Un acto "imprudente" y "poco profesional": ¿Cuáles son las normas para volar sobre el mar Negro?

Un dron Reaper de fabricación estadounidense, que forma parte del destacamento de la operación Barkhane, sobrevuela el aeropuerto militar nigeriano Diori Hamani, en 2015.
Un dron Reaper de fabricación estadounidense, que forma parte del destacamento de la operación Barkhane, sobrevuela el aeropuerto militar nigeriano Diori Hamani, en 2015. Derechos de autor AFP
Derechos de autor AFP
Por Kal Berjikian & Euronews
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button

El mar Negro, que limita con Ucrania, Rusia, Turquía, Georgia, Rumanía y Bulgaria, es uno de los principales ‘escenarios’ de la guerra en Ucrania.

PUBLICIDAD

La noticia del accidente resonó en todo el mundo. Al parecer, dos cazas rusos arrojaron combustible sobre un dron estadounidense, a principios de esta semana, antes de alcanzarlo y derribarlo.

Moscú lo ha negado. Washington D. C. lo calificó de “interceptación poco profesional”. El suceso ha provocado un aumento de la retórica de confrontación entre Rusia y Estados Unidos.

Pero, ¿por qué el encuentro fue "poco profesional", y cuáles son las normas para sobrevolar la región? Los periodistas de Euronews han preguntado sobre este tema, a varios expertos en la materia.

Sobrevolar aguas internacionales con drones

El mar Negro, que limita con Ucrania, Rusia, Turquía, Georgia, Rumanía y Bulgaria, es uno de los principales ‘escenarios’ de la guerra en Ucrania.

Desde la ‘invasión rusa a gran escala’, Moscú ha utilizado su flota naval en el mar para disparar misiles contra ciudades ucranianas y atacar las infraestructuras energéticas del país.

Entretanto, las fuerzas ucranianas también han atacado las infraestructuras rusas y sus tropas en la región, con el famoso hundimiento del buque insignia de Moscú, el Moskva, en abril de 2022.

AP Photo
El crucero lanzamisiles de Rusia, Moskva, patrulla en el mar Mediterráneo, cerca de la costa siria, en 2015.AP Photo

Sin embargo, los países siguen teniendo permiso para sobrevolar con drones, y otras aeronaves, partes del mar Negro, aunque no todo el territorio que comprenden sus aguas.

Benjamyn Scott, profesor adjunto del Instituto de Derecho Aéreo y Espacial de la Universidad de Leiden, explica a Euronews que el mar Negro está dividido en secciones: las aguas territoriales que pertenecen a sus países limítrofes, y sus aguas internacionales.

Según el artículo 87 de la Convención de la ONU sobre el Derecho del Mar, las aguas internacionales, y su espacio aéreo, están abiertas a todos los países.

Aunque Turquía cerró el estrecho del Bósforo, una franja de agua que conecta el mar Negro con el mar Egeo, a los buques de guerra no regionales, en 2022, el mar Negro permaneció, de hecho, abierto. Esto significa que Estados Unidos podría seguir accediendo al espacio aéreo internacional de la zona, a través de sus aliados.

"Para entrar en estas aguas internacionales, las diferentes naciones también pueden atravesar el territorio de un Estado", señala Scott.

"Tendría que obtener permiso previo de los países, ya sea sobre una base ad hoc, o a través de acuerdos preexistentes, para entrar en este espacio aéreo internacional, alrededor del mar Negro", añade.

AP Photo
Exhibición de un dron estadounidense MQ-9 durante un espectáculo aéreo en el aeródromo de Kandahar, Afganistán, en 2018.AP Photo

Los drones representan una ‘presencia común’

Desde que Rusia lanzó su invasión de Ucrania, a gran escala, los drones "se han convertido en aeronaves que están presentes, con frecuencia, en el espacio aéreo internacional sobre el mar Negro", según James Patton Rogers, profesor asociado del Departamento de Ciencias Políticas del Instituto Danés de Estudios Avanzados.

"Ante la preocupación de que Rusia sea una potencia ofensiva que resurge, se ha producido un aumento generalizado de las patrullas fronterizas estadounidenses y de la OTAN, con aviones no tripulados, tanto en la región del Báltico como en la del mar Negro, para vigilar los movimientos rusos", explica.

Los encuentros entre aviones rusos y aeronaves de la OTAN no son inusuales. Antes de 2022, los aeroplanos de la OTAN y Rusia protagonizaban una media de 400 interceptaciones al año, según AP.

AP Photo
Imagen de una aeronave no tripulada de la OTAN, estacionada frente al Estadio Nacional de Varsovia en 2016. AP PhotoAP Photo

Entretanto, lo que hace única la interceptación que se produjo el martes 14 de marzo de 2023 es la acusación de Estados Unidos, de que fue "intencionada" y "agresiva".

"Sabemos que la interceptación fue intencionada. Sabemos que el comportamiento agresivo resultó intencionado", afirma el general estadounidense Mark Milley, tras la caída del dron el 14 de marzo.

Así, según Scott, hay maneras estándar de interceptar aeronaves extranjeras, como es el caso de "no volar de forma peligrosa".

PUBLICIDAD

Rogers también apunta al coste del dron, como razón por la que el encuentro es visto como "una escalada de tensión en la zona".

"Un dron de vigilancia Reaper puede costar hasta 30 millones de dólares, alrededor de 28 millones de euros, y el derribo de un activo militar estadounidense representa, ciertamente, una escalada de tensión", declara.

"La respuesta de Estados Unidos incluirá, probablemente, un aumento de las patrullas de aviones no tripulados en toda la región, y no una disminución de su presencia", indica.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Vídeo completo del hostigamiento de cazas rusos al dron estadounidense

Escalada de tensión tras el derribo de un dron de EEUU por un caza ruso en el Mar Negro

Muerte y destrucción en Bajmut, en la batalla más larga hasta ahora de la invasión rusa