EventsEventosPodcasts
Loader
Encuéntranos
PUBLICIDAD

Glifosato: Europa dividida por el herbicida más utilizado del mundo

 Una botella falsa del herbicida Roundup se exhibe en una manifestación de apoyo al alcalde Daniel Cueff, procesado por prohibir los pesticidas en Rennes.
Una botella falsa del herbicida Roundup se exhibe en una manifestación de apoyo al alcalde Daniel Cueff, procesado por prohibir los pesticidas en Rennes. Derechos de autor SEBASTIEN SALOM-GOMIS/AFP or licensors
Derechos de autor SEBASTIEN SALOM-GOMIS/AFP or licensors
Por Ilaria Federico
Publicado
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied
Este artículo se publicó originalmente en francés

La Comisión Europea se dispone a renovar la autorización del glifosato por otros diez años, con una votación prevista para el 13 de octubre en Bruselas.

PUBLICIDAD

La autorización actual del glifosato, inicialmente por cinco años, se prorrogó en 2017 y luego por un año más en diciembre de 2022.

La decisión de Bruselas de prorrogar la autorización del herbicida se basó en las conclusiones del informe de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA), publicado en julio, según el cual el glifosato no presentaba un "área crítica de preocupación". Esta votación crucial suscita debate y preocupación en los países miembros de la Unión Europea.

La historia de Théo, víctima del herbicida

En 2006, Sabine aún no sabía que estaba embarazada mientras utilizaba glifosato en el marco de su trabajo. Sin embargo, este potente herbicida iba a marcar su vida para siempre.

"Todos los años, como parte de mi trabajo como organizadora de cabalgatas, tenía que utilizar un herbicida a base de glifosato en nuestro picadero. Es una zona arenosa de unos 700 metros cuadrados. Y cada vez tardaba varios días en hacerlo", explica Sabine Grataloup a Euronews. "_Y eso que Théo estaba en mi vientre, era el principio de mi embarazo y fue exactamente cuando se crearon la laringe, la tráquea y el esófago que estaban malformados en Théo._"

En 2018, Sabine demandó a Monsanto, el gigante agroquímico estadounidense que popularizó el pesticida. El vínculo entre el glifosato y las malformaciones de Théo fue reconocido por la Commission d'indemnisation des enfants victimes d'une exposition prenatale aux pesticides y la familia recibió una indemnización.

Es la primera vez en Francia que el herbicida se reconoce oficialmente como posible causa de malformaciones congénitas.

"Es una cantidad que tiene el mérito de existir, que ronda los 1.000 euros al mes, pagados desde aproximadamente marzo de abril de 2023 hasta marzo de 2025, es decir, durante tres años. Y en marzo de 2025, la Comisión volverá a examinar el caso de Théo para ver si la indemnización debe prorrogarse o si se considera que su estado ya no evoluciona", comenta Sabine.

Théo Grataloup, né avec plusieurs malformations à cause du glyphosate.
Théo Grataloup, né avec plusieurs malformations à cause du glyphosate.Famille Grataloup

Una victoria, sin duda, pero que no borra años de sufrimiento. "Théo tiene malformaciones de esófago, tráquea y laringe. Es un síndrome polimalformativo, así que tiene una serie de malformaciones que requirieron muchas operaciones. Tuvo un total de 54 operaciones", dice su madre.

Aún hoy, debido a una rotura de esófago, Théo, de 16 años, sólo puede respirar con una traqueotomía, un orificio practicado en la tráquea. Hasta los 6 años se alimentaba a través de una sonda.

Théo Grataloup a subi une trachéotomie à cause d'une exposition in utero au glyphosate.
Théo Grataloup a subi une trachéotomie à cause d'une exposition in utero au glyphosate.Famille Grataloup

Antes de la votación del viernes, Sabine Grataloup hace un llamamiento a los eurodiputados:"Lo que me gustaría decirles es que saquen sus narices de las cifras, que saquen sus narices de los balances económicos y de las estadísticas, que se digan a sí mismos que detrás de las estadísticas hay víctimas reales.Si toman la decisión de mantener el glifosato en el mercado europeo, están tomando la decisión de que habrá estas víctimas, son responsables de este sufrimiento y de estas futuras víctimas".

