EventsEventos
Loader

Find Us

InstagramFlipboardLinkedin
Apple storeGoogle Play store
PUBLICIDAD

¿Podría Occidente desenamorarse de Lula por la política exterior de Brasil?

El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva
El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva Derechos de autor AP Photo
Derechos de autor AP Photo
Por Kal Berjikian
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button

¿Se está Occidente desenamorando del brasileño Lula tras sus polémicos comentarios sobre la guerra en Ucrania? Euronews ha entrevistado a los expertos para obtener una respuesta.

PUBLICIDAD

Cuando Brasil eligió a Luiz Inácio Lula da Silva como presidente por segunda vez en octubre del año pasado, gran parte de Occidente miró con alivio y esperó que pusiera fin a un periodo de populismo protagonizado por su predecesor Jair Bolsonaro.

Pero desde entonces, Lula ha dado que hablar en la escena internacional, sobre todo por sus comentarios sobre la guerra en Ucrania. Entonces, ¿podría la política exterior de Lula ponerlo en desacuerdo con Europa, apenas unos meses después de asumir el cargo?

"Lula ganó las elecciones el año pasado .... [y la mayoría de la gente celebró su victoria". Christopher Sabatini, investigador senior para América Latina en Chatham House, declaró a Euronews. "La percepción internacional ha cambiado desde entonces, en gran parte porque Lula está llevando a cabo ahora una campaña internacional muy agresiva basada en visiones del mundo que vienen de lejos.

"Y esa visión es principalmente intentar crear un mundo multipolar y que Brasil sirva de portavoz, de voz del Sur Global, que incluye a China y Rusia en muchos sentidos".

Ken Ishii/AP
Luiz Inácio Lula da Silva con el presidente chino Xi Jinping durante su reciente visita a PekínKen Ishii/AP

Los polémicos comentarios de Lula

Lula desató la polémica en Occidente tras sugerir que los aliados de Ucrania estaban prolongando la guerra porque proporcionan armas y apoyo a Kiev.

"Estados Unidos tiene que dejar de fomentar la guerra y empezar a hablar de paz; la Unión Europea tiene que empezar a hablar de paz para que podamos convencer a Putin y a Zelenski de que la paz nos interesa a todos y que la guerra sólo les interesa, por ahora, a ellos dos", declaró Lula a la prensa durante su reciente viaje a China.

La Casa Blanca replicó inmediatamente, diciendo que Lula estaba "repitiendo como un loro la propaganda rusa y china, sin fijarse en los hechos".

Desde entonces, el Presidente de Brasil ha condenado la violación de la integridad territorial de Ucrania y ha mantenido su llamamiento a las negociaciones de paz.

Andrew Caballero-Reynolds/AP
El presidente brasileño con su homólogo estadounidense, Joe Biden, en la Casa Blanca el pasado mes de frebreroAndrew Caballero-Reynolds/AP

No era la primera vez que Lula desafiaba el consenso en política exterior de sus aliados occidentales. En enero, afirmó que tanto Kiev como Moscú son culpables de la invasión rusa de Ucrania.

También se ha negado a firmar una declaración de las Naciones Unidas en la que se critican las violaciones de los derechos humanos en Nicaragua y ha permitido que dos buques de guerra iraníes atraquen en territorio de su país.

La semana pasada también pidió a las naciones BRICS -Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica- que sustituyeran el dólar por otra moneda para el comercio internacional.

Estos movimientos, según Sabatini, podrían irritar a Occidente y obligarle a reevaluar la posición de Brasil: "Para mucha gente en Europa Occidental y en Estados Unidos, que antes pensaban que el compromiso de Lula con el Sur Global era más bien un valor neutro, ahora parece que en realidad puede estar socavando algunos de los valores claves del Norte desarrollado".

¿Puede Brasil influir en la guerra de Ucrania?

Tras los comentarios iniciales de Lula y sus llamamientos a las negociaciones de paz, Kiev invitó al presidente brasileño a venir a Ucrania para que pudiera "comprender las causas reales y la esencia de la agresión rusa".

Oleg Nikolenko, portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores ucraniano, también dijo que los comentarios de Lula ponían "a la víctima y al agresor en la misma balanza".

Esta respuesta, según Fredrik Erixon, director del Centro Europeo de Economía Política Internacional, es una de las razones por las que Brasilia no tiene mucha influencia en la guerra de Ucrania, a pesar de los esfuerzos de Lula por iniciar conversaciones de paz.

"Creo que es perfectamente obvio para Europa que Ucrania no cree en ello. Y Ucrania no cree que Lula vaya a ser un mediador honesto que pueda establecer algún tipo de acuerdo que ayude a conducir a las partes hacia la paz", afirmó.

"Es Ucrania quien va a negociar esta paz en particular".

Sabatini también puso en duda que Brasil tuviera influencia para fomentar las conversaciones de paz. "La especie de 'ADN de política exterior' de Brasil cree mucho en la importancia del diálogo y en que puede servir de intermediario para negociar".

"Pero en términos de poder bruto, realmente no tiene mucho".

PUBLICIDAD

¿Por fín un acuerdo Unión Europea-Mercosur?

Pero no todo son malas noticias para las relaciones de Brasil con Occidente. 

Al parecer, la Unión Europea está en la fase final de la firma del acuerdo comercial del Mercosur con Brasil y sus vecinos, Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay.

De firmarse, el acuerdo daría a los productores agrícolas del bloque comercial sudamericano un mejor acceso a la Unión Europea y, a cambio, ofrecería a los empresarios de la UE más oportunidades de exportación. Después de China, la Unión Europea es el mayor socio comercial del Mercosur.

El acuerdo comercial con Mercosur es también una de las razones por las que es poco probable "que Europa esté tratando de idear una respuesta particular a [la política exterior de Lula]", según Erixon.

Las negociaciones iniciales del acuerdo comenzaron hace 23 años, pero se estancaron debido a la preocupación -que tanto la UE como Lula han tomado medidas para mitigar- por la supervivencia de la selva amazónica.

PUBLICIDAD

"Europa realmente quiere llegar a un punto en el que pueda concluir tanto un acuerdo comercial como una especie de acuerdo de asociación económica más amplio con Mercosur", afirmó.

Y actualmente está en condiciones de conseguirlo. Esto se debe a que Suecia ocupa la presidencia rotatoria de la Unión Europea y, según Erixon, "Suecia tiende a ser favorable a un mayor comercio".

"A Suecia le seguirá España, que también ha presionado mucho para que se concluya este acuerdo porque, por razones geográficas y culturales, cree que es importante y que puede beneficiarse de él.

"Así que los astros se alinearon, al menos del lado europeo, para resolver los problemas que quedaban en este acuerdo comercial".

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Nueva protesta indígena en Sao Paulo por su derechos territoriales

Brasil y China inician una nueva era de cooperación con el dólar como principal enemigo

Por qué el acuerdo comercial UE-Mercosur podría ratificarse por fin este año