EventsEventos
Loader

Find Us

InstagramFlipboardLinkedin
Apple storeGoogle Play store
PUBLICIDAD

"Dicen que no son racistas": Cómo la extrema derecha se infiltró en la política general de Portugal

André Ventura, líder del partido populista Chega gesticula mientras hace campaña en el centro de Lisboa, el viernes 28 de enero de 2022.
André Ventura, líder del partido populista Chega gesticula mientras hace campaña en el centro de Lisboa, el viernes 28 de enero de 2022. Derechos de autor AP Photo/Armando Franca
Derechos de autor AP Photo/Armando Franca
Por Giulia Carbonaro
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Este artículo se publicó originalmente en inglés

Chega, el tercer partido de Portugal, introdujo tóxicos discursos racistas y antimigrantes en la política general del país, aunque niega rotundamente ser de extrema derecha y prefiere que se le considere un partido populista.

PUBLICIDAD

¡En 2019, el recién formado partido político de derechas Chega! -que puede traducirse literalmente como "¡Basta!"-, conquistó un escaño en el Parlamento portugués. Aproximadamente 3 años después, en las elecciones generales de 2022, multiplicó ese resultado ganando un total de 12 diputados tras recibir el 7,2% de los votos.

Fue un ascenso asombroso para un partido tan joven y controvertido, que se insertó rápidamente en el panorama más amplio de los partidos populistas y de derechas europeos, cortejando a la extrema derecha con sus narrativas contra los inmigrantes, la comunidad LGBTQ+ y los musulmanes, pero rechazando siempre ser descrito como tal.

"Fue un gran shock", dijo a Euronews la activista Catarina Viegas. "La gente no estaba contenta con la situación económica del país, entonces apareció COVID -Chega llenó el vacío entre la promesa del Gobierno y lo que no podía cumplir, y los medios de comunicación normalizaron su narrativa de extrema derecha", añadió.

Para muchos observadores de fuera de Portugal, el ascenso del partido también fue una sorpresa. "Hay mucha gente que no se había dado cuenta de que en Portugal existía un segmento de extrema derecha tan grande, porque históricamente, desde el final de Salazar [en 1974], no había sido así", explicó a Euronews Heidi Beirich, cofundadora del Proyecto Global contra el Extremismo (GPAHE).

AP Photo
André Ventura, líder del partido populista Chega, hace gestos en el Parlamento portugués, en Lisboa, el 20 de julio de 2022.AP Photo

"Portugal parecía ir en contra de la tendencia que se observa en lugares como Italia, Suecia, Francia, etc.", prosiguió.

Pero entonces apareció Chega, ahora el tercer partido más popular del país, con posibilidades reales de llegar al gobierno en el futuro.

"Chega es un partido profundamente antiinmigración, antigitano y anti LGBTQ", afirma Beirich. "Demonizan a los inmigrantes. Sus dirigentes, incluido su carismático líder André Ventura, han dicho cosas horribles sobre los romaníes, calificándolos de problema de seguridad, entre otras cosas", incidió.

"Ventura también ha hablado de cosas como la gran teoría de la conspiración del reemplazo, que es una idea supremacista blanca de que los inmigrantes van a reemplazar a una especie de portugueses nativos en Portugal".

Por estas y otras razones, el GPAHE ha añadido recientemente a Chega a su lista de grupos extremistas y de odio en Portugal. Hay otros 12 grupos en la lista, incluidos otros partidos más antiguos anteriores a Chega, según Beirich, pero que nunca alcanzaron el éxito electoral de Chega, como Alternativa Democrática Nacional y Ergue-Te, antes conocido como Partido Nacional Renovador (PND).

Pero la decisión de incluir a Chega en la lista de partidos extremistas fue controvertida en Portugal, donde el partido insiste en considerarse populista y no de extrema derecha. Euronews se ha puesto en contacto con Chega para pedirle comentarios, pero no ha recibido respuesta.

"Dicen que no son racistas"

"Ha habido cierto desacuerdo entre los académicos sobre cómo caracterizar a Chega. Por el momento, mi opinión es que Chega es un partido populista de derecha radical, y no un partido de extrema derecha", dijo a Euronews Cátia Moreira de Carvalho, investigadora interesada en extremismo, terrorismo, psicología y política en la Universidad de Oporto.

"Esto se debe a que Chega tiene claramente una agenda populista, ya que considera al 'pueblo puro' en oposición a las 'élites corruptas'", agregó. "Además, Chega propugna opiniones antiliberales y su objetivo es que este tipo de democracia antiliberal se instaure en Portugal".

La extrema derecha desea abolir cualquier forma de democracia y recurre a la violencia para perseguir sus objetivos, dijo De Carvalho. "Por el momento, esto no es lo que ha hecho Chega, ni me parece que vaya a ocurrir en un futuro próximo", añadió.

AP Photo/Ana Brigida
Los partidarios de Chega aplauden a Andre Ventura tras los resultados de las elecciones de enero de 2022.AP Photo/Ana Brigida

Para algunos, la diferencia está sólo en las apariencias.

"Definitivamente son de extrema derecha, su narrativa es de extrema derecha, pero ellos mismos parecen un partido populista", indicó Viegas. "Dicen que no son racistas, que Portugal no es racista, se hacen los defensores de quienes se sienten descontentos con la situación actual del país, los interpretan como víctimas del sistema. Y eso cala en gente que no se considera extremista".

De Carvalho dijo que desde que Chega obtuvo su primer escaño en el Parlamento en 2019, "los crímenes de odio y el discurso de odio han aumentado en Portugal."

"Antes de eso, en 2018, una encuesta dirigida por Eurobarómetro demostró que Portugal era el segundo país de Europa que tenía la visión más positiva sobre la integración de los inmigrantes, con alrededor del 80% de personas que lo consideraban algo positivo", añadió.

Un partido bien conectado

Aunque públicamente rechaza la identidad de partido de extrema derecha, el carismático líder de Chega se ha ido alineando con los líderes de partidos populistas y de extrema derecha similares en Europa, como el italiano Matteo Salvini, jefe del partido de la Liga; la francesa Marine Le Pen; y el español Santiago Abascal, de Vox.

PUBLICIDAD

La extrema derecha "no estaba presente en la política dominante en Portugal antes de Chega", confirma De Carvalho.

"Portugal se consideraba incluso un caso de éxito en este sentido, en cierto modo inmune a la extrema derecha. Pero hoy en día, además del creciente apoyo a Chega, asistimos a una normalización de los puntos de vista de Chega en los partidos mayoritarios de la derecha", prosigue.

"Por ejemplo, el líder del mayor partido de la oposición dijo recientemente que Portugal debería buscar inmigrantes que puedan interactuar mejor con los portugueses. En otras palabras, quiere decir que hay que adoptar medidas de exclusión para acoger a los inmigrantes, abrir las puertas a los que son aparentemente similares a los portugueses y cerrar las puertas a los demás", remarca.

"Esto está en línea con la política defendida por Chega. Y para mí esto es muy preocupante, porque aumenta la polarización y aproxima los partidos de derecha moderada a las políticas de derecha populista radical y las fronteras entre ellos pueden ser cada vez más difíciles de trazar", concluye.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Portugal | Bajos sueldos y alquileres caros han provocado una crisis del alojamiento

Alemania | El supuesto racismo antiblanco de un museo desata un escándalo

El papa anuncia que la próxima JMJ será en Seúl en 2027