Kiev acumula pruebas por el ecocidio provocado en la presa de Kajovka

La gente camina en una playa mientras el agua del río Dniéper caía más de 4 metros después de la explosión de la presa Kajovka, Ucrania, el domingo 9 de julio.
La gente camina en una playa mientras el agua del río Dniéper caía más de 4 metros después de la explosión de la presa Kajovka, Ucrania, el domingo 9 de julio. Derechos de autor Evgeniy Maloletka/Copyright 2020 The AP. All rights reserved
Por Euronews con AFP
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

La presa de Kajovka en Ucrania fue destruida en junio este año. Lo que siguió fue un desastre ecológico con grandes inundaciones y el drenaje de un embalse vital. Kiev culpa a Rusia y cree que la presa fue destruida deliberadamente.

PUBLICIDAD

Kiev llevará a la Corte Penal Internacional (CPI) un caso de ecocidio histórico. Se trata de la destrucción del embalse de Kajovka, cerca de la ciudad de Zaporiyia, en el sureste de Ucrania, que fue destruida en junio este año. Lo que siguió fue un desastre ecológico con grandes inundaciones y el drenaje de un embalse vital.

Kiev culpa a Rusia y cree que la presa fue destruida deliberadamente. Aunque no se ha demostrado, es sólo un ejemplo de cómo la guerra en Ucrania está teniendo un impacto en el medio ambiente. 

Hoy en día, decenas de investigadores siguen excavando la tierra, toman fotografías, recogen tierra y plantan pequeñas banderas rojas en el suelo. 

Crímenes de guerra

Vladislav Ignatenko, un fiscal ucraniano, está llevando a cabo una investigación sobre crímenes de guerra, la primera en el mundo, que culpa a Rusia de un ecocidio.

"Todas las sustancias que estaban en la superficie fueron arrastradas río abajo por la corriente de agua, que las extendió al suelo. En el futuro, todos estos contaminantesserán absorbidos por el suelo y por los animales domésticos", indicó Ignatenko.

A unos 300 kilómetros del río, en las afueras de Zaporiyia, el biólogo Vadym Maniuk camina sobre un terreno seco y crujiente, lleno de conchas de mejillones esparcidas por el antiguo lecho del embalse de Kajovka.

"Aquí había cuatro metros de agua. Miles de millones de organismos vivos murieron repentinamente en pocos días cuando se vació el embalse", dijo el biólogo.

Rusia niega ser el responsable

Aunque la CPI no reconoce el ecocidio como un crimen como tal, el daño ambiental a gran escala puede considerarse parte de un caso de crímenes de guerra. El ecocidio es la destrucción deliberada del medio ambiente natural.

Para los investigadores ucranianos, las acusaciones de ecocidio son innegables, mientras Rusia niega ser el responsable. Al menos seis meses después de la destrucción del embalse, la vida vuelve en forma de cabras locales que al menos tienen pequeños arbustos donde pastar.

Fuentes adicionales • Christina Thykjaer (Voz en off)

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Peligra el apoyo militar y económico de la UE y Estados Unidos a Ucrania

Ucrania señala que ha repelido más de sesenta ataques rusos en el frente

Así son los búnkeres en los que tienen que estudiar muchos niños ucranianos