EventsEventos
Loader

Find Us

InstagramFlipboardLinkedin
Apple storeGoogle Play store
PUBLICIDAD

Quién es y qué quiere Yevgueni Prigozhin, el polémico líder del grupo Wagner

Foto de archivo tomada de un vídeo difundido por el Servicio de Prensa de Prigozhin el viernes 3 de marzo de 2023
Foto de archivo tomada de un vídeo difundido por el Servicio de Prensa de Prigozhin el viernes 3 de marzo de 2023 Derechos de autor AP/PRIGOZHIN PRESS SERVICE
Derechos de autor AP/PRIGOZHIN PRESS SERVICE
Por Euronews en español
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button

Animado por sus supuestos éxitos en Ucrania, Prigozhin ha creado una tormenta en la política rusa. Se ha peleado con el gobernador de San Petersburgo y ha atacado al estamento militar por su campaña contra Kiev.

PUBLICIDAD

Yevgueni Prigozhin sabe cómo causar revuelo. El célebre líder del Grupo Wagner, protagonista prácticamente a diario de los titulares gracias a sus controvertidos comentarios sobre la guerra de Ucrania, estaría supuestamente buscando el poder político. Algunos sugieren incluso que lo que quiere es ser presidente.

"Prigozhin es un personaje de muy mala reputación", cuenta a Euronews el profesor Mark Galeotti, analista de la política rusa. "Se trata de un hombre que ha ascendido haciendo todo lo que Putin y el Kremlin quieren.  Y en el proceso, obviamente, obrando muy bien para sus propios intereses".

Ya antes de enviar a su ejército de mercenarios a algunas de las batallas más cruentas de Ucrania, Prigozhin dirigía una granja de trols que se inmiscuía en las elecciones estadounidenses —lo que le metió en problemas con el FBI— y utilizaba a sus milicianos privados para negocios turbios en todo el continente africano.

Su última táctica ha sido apoderarse de un partido político en Rusia, lo que, según advierten los analistas del Instituto para el Estudio de la Guerra, podría desencadenar una "fraccionalización dentro del Kremlin".

"Está claro que intenta posicionarse para desempeñar un papel público en la política rusa", afirma Mark Beissinger, profesor de Política en la Universidad de Princeton, que recuerda que "existe una pregunta que planea cada vez más sobre la política rusa: Qué pasará después de Putin".

"Putin no corre peligro de ser derrocado", matiza Beissinger, "pero se está haciendo mayor, y a medida que los dictadores envejecen, los que tienen ambiciones tratan de posicionarse para llenar potencialmente el vacío dejado por la muerte del líder".

Ni amigos ni aliados

El poder político de Prigozhin descansa en Wagner —ningún otro político ruso tiene tanta fuerza militar— y su enorme fortuna, recuerda Beissinger, "se acumuló protegiendo a regímenes africanos débiles a cambio de sus minas de oro". Con todo, el analista duda que el mercenario llegue a enfrentarse directamente a Putin.

Animado por sus supuestos éxitos en Ucrania, Prigozhin ha creado una tormenta en la política rusa. Se ha peleado con el gobernador de San Petersburgo y ha atacado al estamento militar por su campaña contra Kiev, algo que ha llevado a muchos otros rusos a la cárcel.

En marzo, desafió abiertamente la narrativa del Kremlin de que estaba luchando contra nazis en Ucrania, un argumento falso que ha utilizado repetidamente para justificar la invasión, y durante el fin de semana pareció pedir que cesaran los combates.

Prigozhin presta servicios al Estado durante la guerra que los militares son incapaces de proporcionar
Mark Beissinger
Profesor de Política en la Universidad de Princeton

"Prigozhin es alguien capaz de encontrar la manera de hacer funcionar el sistema, pero siempre, en cierta medida, al borde del mismo, en los límites de lo aceptable, y empujando esos límites", insiste Beissinger. "No se identifica con la élite oligárquica, sino que es ajeno a ella".

Se cree que Prigozhin, de origen obrero, pasó nueve años en prisión por robo, mientras la Unión Soviética se desmoronaba en la década de 1980.

Según Beissinger, Prigozhin es tolerado porque es "útil a Putin. Presta servicios al Estado durante la guerra que los militares son incapaces de proporcionar".

Los mercenarios de Wagner, tan despiadados como brutales, han sido acusados de participar en abusos generalizados de los derechos humanos en todo el mundo, algo en lo que pocos gobiernos querrían ver sus huellas dactilares. "Todo podría desmoronarse rápidamente para él", afirma Beissinger. "Pero también podría convertir eso en influencia, si consigue las alianzas adecuadas".

Misha Japaridze/Copyright 2019 The AP. All rights reserved.
Vladímir Putin en el restaurante de Prigozhin a las afueras de Moscú, Rusia, el 11 de noviembre de 2011Misha Japaridze/Copyright 2019 The AP. All rights reserved.

