EventsEventosPodcasts
Loader

Encuéntranos

PUBLICIDAD

Japón | El surf como atractivo para recuperar el turismo en la prefectura de Fukushima

Japón | El surf como atractivo para recuperar el turismo en la prefectura de Fukushima
Derechos de autor euronews
Derechos de autor euronews
Por Cristina Giner
Compartir esta noticia
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

El surf está siendo utilizado para tratar de recuperar el turismo en la prefectura de Fukushima.

PUBLICIDAD

Doce años después del accidente de Fukushima, los habitantes de esta región siguen trabajando con determinación para recuperar el turismo y mantener vivas sus tradiciones ancestrales.

Llegamos al Pacífico. Iwasawa Beach, a unos 20 kilómetros de la planta nuclear, en su día fue la meca del surf. La playa reabrió el año pasado. Con unas olas y un swell inmejorables, los amantes del surf han vuelto al mar.

Kentaro Yoshida es uno de ellos. Se crió en estas olas. Ahora regenta un hotel familiar cerca de la playa. Esperan que el surf devuelva el turismo a la zona.

Las autoridades locales siguen haciendo controles semanales del agua. Los datos oficiales muestran una radiación casi nula. En los próximos meses, el agua de la planta nuclear - filtrada por un sistema llamado ALPS - será vertida aquí, al océano Pacífico.

Algunos expertos y ciudadanos han manifestado su inquietud. Los surfistas de la zona siguen con gran atención los datos:

"Sinceramente, tengo algunas preocupaciones. Sin embargo, no estoy en contra de la decisión de descargar el agua tratada porque el agua se diluirá a 1/40 del estándar nacional antes de ser vertida, y el Gobierno ya anunció que no será perjudicial para la salud", dice Kentaro Yoshida, surfista

Los surfistas locales se han implicado plenamente en la limpieza y la reconstrucción de la playa. Esperan un futuro mejor para su preciado spot. Kentaro y sus colegas trabajan para devolver el surf a la cresta de la ola:

"Me gustaría revivir la 'Copa del alcalde de la ciudad de Naraha' que duró 25 años hasta el terremoto. Y es que, el vertido del agua tratada puede suponer un daño en la reputación por lo que, para evitarlo, debemos llamar la atención sobre el hecho de que el mar es seguro".

La cerámica de Soma, "un tesoro de la prefectura de Fukushima"

Viajamos a la montañosa Shirakawa para visitar un taller de cerámica con piezas únicas. Pertenece a Shinichi Yamada. Esta tipo de cerámica se originó hace 350 años en Soma, una de las regiones más golpeadas por el desastre.

El taller de Shinichi estaba a escasos kilómetros de la planta nuclear. Como otros tantos artesanos, tuvo que empezar de cero en otro lugar para mantener esta tradición ancestral:

"Después del terremoto, me di cuenta de lo importante que es Obori SomaYaki y que la cerámica Soma es un tesoro de la prefectura de Fukushima. Después de todo, siento que esta es una industria que debe continuar en el futuro", explica Shin’ichi Yamada, alfarero ceramista.

Una tienda muy popular para comprar pero también para aprender a hacer cerámica.

Obori SomaYaki, este tipo de cerámica es famosa por las grietas azules que aparecen en el esmalte. Se crean al pasar del calor del horno al frío exterior. Y al resquebrajarse producen un bello sonido. Algunos de los artesanos ya han vuelto a su tierra, a Soma. Otros como Shin’ichi esperan volver muy pronto.

Estaciones termanes para sanar cuerpo y mente

Viajamos a Iwaki Yumoto Onsen, una de las estaciones termales más antiguas de Japón. Sus aguas termales, ricas en minerales, llevan emanando más de 1 300 años. Alimentan también a los numerosos ryokan del pueblo. Como el de Yoshio Satomi. Durante el desastre, este antiguo albergue sirvió para alojar a los voluntarios. Desde entonces, Yoshio ha trabajado incesantemente para revitalizar la zona y atraer el turismo.

"La prioridad del turismo es atraer a la gente. Pero no quiero encubrir ni ocultar la verdad, así que si continuamos con nuestra actividad, naturalmente podemos construir una relación de confianza y podría evolucionar a una situación en la que no necesitarás usar la palabra rumor", señala Yoshio Satomi, dueño del ryokan Furutakiya.

Su ryokan es el lugar perfecto para sanar cuerpo y mente. Pero también para aprender de la resiliencia de los habitantes de Fukushima y contribuir a sus esfuerzos.

"Vine a Iwaki Yumoto para mis vacaciones porque escuché que esta fuente termal es muy buena. Vine a este alojamiento porque quiero contribuir, aunque sea un poco, a la recuperación de Fukushima", afirma  Yoshimi Yamazaki, turista.

Compartir esta noticia

Noticias relacionadas

El Gobierno francés presenta un plan contra el turismo masivo con los "influencers" como gancho

El sector turístico europeo ante la ausencia de rusos: cómo lo ha notado y cómo ha reaccionado

El surf, un sueño y una vía de escape para un sinfín de jóvenes nigerianos