EventsEventosPodcasts
Loader

Encuéntranos

PUBLICIDAD

El giro de Alemania sobre la inmigración: ¿necesidad real o juego político?

El giro de Alemania sobre la inmigración: ¿necesidad real o juego político?
Derechos de autor euronews
Derechos de autor euronews
Por Monica Pinna
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

Alemania ha dado un brusco giro a sus políticas migratorias en comparación con las medidas de acogida de la "era Merkel". Nuestra reportera Monica Pinna se desplazó a Berlín para averiguar cuál es la situación, qué está cambiando y por qué.

PUBLICIDAD

Alemania es un país de inmigración. Aquí viven más de tres millones de refugiados y solicitantes de asilo. Más que en ningún otro país europeo. Los inmigrantes sueñan con Alemania, atraídos por un mercado laboral en demanda y generosas prestaciones. Pero el año pasado las solicitudes de asilo crecieron más de un 50%. El sistema de acogida entró en crisis. La extrema derecha, entre un consenso cada vez mayor, acusa al Gobierno de no ser capaz de controlar la crisis migratoria. En este contexto, el canciller Olaf Scholz ha tomado la decisión histórica de endurecer las medidas de inmigración.

Tegel, un antiguo aeropuerto que las autoridades convirtieron en centro de refugiados, es donde la crisis migratoria es más visible. Se inauguró en 2022, cuando los refugiados ucranianos llegaban por miles a Berlín cada día. Hoy son más de un millón.

Tegel se ha convertido en el mayor campo de refugiados de Alemania. Aquí viven unos 5000 refugiados y solicitantes de asilo. Se ha ampliado varias veces y ahora puede acoger hasta 7000, y ya no crecerá más.

Casi 300 000 personas solicitaron asilo en Alemania en 2023, la cifra más alta desde 2015, cuando Alemania recibió más de un millón, en su mayoría sirios. Los principales países de origen son Turquía, Siria y Afganistán. Las llegadas son tan elevadas que incluso se ha llegado a alojar a refugiados en hoteles, que no se nos permitió filmar.

Todo el sistema de acogida de refugiados en Alemania está al límite, y la integración se resiente de ello. Pero hay más. La retórica política sobre la inmigración se ha calentado cuando el partido de extrema derecha AfD obtuvo una victoria histórica en las elecciones locales del año pasado.

Ya existen controles fronterizos con Polonia, Suiza y la República Checa. Se recortarán las prestaciones a los solicitantes de asilo. La nueva línea es disuadir a los recién llegados.

"Con estas cifras tan elevadas y también con toda esta sensación de pérdida de control por parte de mucha gente del electorado, el discurso se agitó mucho más", explica David Kipp, experto en migración del Instituto Alemán de Asuntos Internacionales y de Seguridad, SWP.

En enero, más de un millón de personas se manifestaron en todo el país. Las revelaciones de que el partido ultraderechista AfD había discutido planes de deportación masiva con neonazis desataron la indignación. La enorme oleada de protestas repercutió en las elecciones locales de enero, en las que AfD sufrió una ajustada derrota.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

La mitad de los europeos están contra la política migratoria de la Unión y piden más controles fronterizos, según una encuesta exclusiva de 'Euronews'

Alemania intensifica la lucha contra la extrema derecha

150.000 personas salen a la calle y piden medidas contra la extrema derecha en Alemania