EventsEventos
Loader

Find Us

PUBLICIDAD

El papa Francisco hará frente a los abusos a menores de la Iglesa durante su visita a Portugal

Antonio Grosso llora tras leer en voz alta la carta que le escribió su hija felicitándole por su valentía al contar públicamente su historia de abusos sexuales por parte de miembros de la Iglesia.
Antonio Grosso llora tras leer en voz alta la carta que le escribió su hija felicitándole por su valentía al contar públicamente su historia de abusos sexuales por parte de miembros de la Iglesia. Derechos de autor AP Photo/Armando Franca
Derechos de autor AP Photo/Armando Franca
Por Euronews con AP
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Este artículo se publicó originalmente en inglés

Se espera que el pontífice se reúna con víctimas de abusos históricos durante su visita a Lisboa para asistir a una concentración internacional de jóvenes católicos.

PUBLICIDAD

Cuando un grupo de expertos leyó en voz alta algunos de los desgarradores relatos que habían recogido de víctimas de abusos sexuales a menores en la Iglesia católica portuguesa, los obispos superiores del país se retorcieron en los asientos de la primera fila del auditorio.

Durante una retransmisión televisiva en directo, los expertos informaron en febrero de que al menos 4815 niños y niñas habían sufrido abusos desde 1950, la mayoría de edades comprendidas entre los 10 y los 14 años.

Altos cargos de la Iglesia portuguesa habían mantenido que solo se habían producido un puñado de casos. Su respuesta fue tan torpe que las víctimas se animaron a formar el primer grupo de defensa de los supervivientes de Portugal para exigir indemnizaciones.

Ahora, el Papa Francisco se adentrará en el atolladero de los abusos del clero en Portugal cuando llegue a Lisboa el próximo miércoles para participar en la Jornada Mundial de la Juventud, el encuentro internacional de la juventud católica.

Aunque en la agenda oficial del pontífice no se menciona el escándalo, se espera que se reúna con las víctimas.

Portugal es el último país que se enfrenta a décadas de abusos por parte de sacerdotes y encubrimientos por parte de obispos y superiores religiosos.

La jerarquía ha oscilado en torno a la posible -y no resuelta- cuestión del pago de reparaciones. Se ha resistido a suspender a los miembros activos del clero mencionados en el informe.

Anne Barrett Doyle, de BishopAccountability.org, un grupo estadounidense que mantiene un archivo en línea sobre los abusos en la Iglesia católica, dijo que los obispos portugueses esperaban que la comisión independiente les ayudara a restablecer la confianza revelando la historia de abusos y encubrimiento, al tiempo que les permitiera "pedir disculpas, dar garantías de reforma y seguir adelante".

"Su plan les salió por la culata", dijo, "con su hallazgo de casi 5000 víctimas y su sorprendente afirmación de que los sacerdotes acusados siguen en el ministerio, la comisión resultó ser más independiente de lo que los obispos esperaban".

AP Photo/Armando Franca, File
Faithful hold a vigil of silence and prayer for the victims of sexual abuse by the Catholic Church, outside the 16th century Jeronimos Monastery in Lisbon, in February.AP Photo/Armando Franca, File

Las autoridades eclesiásticas argumentaron en un primer momento que las posibles reparaciones eran competencia de los tribunales.

El cardenal lisboeta Manuel Clemente y otros funcionarios también señalaron que, según la legislación portuguesa, el responsable de las indemnizaciones es el autor del delito, no la institución.

En abril, la Iglesia había suavizado su postura, afirmando que no descartaba las reparaciones. Prometió "poner ayuda a disposición" de las víctimas y dijo que si los autores condenados no podían pagar, la Iglesia lo haría. Las autoridades no han dado más detalles sobre estos planes.

Sin embargo, Clemente también afirmó que el Comité Independiente para el Estudio de los Abusos a Menores en la Iglesia Católica, un grupo de expertos creado por las autoridades eclesiásticas portuguesas, había entregado a la Iglesia solo una lista de nombres de presuntos abusadores no respaldada por pruebas. Este comentario irritó a los expertos, que afirmaron haberse esforzado por fundamentar sus conclusiones y aportar documentación acreditada.

Además, las autoridades eclesiásticas dijeron que los clérigos en activo nombrados como presuntos abusadores solo podían ser suspendidos de sus funciones tras el debido proceso legal. Las autoridades, bajo la presión pública, suspendieron posteriormente a cuatro de las dos docenas de sacerdotes incluidos en el informe.

La víctima habla

Antonio Grosso, víctima de abusos, afirma que sufrió abusos sexuales en un antiguo refugio religioso para niños en Fátima en la década de 1960.

Dice que él y otras personas se sintieron tan heridas por la respuesta de la Iglesia que crearon un grupo de presión, llamado Asociación Corazón Silenciado, para ayudar a las víctimas a obtener reparaciones. El grupo también ofrece apoyo psicológico y asistencia jurídica gratuita.

La trayectoria de Grosso le ha llevado de aspirante a sacerdote que estudiaba de niño en un seminario portugués a cofundador de la primera asociación de víctimas de abusos sexuales de la Iglesia en Portugal. De niño, dice, le gustaba tanto la misa que la representaba en casa.

PUBLICIDAD

Pero entre los 10 y los 12 años, cuando estudiaba fuera de casa, sufrió abusos sexuales, primero de un sacerdote y después de un fraile franciscano.

Durante 10 años no habló con nadie de lo sucedido. De adolescente, tuvo episodios de "rabia, humillación y vergüenza", dice.

Solo de joven empezó a abordar el tema con sus amigos. Se lo contó a su novia, que se convirtió en su esposa. Tuvieron dos hijas.

Cuando Grosso contó públicamente su historia en una entrevista para una revista en 2002, animado por las revelaciones de abusos sexuales cometidos por la Iglesia en todo el mundo, su hija Bárbara, que entonces tenía 27 años, le envió una carta. La ha guardado doblada en su cartera durante las dos últimas décadas. La carta elogia su valentía y le dice que su hija está orgullosa de él. Al leerla en voz alta, se le saltan las lágrimas.

Se siente movido a actuar ahora porque la Iglesia reaccionó con "desprecio" ante el tormento de las víctimas y sigue intentando ocultar la verdad. Le gustaría que el Papa Francisco hablara del tema durante su estancia en Portugal.

PUBLICIDAD

La Iglesia portuguesa ha pedido perdón por los abusos. Está trabajando con la principal asociación de apoyo a las víctimas de Portugal y está estableciendo procedimientos y adaptando sus respuestas a los abusos sexuales en la Iglesia. El personal de la Jornada Mundial de la Juventud está recibiendo formación específica sobre cómo prevenir y detectar los abusos.

El problema, sin embargo, se extiende mucho más allá de Portugal, afirma Barrett Doyle.

La respuesta de Portugal va por detrás de lo que ya ha ocurrido en Estados Unidos, Australia, Francia y Alemania, pero está a la par con las respuestas de la Iglesia en España y Polonia y en la mayoría de los países de Sudamérica, Centroamérica y África.

"En otras palabras, y lamentablemente, la jerarquía portuguesa no es un caso atípico, sino representativo", afirmó.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

JMJ 2023 Lisboa | El papa clama por la emergencia climática y medioambiental

Portugal | El papa Francisco pide a Europa buscar alternativas para la paz en Ucrania

El papa anuncia que la próxima JMJ será en Seúl en 2027