Los apicultores húngaros, contra las importaciones de miel ucraniana

Colmenas de abejas en Hungría, 7 de marzo de 2024
Colmenas de abejas en Hungría, 7 de marzo de 2024 Derechos de autor Euronews
Por Rita Konya
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied
Este artículo se publicó originalmente en húngaro

Creen que el gobierno les ha puesto "un cuchillo en el cuello" porque la miel de Ucrania es mucho más barata que la suya y sus medios de subsistencia están en peligro.

PUBLICIDAD

Los apicultores húngaros se han tomado como una "bofetada" que el Gobierno readmita las importaciones libres de impuestos de miel ucraniana. Esta decisión llega después de que el 9 de febrero muchos de ellos, junto con los agricultores, protestaran en contra de la falta de aranceles. 

El apicultor húngaro István Sárosi subrayó que hay suficiente miel en el mercado húngaro, pero no hay miel para vender, ya que los apicultores no producen a pérdida, dijo.

"La razón aducida para levantar la prohibición de importar miel es que Hungría se ha quedado sin miel. No nos hemos quedado sin miel. Los apicultores tienen uno o más años de miel almacenada, el problema es que no llega al mercado", exlica. 

No se cubren los gastos de los apicultores
István Sárosi
Apicultor húngaro

Sárosi asegura a 'Euronews' que los apicultores húngaros "no la venden por debajo del precio de coste, de modo que cuando el precio de compra de un kilo de miel es de 600 forints, no se cubren los gastos de los apicultores", dijo.

Más de la mitad de la miel de Hungría se vende en otros países de la UE

El hecho de que la miel ucraniana no pudiera importarse a Hungría en el pasado no ayudó mucho a los productores húngaros. El mayor problema es que más de la mitad de la miel producida en Hungría no se vende en ese país, sino en el resto la UE, donde la miel de imitación barata y falsificada procedente de Ucrania y China ha depreciado el mercado.. 

Es mucho más sencillo producir miel mezclada con diversos aditivos, generalmente jarabes de glucosa-fructosa, o incluso miel completamente artificial. Un estudio publicado por la Comisión Europea el año pasado reveló que casi la mitad de la miel analizada contenía algún tipo de aditivo sospechoso.

Los agricultores y apicultores han convocado una manifestación de tres días en Budapest, del 9 al 11 de marzo. Además de los bajos precios de compra, la imprevisibilidad de las subvenciones está causando dificultades, dicen. 

Están previstas acciones en varios puntos de la capital, con una concentración en Népliget y una protesta en el muelle inferior, entre el Parlamento y el Puente de las Cadenas. El lunes se entregará una petición al Ministro de Agricultura, István Nagy.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Agricultores checos bloquean el tráfico frente a la sede del Gobierno en Praga

Hungría | La sequía vacía de miel los panales

Así es el documental sobre tres jóvenes hungaros que atravesaron Europa con billetes falsificados