EventsEventosPodcasts
Loader
Encuéntranos
PUBLICIDAD

Aumentan los apátridas en Europa como efecto de la lucha contra el islamismo

Foto:
Foto: Derechos de autor Canva
Derechos de autor Canva
Por Euronews
Publicado Ultima actualización
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button

Este martes la justicia del Reino Unido rechazó el recurso de apelación contra la retirada de su ciudadanía británica presentado por la joven Shamina Begum. No podrá volver al Reino Unido y seguirá viviendo en un campo de refugiados sirio.

PUBLICIDAD

Este martes la justicia del Reino Unido rechazó el recurso de apelación contra la retirada de su ciudadanía británica presentado por la joven Shamina Begum.

En 2015 huyó cuando tenía 15 años junto a dos compañeras de clase a Siria. Allí acabó en el grupo radical Estado Islámico. El abogado especializado en Derechos Humanos Shoaib M. Khan explicó a Euronews desde su bufete en Londres que Begum "probablemente haya sido objeto de trata con fines de explotación sexual. Fue una niña que en edad escolar fue traficada con fines de explotación sexual. Y unos años después, emergió en Siria. Sabemos que ella estaba allí con el llamado Estado Islámico. Y la respuesta del gobierno del Reino Unido en ese momento fue revocar su ciudadanía británica y convertirla en apátrida; esencialmente la dejaron tirada por ahí". El tribunal que decidió mantener de facto a Begum como apátrida reconoció que "existe una sospecha razonable de que fue víctima de tráfico".

"Si Shamina era una niña cuando la integraron en el Estado Islámico, no tiene ninguna responsabilidad, obviamente fue obligada"
Shoaib M. Khan
Abogado especializado en Derechos Humanos

La Defensa sostiene que cuando era niña Begum había sido "reclutada, transportada, transferida, encubierta y recibida en Siria con el propósito de ser explotada sexualmente y para casarla con un varón adulto".

El caso de Shamina Baum al quedarse sin nacionalidad ni pasaporte no es único ni en el Reino Unido ni en Europa. Baum nació en el Reino Unido, iba al colegio normalmente hasta su salida del país a los 15 años. Solo en el Reino Unido Khan explica que en el último año "ha habido cientos de personas despojadas de ciudadanía británica".

No hay cifras precisas pero una estimación común de organizaciones de Derechos Humanos cifra en torno al medio millón de personas en Europa los que están en situación de apátridas sin que tenga efecto sobre ellos el derecho a nacionalidad reconocido en varios tratados internacionales que incluye la Convención Europea sobre Nacionalidad del Consejo de Europa.

La Carta de la ONU prohíbe retirar la nacionalidad a cualquier ciudadano por motivos políticos, de raza o, religión. También impide revocar la nacionalidad en los casos en los que el ciudadano quedaría en la situación de apátrida. Pero, siempre hay un pero: El Reino Unido está exento de cumplir esta norma porque cuando se firmó el acuerdo ya tenía leyes propias que permitían la retirada de nacionalidad.

Además el gobierno británico aprobó en 2002 la Ley de Nacionalidad, Inmigración y Asilo, que permite privar de la ciudadanía a cualquier ciudadano británico con doble nacionalidad. Basta con que el ministerio del Interior argumente que son una amenaza para la seguridad nacional o incluso simplemente retire la nacionalidad sin argumentación alguna.

"La nacionalidad o pertenencia de una persona a un Estado determinado no es un vínculo perpetuo e indisoluble".
José Manuel Lete del Río
Autor de Nacionalidad y Emigración

El catedrático de Derecho Civil español José Manuel Lete del Río explicó en su estudio Nacionalidad y Emigración que "La nacionalidad o pertenencia de una persona a un Estado determinado no es un vínculo perpetuo e indisoluble". Se puede perder de un modo voluntario o forzado.

Dentro de la Unión Europea hay casos muy variados.

En España desde 2018 el Gobierno "se reserva el derecho a privar de la nacionalidad española a una persona cuando entre voluntariamente al servicio de las armas o ejerza cargo político en un Estado extranjero contra la prohibición expresa del Gobierno".

La Ley francesa permite la retirada de nacionalidad en casos de doble nacionalidad, no a los que nacieron franceses.

En Francia el gobierno ha utilizado esta herramienta en caso de conexiones con terrorismo islamista. La última retirada de nacionalidad se aplicó cuando salieron de la cárcel tras cumplir condena una franco-marroquí y a un franco-turco condenados por planificar atentados contra una sala de conciertos, dos cafés y un centro comercial.

En general esta medida extrema es utilizada por los gobiernos fundamentalmente en el marco de la lucha contra el islamismo.

En 2021 el Comité Europeo de Cooperación Legal del Consejo de Europa y la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR) reunió en Estrasburgo a más de 130 representantes de los gobiernos de los Estados miembros con experiencia en materia de nacionalidad y situación de apátrida. Integraron el grupo de expertos jueces, representantes de organizaciones internacionales y regionales, organizaciones de la sociedad civil, académicos y apátridas.

"Cuando eres apátrida te sientes ‘sin’ futuro, ‘sin’ rostro, ‘sin’ esperanza, ‘sin’ raíces, ‘sin’ orilla, indefenso e inútil."
Lynn Al-khatib
Activista contra la apatridia

La activista sobre la apatridia Lynn Al-khatib, apátrida ella misma, que participó en Estrasburgo en este grupo de estudio del Consejo de Europa explicaba gráficamente en su blog A State of Less lo que significa una situación jurídica que excluye la nacionalidad: “La palabra apatridia se asocia con la preposición “sin”. Cuando eres apátrida te sientes ‘sin’ futuro, ‘sin’ rostro, ‘sin’ esperanza, ‘sin’ raíces, ‘sin’ orilla, indefenso e inútil. Estás en un bote inflable rodeado de agua en un viaje a ninguna parte. Lo único que tienes es la ilusión de alcanzar una orilla que un día podrías considerar tu hogar”.

En el caso de Shamina Begum el Gobierno de Londres adoptó la decisión de despojarla de nacionalidad alegando motivos de seguridad nacional, cuando esta fue encontrada en febrero de 2019 en un campo de refugiados sirio, estando entonces embarazada de nueve meses.

El juez Robert Jay tras un juicio de cinco días, ratificó este miércoles la decisión gubernamental. La corte consideró "legítima" la decisión del Gobierno de retirarle la ciudadanía por considerar que la joven constituye una amenaza para la seguridad del Reino Unido. Begum se casó con el musulmán converso holandés Yago Riedjik, con el que tuvo tres hijos, todos ellos fallecidos. 

Le queda el recurso al Tribunal Supremo y al Tribunal Europeo de Derechos Humanos.

PUBLICIDAD

La exciudadana británica, ahora apátrida, de 23 años, tiene prohibido regresar al Reino Unido y deberá continuar viviendo en el campo de refugiados de Al-Hol en el norte de Siria.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Matan a tiros a tres turistas españoles en Afganistán

Un Tribunal de Moscú deniega la libertad de un sospechoso de colaborar en la masacre de Crocus Hall

Agentes especiales de Rusia matan a dos sospechosos de planear atentados terroristas