EventsEventosPodcasts
Loader
Encuéntranos
PUBLICIDAD

Los "piratas" repelidos por las fuerzas especiales italianas eran inmigrantes en apuros

El barco turco que los migrantes habrían secuestrado, rodeado por hombres de la Brigada Móvil de la Jefatura de Policía y de la Guardia di Finanza.
El barco turco que los migrantes habrían secuestrado, rodeado por hombres de la Brigada Móvil de la Jefatura de Policía y de la Guardia di Finanza. Derechos de autor Salvatore Laporta/KONTROLAB/ipa-agency.net via Reuters
Derechos de autor Salvatore Laporta/KONTROLAB/ipa-agency.net via Reuters
Por Giulia Carbonaro
Publicado Ultima actualización
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button

El pasado fin de semana, el ministro de Defensa italiano afirmó que las fuerzas especiales del país estaban rescatando un carguero secuestrado por piratas armados. La realidad era otra muy distinta.

PUBLICIDAD

Tres buques militares, dos helicópteros y decenas de unidades de las fuerzas especiales fueron desplegados por Italia el pasado fin de semana para rescatar un buque turco frente a las costas de Nápoles que, según los medios de comunicación italianos, había sido secuestrado por "piratas".

Según las noticias difundidas por muchos de los periódicos más importantes del país, como Repubblica, Libero y La Stampa, un grupo de 15 "piratas" armados había reclamado el sábado el control del carguero que se dirigía a Francia, tomando como rehenes a la tripulación del buque tras ser descubiertos a bordo.

Pero los titulares sensacionalistas resultaron ser parcialmente engañosos. ¿De dónde sacaron la información los medios de comunicación?

Aunque en aquel momento las autoridades no habían emitido ningún comunicado de prensa oficial sobre el incidente, el Ministro de Defensa italiano, Guido Crosetto, había hecho un comentario en el que afirmaba que se había producido una operación relámpago de las fuerzas especiales italianas para rescatar un carguero turco secuestrado por piratas armados con puñales.

Según el ministro, el capitán del Galatea Seaways había conseguido pedir ayuda por radio a Ankara, y las autoridades turcas habían remitido el incidente a los italianos, ya que el barco se encontraba cerca de la costa del país.

HANDOUT/AFP
Una captura de un vídeo difundido por el Ministerio de Defensa italiano el 10 de junio de 2023 muestra a las fuerzas especiales italianas durante la operación de "rescate"HANDOUT/AFP

No está claro por qué Crosetto dijo lo que dijo, pero resultó que no había habido secuestro, ni tampoco piratería, según dijeron fuentes a The Guardian.

Las 15 personas a bordo del barco eran inmigrantes y solicitantes de asilo que esperaban llegar a Francia. Fueron descubiertos por la tripulación del barco tras abrir con un cuchillo la lona del camión en el que se escondían para poder respirar.

Según la prensa italiana, entre el grupo de inmigrantes había una mujer embarazada, una mujer en tan mal estado que tuvo que ser trasladada al hospital, un hombre con un tobillo roto y dos menores con hipotermia. El grupo -13 hombres y 2 mujeres procedentes principalmente de Siria, Afganistán e Irak- había subido furtivamente al barco que zarpó de Turquía el 7 de junio.

Según informes publicados posteriormente por las autoridades, los migrantes no ofrecieron resistencia y los soldados de las fuerzas especiales no tuvieron que emplear la fuerza contra ellos.

Fuentes de la fiscalía de Nápoles que investiga el incidente, citadas por algunos medios de comunicación, dijeron que los investigadores concluyeron que no había habido amenazas, ni violencia, ni intento de secuestro del barco. El resultado de la investigación aún no se ha hecho público.

Por otra parte, el Ministerio de Defensa italiano ha confirmado que, si bien algunos de los inmigrantes estaban desnutridos, dos de ellos estaban en posesión de lo que en Italia se conoce como "arma blanca", es decir, cualquier arma que no sea de fuego, normalmente un cuchillo o similar. El Ministerio dijo que las armas eran "objetivamente" una amenaza para la tripulación del barco.

