EventsEventosPodcasts
Loader
Encuéntranos
PUBLICIDAD

Cocineros al servicio de víctimas de los ataques de Hamás

Un voluntario prepara comida en la Asociación Israelí de Cultura Culinaria, convertida ahora en un centro humanitario
Un voluntario prepara comida en la Asociación Israelí de Cultura Culinaria, convertida ahora en un centro humanitario Derechos de autor Euronews
Derechos de autor Euronews
Por Valérie Gauriat
Publicado
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

Voluntarios y chefs profesionales de Israel y otros países acuden diariamente a una escuela de cocina cerca de Tel Aviv para alimentar a familias afectadas por los ataques de Hamás del pasado 7 de octubre

PUBLICIDAD

En tiempos tranquilos, David Kichka, un ciudadano franco-israelí, dirige la Asociación Israelí para la Cultura Culinaria. Ahora coordina el trabajo de cientos de voluntarios que acuden diariamente a esta escuela de cocina cerca de Tel Aviv, convertida en un centro humanitario tras los ataques de Hamás del pasado 7 de octubre.

"Tratamos de alimentar a familias cuyos allegados fueron tomados como rehenes o que están en pleno duelo. También familias que tuvieron que dejar atrás el sur y el norte del país, ya que ahora tenemos problemas en ambas fronteras", dice Kichka.

Unas 1500 comidas son preparadas y repartidas diariamente. Muchos de los productos proceden de áreas atacadas por Hamás, cerca de la Franja de Gaza. "Compramos a agricultores que lo han perdido todo. Y también aportamos comida saludable y nutritiva para los desplazados que tenemos ahora aquí", añade Kichka.

Unos 50 cocineros profesionales de Israel y otros países acuden a este centro diariamente. Para el chef italo-israelí David Shushan, esta labor supone una manera de "mantener la mente ocupada y evitar volverse loco con lo que está pasando alrededor". 

La familia Levy es una de las beneficiarias de la iniciativa, tras verse forzada a desplazarse a Tel Aviv desde el pueblo de Sderot, que hace frontera con la Franja de Gaza. Varios allegados, incluyendo algunos de los amigos de los niños, fueron víctimas de Hamás. Ahora no se atreven a salir del apartamento en Tel Aviv que les fue cedido sin costes.

"No salimos. No podemos pensar en otra cosa. Todo el mundo nos parece alguien que va a dispararnos. Y la mente no se detiene nunca", lamenta Hadas Levy.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Netanyahu afirma que Israel no pretende conquistar Gaza y aboga por un Gobierno civil para la zona

Israel - Hamás | ¿Un conflicto de no retorno con víctimas totalmente desamparadas?

Israel hará pausas de 4 horas para permitir la salida de civiles y la entrada de ayuda, según EEUU