¿Qué es el glifosato?

El glifosato es un herbicida ampliamente utilizado en todo el mundo para eliminar las malas hierbas que invaden los cultivos agrícolas y los espacios públicos. Fue introducido en el mercado en la década de 1970 por Monsanto con el nombre comercial de Roundup, aunque muchos otros fabricantes también producen formulaciones a base de glifosato.

Su popularidad se basa en su innegable eficacia para controlar las malas hierbas, su facilidad de uso y su coste relativamente asequible. Su modo de acción consiste en inhibir una enzima crucial para el crecimiento de las plantas, lo que provoca su eliminación.

Sin embargo, el glifosato está en el centro de la polémica y el debate debido a la creciente preocupación por su posible impacto en la salud humana y el medio ambiente. Según Gergely Simon, responsable de productos químicos de la Red de Acción en Plaguicidas (PAN Europe), una ONG que trabaja por unas prácticas agrícolas sostenibles y la reducción del uso de plaguicidas en Europa, "el glifosato es el plaguicida más utilizado en Europa y en todo el mundo, y es esencialmente un herbicida. Se utiliza para una gran variedad de aplicaciones, como antes de la cosecha, para desecar, pero incluso se utiliza en parques nacionales para combatir especies invasoras, e incluso sabemos que se utiliza una cantidad bastante grande, por ejemplo, a lo largo de las líneas de ferrocarril para su mantenimiento. Pero hay muchos otros usos que podría mencionar".

Según el experto, esta sustancia podría sustituirse fácilmente. Pero Glyphosate EU, organización que agrupa a las empresas a favor del pesticida, no está de acuerdo: "_Muchos de los enfoques alternativos sugeridos para la gestión de las malas hierbas requieren la reintroducción de prácticas agrícolas mecanizadas. Aparte del impacto negativo que esto tendría en el medio ambiente, las condiciones estructurales de muchos cultivos no permiten el uso de métodos mecánicos. Por ejemplo, no es posible utilizar maquinaria sin destruir los cultivos", declaró el grupo a Euronews.

"Además, ningún herbicida individual o combinación de herbicidas registrados actualmente en Europa podría ofrecer los mismos beneficios en términos de reducción del laboreo y la posibilidad de adoptar cultivos de cobertura, elementos esenciales de la agricultura de conservación".

Los riesgos

Los grupos ecologistas han denunciado la evaluación de la EFSA como "escandalosa".

"En nuestra opinión, la EFSA ha restado importancia a las pruebas existentes de estudios en animales y epidemiológicos sobre los efectos del glifosato, que puede causar daños en el ADN de ciertos organismos", afirma Gergely Simon. "Esto indica que el glifosato puede causar cáncer. Por tanto, creemos que, de acuerdo con las directrices internacionales de la EPA estadounidense, el glifosato debería clasificarse como cancerígeno, como ya han hecho la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC) y también el Institut national de la santé et de la recherche médicale (Inserm) de Francia. Todos ellos han concluido que, basándose en las pruebas disponibles, existe una relación probable entre la exposición al glifosato y el desarrollo de cáncer".

La EFSA, por su parte, respondió que "se mencionan lagunas de datos" en su informe,"ya sea como preguntas que no pudieron finalizarse o como preguntas abiertas".

Las tres cuestiones que no pudieron finalizarse se refieren a la evaluación de una de las impurezas presentes en el glifosato, la evaluación del riesgo alimentario para los consumidores y la evaluación del riesgo para las plantas acuáticas. "En conjunto, la información disponible no permite extraer conclusiones definitivas sobre este aspecto de la evaluación de riesgos", declaró la AESA a Euronews.

