Francia e Italia vuelven a chocar por la política migratoria de Meloni

Image
Image Derechos de autor AFP
Derechos de autor AFP
Por Euronews
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

La tensión diplomática entre Roma y París aumenta tras la críticas del ministro del Interior frencés, Gerald Darmanin, a la gestión miratoria de la primera ministra italiana Giorgia Meloni

PUBLICIDAD

La tensión diplomática entre Roma y París aumenta tras la críticas del ministro del Interior frencés, Gerald Darmanin, a la gestión miratoria de la primera ministra italiana Giorgia Meloni. El intercambio de reproches es claro. El ministro italiano de Asuntos Exteriores, Antonio Tajani, incluso canceló por este motivo su primera visita a París, donde debía reunirse con su homóloga francesa.

"Hay una afluencia de migrantes, sobre todo de menores, porque la señora (Giorgia) Meloni, es incapaz de resolver los problemas migratorios por los que fue elegida. La verdad es que en Túnez, en particular, y también en Libia pero sobre todo en Túnez , hay una situación política que hace que muchos niños vayan a Italia y que Italia sea incapaz /.../ de gestionar esta presión migratoria", declaraba el jueves Darmanin en la radio RMC

Antonio Tajani reaccionó inmediatamente: "Se trata de un insulto irrazonable y vulgar a un país amigo y aliado". "Cuando alguien insulta irrazonablemente a otra persona, al menos pide disculpas", declaró al diario italiano Il Corriere della Sera. "Es un ataque frío, una puñalada por la espalda de un miembro destacado del gobierno francés. Hay cosas que no se pueden ignorar", dijo el jefe de la diplomacia italiana.

La ministra de Exteriores francesa, Catherine Colonna, llamó inmediatamente a Tajani para disculparse y publicó un mensaje en italiano en su Twitter: "Las relaciones entre Italia y Francia se basan en el respeto mutuo entre nuestros dos países y entre sus dirigentes".

No es el primer incidente diplomático entre ambos países por el tema de la migración. En noviembre de 2022, el Gobierno de Giorgi Meloni, que acababa de llegar al poder, ya se enfrentó al presidente francés, Emmanuel Macron. Meloni no permitió fondear en un puerto italiano al barco de la organización no gubernamental SOS Méditerranée con 234 migrantes a bordo.

Como consecuencia, el Ocean Viking fue aceptado en el Tolón francés, y Macron convocó una reunión europea para que un escenario tan inédito no volviera a repetirse.

Más por venir: Francia congeló sus planes de acoger a 3.500 migrantes procedentes de Italia en el marco de un acuerdo europeo de redistribución e invitó a otros países a seguir su ejemplo. Y el Ministro del Interior francés, Gerald Darmanin, anunció planes para reforzar la frontera con Italia a fin de impedir que los migrantes crucen la frontera.

Meloni dijo que tales intentos de "aislar a Italia traicionan la dinámica europea de solidaridad". Calificando la reacción del gobierno francés de "agresiva, incomprensible e injustificada", recordó que Italia recibió 90.000 migrantes procedentes del Mediterráneo, 600 de ellos de barcos de barcos de ONGs, el mismo día que Francia acogió sólo a 234 migrantes del Ocean Viking. El primer ministro italiano pidió a la misión naval europea que bloquee la salida de migrantes ilegales del norte de África y abra puntos calientes para identificarlos. Italia no puede ser el puerto de Europa para todos los migrantes procedentes de África, dijo Meloni.

Con el desarrollo del corredor marítimo entre Túnez e Italia, ha aumentado el número de cruces clandestinos de la frontera europea. Desde principios de año, más de 42.000 personas han llegado a este país a través del mar Mediterráneo, según el Ministerio del Interior italiano, mientras que en el mismo periodo del año pasado lo hicieron 11.000.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Giorgia Meloni: "La migración es un problema europeo y necesita una respuesta europea"

La migración vuelve a la agenda política aunque sin ideas renovadas

Detenido en París un hombre sospechoso de querer inmolarse en el consulado de Irán