Las venganzas, su hobby

El analista Mark Galeotti se muestra más escéptico al respecto: "No veo indicios de ningún tipo de ambición política", declara a Euronews. "Todo esto de que podría ser el próximo presidente o ministro de Defensa es una absoluta tontería. No tiene ninguna base en la realidad".

Galeotti recuerda que incluso antes de ser enviados a la "picadora de carne" de Bajmut, en el sur de Ucrania, los mercenarios de Wagner eran 30 000, frente a los cerca de 800 000 efectivos en activo del ejército convencional. Además, dependen en gran medida de los militares rusos para obtener munición.

Esto convierte a Prigozhin en un "pez relativamente pequeño", dice Galeotti, que señala que este también depende en gran medida de los contratos del gobierno, y que necesita el permiso de Putin para operar el grupo mercenario, ya que son técnicamente ilegales bajo la ley rusa.

"Incluso si se le permitiera un mayor poder, sería un instrumento del Kremlin, en lugar de gozar de una autonomía real", dice Galeotti, que añade no obstante que "siempre es peligroso descartar a Prigozhin. Es emprendedor. Es oportunista y despiadado. Hará lo que haga falta".

La empresa de Prigozhin, Concord Catering, obtuvo contratos multimillonarios para alimentar a las escuelas y el ejército rusos y organizar los banquetes del Kremlin, y se cree que fue allí donde accedió por primera vez al oído de Putin, y donde recogió el supuesto apodo de "chef de Putin".

PUBLICIDAD

Con todo, el mayor obstáculo para los supuestos planes políticos de Prigozhin puede ser el propio Prigozhin. Y es que Galeotti sugiere que "sin darse cuenta de que estaba jugando con los grandes", este "exconvicto matón" podría haber ido demasiado lejos "lanzando su peso" y "vertiendo vitriolo" sobre los agentes de poder de Rusia. "Se trata de un hombre con una vena de malicia muy fuerte, y me atrevo a decir que las vendettas son su principal afición", dice el analista. 

Algunos afirman que el asesinato el mes pasado del destacado bloguero militar Vladlen Tatarsky por la explosión de una bomba fue una advertencia para Prigozhin, ya que no solo ambos eran aliados, sino que el ataque tuvo lugar en una cafetería de su propiedad. Sin embargo, existen muchas otras teorías, como que Ucrania está detrás de la explosión.

"Prigozhin se pasó de la raya", afirma Galeotti. "El año pasado tenía mucha influencia porque el Ejército ruso necesitaba desesperadamente más mano de obra. Pero desde la movilización parcial, el Ejército ruso tiene 300 000 soldados más, y Wagner es mucho menos valioso".

En el entorno actual, es algo muy peligroso hablar de que alguien quiere ser el próximo presidente
Mark Galeotti
Analista de la política rusa

Entonces, ¿qué hay detrás de los rumores?

Galeotti afirma que, además de lo que considera "una tormenta mediática autoalimentada", una de las principales fuentes de especulación sobre las supuestas ambiciones políticas de Prizoghin es que se trata de alguien muy franco.

Galeotti recuerda que sus enemigos políticos también están "muy contentos" de alentar estas ambiciones, para abrir así una brecha entre él y Putin. "En el entorno actual, es algo muy peligroso hablar de que alguien quiere ser el próximo presidente".

PUBLICIDAD

Desde el inicio de la guerra de Ucrania, un número cada vez mayor de oligarcas y críticos de Putin han aparecido muertos, lo que plantea la cuestión de si son demasiado frecuentes para ser una coincidencia. Algunos, las agencias de noticias rusas, cayeron accidentalmente desde las ventanas de los hospitales en que estaban ingresados, mientras que otros tropezaron al bajar varios tramos de escaleras.

AP/AP
Tres mercenarios rusos en el norte de Mali. Foto suministrada por el Ejército francés.AP/AP

Para Galeotti, la especulación y el interés por Prigozhin reflejan en última instancia algo quizá más preocupante: "Existe una horrible fascinación por esta fuerza mercenaria que parece totalmente capaz de ignorar las normas básicas del comportamiento civilizado", afirma Galeotti. "Esta gente hace que los militares rusos normales parezcan Boy Scouts".

Por Internet circulan vídeos de mercenarios de Wagner ejecutando a desertores con mazos, y también existen acusaciones de violaciones en Ucrania. "Mucha gente no entiende a Prigozhin", afirma Galeotti. "Se ha convertido en una especie de mancha de Rorschach".

"Si quieres creer que Prigozhin es básicamente una especie de campeón mercenario que hace lo que quiere, entonces vale", concluye el analista. "Y si quieres creer que es simplemente un sanguinario ejecutor de lo que Putin quiere, entonces también vale. Todo el mundo puede imaginar su propio Prigozhin personal".

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

¿Quiénes son los fugitivos rusos de la lista de "Los más buscados" del FBI?

Ucrania a la espera de los Patriot, mientras el grupo Wagner llama a concluir la "operación militar"

Putin destituye a Shoigú como ministro de Defensa y a Pátrushev como jefe del Consejo de Seguridad