PUBLICIDAD

Gergely Simon subraya que los riesgos no deben subestimarse en ningún caso. "Numerosos estudios demuestran que la exposición al glifosato puede estar relacionada tanto con el autismo infantil como con la enfermedad de Parkinson. Por lo tanto, creemos que el hecho de que la EFSA haya declarado que no existe un protocolo estandarizado para sacar conclusiones sobre la neurotoxicidad del glifosato debería ser un área crítica de preocupación, lo que significaría que el glifosato no podría autorizarse tal y como está actualmente_", insiste el experto.

"Además, existen numerosas pruebas alarmantes sobre los efectos destructivos del glifosato en el microbioma, ya que el glifosato es a la vez un herbicida y un antibiótico. Se utiliza principalmente, por ejemplo, para alterar el microbioma del suelo, pero también el del intestino humano. Sabemos que existen muchos riesgos para la salud asociados a la destrucción del microbioma. Por último, la EFSA ha confirmado que el glifosato tiene potencial para causar alteraciones endocrinas a dosis consideradas seguras en la Unión Europea", añade el representante de PAN Europa.

Sobre este punto, la respuesta de la EFSA no aporta ninguna información adicional: "No existen directrices reconocidas internacionalmente para evaluar los riesgos asociados al microbioma en el ámbito de los pesticidas. Es necesario seguir investigando".

Glyphosate EU, el grupo de empresas a favor de la renovación de la autorización del glifosato en Europa, ataca a las ONG: "_Todas las alegaciones se han planteado en varias ocasiones y han sido tratadas por las autoridades reguladoras, en Europa y en todo el mundo. Se trata de un nuevo intento de las organizaciones no gubernamentales de desacreditar el expediente científico más completo presentado en la solicitud de renovación de la autorización del glifosato en la UE, y de minar la confianza en las autoridades reguladoras para impedir la renovación de la autorización del glifosato en la UE_".

Países contrarios

Alemania se ha mostrado a favor de abandonar el glifosato en la Unión Europea. En septiembre de 2023, al término de una reunión entre representantes de los 27 Estados miembros para debatir la propuesta de la Comisión Europea, el ministro de Agricultura alemán alertó de las amenazas a la biodiversidad y subrayó la necesidad de una eliminación coordinada del glifosato a nivel europeo, al tiempo que advirtió de la existencia de niveles desiguales de protección dentro de la UE.

PUBLICIDAD

En 2021, el Gobierno alemán anunció su decisión de retirar el glifosato del mercado para finales de 2023. Por ello, se espera que el país vote en contra de renovar la autorización de este herbicida en la UE en la votación prevista para el 13 de octubre.

Francia, por su parte, también había intentado adoptar medidas restrictivas con respecto al glifosato. En 2017, el presidente francés , Emmanuel Macron, había anunciado en un tuit su compromiso de prohibir completamente el glifosato en Francia antes de 2021.

Aprincipios de 2019, Macron enterró su promesa durante el Grand Débat. "¿Podemos decir que no habrá más glifosato en cinco años? Es imposible. No os voy a mentir, no es verdad. Si se lo dijera, estaría acabando completamente con determinados sectores", ha afirmado. "¿Vamos a seguir comprando trigo que se hará en casa del vecino con Round up o algo peor, y les habríamos dicho a nuestros agricultores que ya no tienen derecho a utilizarlo?".

PAN Europa realizó una encuesta en la que dos tercios de los encuestados dijeron que querían una prohibición total de pesticidas como el glifosato. "Creemos además que la propuesta de la Comisión no sólo incumple la legislación de la UE, sino que también ignora las preocupaciones legítimas de voces como los ciudadanos europeos. Sólo el 14% de los ciudadanos expresó su apoyo al uso total del glifosato. Alrededor de dos tercios de los encuestados dijeron que querían una prohibición total", concluye Gergely Simon.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Bruselas respalda una prórroga de 10 años para el uso del glifosato en la UE

Luxemburgo abre camino en la prohibición del glifosato en la Unión Europea

Identificación del origen del cáncer con IA, un gran avance en medicina