El ministro de Defensa, Crosetto, ha sido cuestionado por la prensa sobre su informe engañoso del incidente, pero se defendió diciendo que las autoridades italianas habían respondido de acuerdo con los procedimientos estándar.

En un comunicado de prensa publicado el viernes, el Ministerio de Defensa italiano dijo lo mismo: las autoridades italianas fueron llamadas por lo que parecía ser una situación de riesgo en la que la tripulación estaba en peligro inmediato, y respondieron en consecuencia.

Estos procedimientos, dijo el Ministerio de Defensa, están en manos de las autoridades militares y no pueden ser debatidos por representantes políticos. Aunque el secuestro no se ha confirmado oficialmente, según el ministerio, era una posibilidad en el momento en que se llamó a las autoridades.

Euronews se ha puesto en contacto con la Guardia di Finanza, que dijo que no podía hacer comentarios sobre el incidente, ya que hay una investigación en curso.

PUBLICIDAD

Pero a la luz de lo que realmente ocurrió, la espectacular operación militar orquestada por las autoridades italianas parece bastante exagerada.

¿Por qué montar semejante espectáculo?

"La magnitud de la respuesta sugiere que también hubo confusión por parte de las autoridades italianas, y eso podría haber contribuido a la rápida difusión de información errónea", explica a Euronews Andrew Geddes, profesor de Estudios sobre Migración y director del Centro de Política Migratoria del Instituto Universitario Europeo de San Domenico di Fiesole (Italia).

"Supongo que hubo algún error de comunicación que llevó a una reacción exagerada a gran escala", cuenta Geddes.

HANDOUT/AFP
Al parecer, la operación de rescate del carguero turco duró 7 horas, según los medios de comunicación italianos.HANDOUT/AFP

Pero el incidente también muestra la actitud cada vez más criminalizadora que los gobiernos europeos, incluida y especialmente Italia, tienen hacia los migrantes.

PUBLICIDAD

"La cuestión más amplia aquí es lo que este incidente muestra en el contexto de la política europea de migración, que se llama política de migración, pero que en realidad, fundamentalmente, se está convirtiendo en una política de detención de la migración", afirma el experto.

El malentendido que rodea al incidente, según Geddes, demuestra que la presunción por defecto sobre los migrantes es de culpabilidad. "La inmigración se presenta como una forma de actividad delictiva, aunque en este caso no lo sea", asegura.

"Estamos asistiendo a un despliegue cada vez mayor de recursos militares y a la militarización de las fronteras", continuó. "Italia tiene actualmente un estado de emergencia en materia de migración que fue introducido en marzo por el Gobierno de Giorgia Meloni, que sí permite una concentración de recursos para abordar el problema".

La migración, afirma Geddes, se representa constantemente como una amenaza para Italia y el resto de Europa, "que a veces requiere una respuesta militar".

PUBLICIDAD

Según Geddes, al gobierno italiano también le interesa seguir hablando de migración y demuestra que se están consiguiendo resultados concretos.

"Para Hermanos de Italia y la Liga [dos de los tres partidos de la coalición de derechas en el gobierno] la migración es importante porque es uno de los temas clave sobre los que han hecho campaña", asegura el director.

"Esos partidos tienen interés en mantener la atención pública en el tema de la migración, porque suelen ser partidos que piensan que pueden beneficiarse de este asunto", explcia Geddes.

Según una reciente encuesta realizada por Demos y publicada por Repubblica, 4 de cada 10 italianos -el 43%- considera a los inmigrantes un peligro para la seguridad personal, un porcentaje que ha crecido en los dos últimos años.

PUBLICIDAD
Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Georgia | Adiós a las descargas piratas de películas

Los piratas ya no abordan los yates de lujo para robar, jaquean su ciberseguridad

Sequías, desertización, olas de calor: La crisis climática golpea con fuerza a Sicilia