Netanyahu: "No entrar en Rafah significa perder la guerra"

Manifestantes protestan contra el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, y piden nuevas elecciones en la última protesta semanal contra su gestión de la guerra entre Israel y Hamás.
Manifestantes protestan contra el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, y piden nuevas elecciones en la última protesta semanal contra su gestión de la guerra entre Israel y Hamás. Derechos de autor Leo Correa/AP
Derechos de autor Leo Correa/AP
Por Euronews con AP
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Este artículo se publicó originalmente en inglés

El Primer Ministro israelí afirma que impedir que Israel actúe en Rafah es "básicamente decirnos: perded la guerra".

PUBLICIDAD

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, afirmó el sábado que no cedería a la presión internacional para llegar a un acuerdo antes de la expansión militar de su país en Rafah.

"Quienes quieren impedir que actuemos en Rafah nos están diciendo básicamente: perdamos la guerra", declaró Netanyahu.

La declaración se hizo pública después de que varios diplomáticos internacionales de alto nivel se reunieran el sábado en Múnich para debatir la posibilidad de un alto el fuego en el conflicto de Gaza.

Las conversaciones sobre un posible acuerdo de alto el fuego en Gaza "no han progresado como se esperaba" en los últimos días tras los buenos avances de las últimas semanas, según declaró Qatar, mediador clave, durante la Conferencia de Seguridad de Múnich.

La oficina de prensa de Netanyahu publicó unas imágenes en las que el primer ministro lo descartaba, afirmando que "no se someterá a los dictados internacionales en el futuro acuerdo con los palestinos".

"Se lo dejé claro al gabinete y se lo repito y recalco también al mundo esta noche: el acuerdo sólo se alcanzará mediante negociaciones directas entre las partes, sin condiciones previas", dijo.

El ministro de Defensa israelí afirmó el viernes que Israel está "planeando a fondo" una ofensiva militar en la ciudad de Rafah, en el sur de Gaza.

El Presidente de Estados Unidos, Joe Biden, instó a Israel a no llevar a cabo la operación sin un plan "creíble" para proteger a los civiles y a centrarse, en cambio, en un alto el fuego.

Se calcula que 1,4 millones de palestinos, más de la mitad de la población de Gaza, se han agolpado en Rafah, la mayoría de ellos desplazados por los combates en otras partes del territorio.

Protestas en Tel Aviv

Netanyahu también está recibiendo cada vez más presiones desde el interior del país. En una marcha semanal celebrada el sábado en Tel Aviv, miles de manifestantes exigieron la dimisión del actual gobierno israelí.

Uno de los manifestantes, Elad Nisim, dijo que el país "debe reemplazar al gobierno ahora mismo" mediante unas elecciones inmediatas o una moción de censura en la Knesset.

La tensión entre los manifestantes y la policía antidisturbios fue mayor de lo habitual, pero no se produjeron detenciones.

Redadas israelíes en el centro de Gaza

Se informó de la muerte de más de 40 personas tras una serie de ataques aéreos en el barrio de Deir Al-Balah, en el centro de la Franja de Gaza.

Según fuentes palestinas, las bombas cayeron cerca de un hospital.

Las Fuerzas de Defensa de Israel dijeron que habían atacado una serie de "centros de mando y control operativo" de Hamás en el centro de Gaza.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

La guerra en Gaza deja más de 29.000 palestinos muertos

Borrell advierte en Múnich: "La UE debe estar más unida en cuestiones geopolíticas"

Josep Borrell compara la destrucción en Gaza con la de Alemania en la Segunda Guerra Mundial