000 y 2 500 páginas al día. Hany A Elsawy Abdellatifi es el jefe de los servicios de digitalización en la Biblioteca Nacional de Catar.

PUBLICIDAD

"Empezamos en 2015", explica. "Hasta ahora alcanzamos más de 14 millones de páginas entre libros, manuscritos, publicaciones periódicas, carteles, mapas, fotografías y mucho más. Nos centramos en la lengua árabe. Intentamos enriquecer el contenido del árabe y ponerlo en línea a disposición de investigadores, educadores e incluso simples usuarios. Así, cualquiera, desde cualquier lugar y en cualquier momento puede acceder a la colección".

Y aunque las obras patrimoniales puedan parecer material de nicho, no es necesariamente así. En 2021, según la biblioteca, más de 2,5 millones de personas utilizaron sus recursos electrónicos.

"Creo que demuestra claramente que el material patrimonial, cuando se pone en línea y es de libre acceso para todos, como lo hacemos nosotros, realmente tiene mucho potencial", dice Marcin Werla, Director de Contenido Digital y Compromiso de la Biblioteca Nacional de Catar. "Es algo que interesa a mucha gente. No solo del país, sino de la región y de todo el mundo. Recibimos visitantes en línea de todo el mundo".

"Además de digitalizar nuestra propia colección", explica Tan Huism, Director Ejecutivo de la Biblioteca Nacional de Catar. "También trabajamos con diferentes asociaciones, por ejemplo, nuestra asociación con la Biblioteca Británica para digitalizar materiales sobre el Golfo en sus archivos para que el mundo los vea, accesibles a todo el mundo. Es una parte muy importante de nuestro papel como guardianes del patrimonio documental de la región y de Catar".

Preservar el rico patrimonio del país

La QNL alberga más de un millón de libros. Los lectores pueden elegir relajarse en cualquier lugar de los 42 000 metros cuadrados de asientos. Y aunque tiene todo lo que se puede esperar de una biblioteca, como cafetería, sección infantil y restaurante, lo que quizá la hace más singular es el departamento de preservación y conservación.

En comparación con los demás países árabes, tenemos el centro mejor desarrollado de conservación, restauración y protección del patrimonio.

PUBLICIDAD

Stéphane Ipert, director de Colecciones Distintivas, Biblioteca Nacional de Catar.

El Centro Regional de Preservación y Conservación de la IFLA, o PAC, se encuentra más allá de la sección de la biblioteca abierta al público, en el sótano. Su misión es sencilla: ayudar a proteger libros y manuscritos de toda la región árabe.

"Hay millones de manuscritos árabes e islámicos en la región, y no hay medios para preservarlos y conservarlos todos", dice Stéphane Ipert, Director de Colecciones Distintivas de la Biblioteca Nacional de Catar. "Así que no podemos ser sustitutos de todo el mundo y salvar todo el patrimonio, pero podemos formar a la gente. Por eso, aquí tenemos un departamento de asistencia técnica donde ofrecemos formación, asesoramiento técnico, y también acogemos aquí a gente para que reciba formación, sobre todos los temas relacionados con la conservación y la preservación, ya sean manuscritos, periódicos, mapas... De este modo, podemos ofrecer lo que llamamos 'desarrollo de capacidades' para ayudar a la gente a mejorar y cuidar mejor sus colecciones".

El tecnólogo en conservación Fareed AlShishani está especializado en materiales inorgánicos. Su función en QNL se centra en la prevención de daños, la conservación y la gestión de riesgos. Fareed y otros miembros del equipo se ocupan de todos los objetos de la Biblioteca del Patrimonio, así como de libros, mapas y manuscritos. Es un trabajo variado: por ejemplo, evaluar los metales de un astrolabio.

"Tenemos un sistema para controlar la temperatura y la humedad que funciona a distancia conectado por Wi-Fi", dice. "Así que, con solo mirar el ordenador, puedo comprobar la temperatura y la humedad en los almacenes y en la exposición. Y también si tenemos objetos en préstamo, este sistema nos permite conectarnos a cualquier Wi-Fi del mundo y lo monitorizamos a distancia desde nuestros ordenadores y, de hecho, nuestros smartphones".

PUBLICIDAD

En 2022, QNL inauguró la primera planta de desacidificación masiva de la región. Los libros o periódicos producidos después de la década de 1850 tienen más problemas que los manuscritos más antiguos, ya que es más probable que los materiales o la pulpa de madera utilizados sean ácidos.

"Esta planta de desacidificación es un sistema que utiliza un material llamado óxido de magnesio que está suspendido en una solución", explica AlShishani. "Lo que hace que el sistema sea especial es que trata en masa, así que no tratamos solo una o diez piezas. Podemos tratar hasta 50 artículos al día. Y cuando terminamos el tratamiento, los metemos en la secadora, que recoge todo el líquido que se ha utilizado y que queda en los materiales. Se toma de nuevo y lo pone de nuevo en el sistema por lo que recicla el material de alguna manera. Es rentable y respetuoso con el medio ambiente".

Lucha contra el contrabando

El mandato de protección del libro del PAC Center va más allá de la conservación. Sus expertos se centran en la formación y la lucha contra un problema extendido y creciente: el contrabando.

El tráfico de documentos históricos y otros materiales de archivo ha aumentado en la región de Oriente Medio y Norte de África debido al número de países que sufren conflictos y agitación.

Pero los libros y la literatura tienen muchas menos probabilidades de estar protegidos por la legislación nacional que otros objetos. Por eso son tan importantes las sesiones de formación del centro PAC sobre las leyes que rigen el contrabando y el saqueo.

PUBLICIDAD

"Hemos financiado el viaje de expertos yemeníes para que vengan aquí y participen con nosotros en la formación", dice Ipert. "Para que se reúnan con expertos internacionales, la policía, funcionarios de aduanas... que quizá no puedan llegar a Yemen con facilidad en estos momentos. Les explicamos los procedimientos y el marco jurídico, porque hay que entender el marco jurídico para poder luchar mejor contra la trata. Les explicamos el proceso de restitución. Y hemos desarrollado aquí, con otros departamentos informáticos de la Fundación Catar, una unidad que vigila automáticamente las redes sociales día y noche para tratar de identificar publicaciones que puedan estar relacionadas con la trata. Así que, cada mañana, nuestros expertos reciben listas de publicaciones y, cotejando una venta con las bases de datos de la biblioteca, ven si es legítima o si podría estar relacionada con el contrabando. Es mucho trabajo, pero es muy importante mantener vivo el legado del mundo islámico".

Ya se trate de las modernas técnicas utilizadas para salvaguardar la colección personal de la biblioteca o de la formación y los talleres que se imparten para evitar el contrabando de manuscritos de valor incalculable en toda la región, está claro que la preservación y la conservación son dos objetivos muy importantes del Centro PAC y de toda la Biblioteca Nacional de Catar.

Compartir esta noticia

Noticias relacionadas

Otro eurodiputado que no declaró un viaje a Catar

La Eurocámara, a punto de escoger un nuevo vicepresidente tras el Catargate

El fantástico panorama de la música y la danza que ha dado notoriedad a Catar