EventsEventosPodcasts
Loader

Encuéntranos

PUBLICIDAD

Médicos Sin Fronteras denuncia malos tratos contra los solicitantes de asilo en Grecia

La ONG publica un informe en el que recoge los testimonios de 54 personas que aseguran haber sufrido abusos y devoluciones en caliente por parte de las autoridades griegas.
La ONG publica un informe en el que recoge los testimonios de 54 personas que aseguran haber sufrido abusos y devoluciones en caliente por parte de las autoridades griegas. Derechos de autor AP Photo/Emrah Gurel
Derechos de autor AP Photo/Emrah Gurel
Por Euronews con EFE
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

La ONG publica un informe en el que recoge los testimonios de 54 personas que aseguran haber sufrido abusos y devoluciones en caliente por parte de las autoridades griegas.

PUBLICIDAD

La ONG Médicos Sin Fronteras (MSF) ha acusado este jueves a las autoridades de Grecia de agredir y tratar de forma degradante a migrantes y refugiados que llegan al país por mar y de aplicarles devoluciones 'en caliente' (inmediatas).

"Personas que buscan seguridad en Europa son recibidas en las islas griegas del mar Egeo con agresiones, tratos degradantes y violencia física -como palizas, esposas y registros al desnudo-; se les confiscan sus pertenencias y se les devuelve al mar por la fuerza", señala la ONG en un informe elaborado con testimonios de migrantes.

Con el nombre "A la vista de todos: El coste humano de las políticas migratorias y las prácticas violentas en las fronteras marítimas griegas", Médicos Sin Fronteras recoge testimonios de personas llegadas a las islas de Lesbos y Samos entre agosto de 2021 y el pasado julio.

La ONG señala que en los últimos dos años ha prestado ayuda médica y psicológica de urgencia a casi 8000 migrantes en esas islas; de ellos, 557 tuvieron que ser tratados por lesiones físicas causadas por ahogamientos, quemaduras por combustible y golpes.

Algunos pacientes describieron cómo, tras llegar por mar a Lesbos y Samos desde las cercanas costas turcas, fueron interceptados por individuos uniformados u hombres enmascarados que los sometieron a tratos degradantes y violentos, como inmovilizarles las muñecas o los tobillos con bridas de plástico, golpearles con porras y palos y someterlos a cacheos intrusivos.

"La arrastraron por el suelo... Las ataron así [juntando las muñecas delante del cuerpo], también ataron a la mujer embarazada. Incluso a otra señora le pisaron en el estómago y la golpearon", señala en su testimonio manifestado a MSF Elizabeth (nombre ficticio), que llegó a Samos desde Turquía, según un comunicado de la organización humanitaria.

Otros migrantes denuncian haber sido víctimas de devoluciones 'en caliente' por parte de las autoridades griegas, una práctica ilegal según el Derecho internacional.

"En cuanto entramos en aguas griegas, una pequeña embarcación gris se dirigió hacia nosotros", cuenta Fátima (nombre ficticio) en el informe de MSF.

"Un hombre vestido de negro con la cara cubierta saltó a nuestra barca. Tenía un palo en la mano y empezó a golpear a la persona que tenía delante. Luego desmontó el motor y lo tiró al agua. Nos quedamos en medio del mar sin motor", añade la mujer.

Grecia ha sido reiteradamente acusada por medios y ONG internacionales de realizar devoluciones 'en caliente' de migrantes y refugiados hacia Turquía en el mar Egeo, algo que las autoridades griegas niegan rotundamente.

En mayo, The New York Times publicó un vídeo en el que se ve a un grupo de 12 solicitantes de asilo, entre los que hay niños y un bebé de 6 meses, que son trasladados de una furgoneta sin matrícula a una embarcación de la Guardia Costera griega y, finalmente, a una barca hinchable abandonada en medio del mar Egeo.

Tras petición de la Comisión Europea, el primer ministro griego, el conservador Kyriakos Mitsotakis, aseguró que se había abierto una investigación independiente para "esclarecer" los hechos, si bien desde entonces no se ha sabido nada nuevo sobre ello.

Según denuncia MSF, en las fronteras europeas del mar Egeo, se impide a los migrantes llegar a las costas griegas creando olas alrededor de los barcos de los migrantes o remolcando sus embarcaciones fuera de las aguas griegas.

El 14 de junio, unos 500 migrantes perdieron la vida cuando un pesquero se hundió al suroeste de la península del Peloponeso, en una de las mayores tragedias migratorias en el Mediterráneo.

Algunos de los rescatados señalaron que la embarcación volcó después de un intento de ser remolcada por la Guardia Costera, una acusación que las autoridades niegan categóricamente.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Grecia | La Guardia Costera recupera un cuerpo tras un naufragio

La historia de un rescate desde 'dentro' en la mortífera 'ruta del Mediterráneo central'

Los eurodiputados piden una misión de búsqueda y rescate de la UE ante la "vergüenza" del Mediterráneo