Bruselas: Aumenta la violencia relacionada con las drogas

Bruselas se enfrenta a una ola de violencia relacionada con el narcotráfico.
Bruselas se enfrenta a una ola de violencia relacionada con el narcotráfico. Derechos de autor AP Photo
Derechos de autor AP Photo
Por Amandine Hess
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied
Este artículo se publicó originalmente en francés

En pocas semanas se han producido varios tiroteos. Las autoridades atribuyen la violencia a una guerra territorial entre bandas.

PUBLICIDAD

"Llevamos año y medio viviendo un infierno en este barrio", dice Anwar, vecino de Saint-Gilles, un municipio del sur de Bruselas.

En su smartphone aparecen decenas de fotos y vídeos compartidos por los vecinos. Escenas de tráfico o consumo de drogas en plena calle, a la vista de los transeúntes. Jeringuillas y pipas de crack en los vestíbulos de los edificios. Cristales y parabrisas de coches destrozados. Los vídeos muestran el acoso a una joven por un hombre visiblemente bajo los efectos de las drogas, individuos que se asoman a los coches aparcados y defecan en las aceras, y daños en el mobiliario urbano.

Condena la creciente inseguridad y el deterioro delas condiciones de vida. "Hemos empezado a ser acosados en la calle, con gente que hace desvíos para evitar pasar por ciertos lugares. Tememos por nuestras familias en el metro porque hay mucha gente disparando", dice este padre de familia que, como muchos de sus vecinos, se plantea cambiar de casa.

Junto con otros vecinos, el de Saint-Gillois ha lanzado una petición y se ha dirigido a su ayuntamiento. Espera "soluciones concretas" de los poderes públicos.

Estoy a favor de la solidaridad, estoy a favor de ayudar a la gente a salir de su adicción. Pero al mismo tiempo, también estoy a favor de la seguridad de los residentes locales, que en estos momentos sufren angustia psicológica y tienen miedo de salir de sus casas
Anwar
Vecino de Saint-Gilles

Bélgica es uno de los centros neurálgicos del tráfico de drogas en Europa. La estadística se repite a menudo: sólo se incauta el 10% de la droga que pasa por el puerto de Amberes, una de las principales puertas de entrada de la droga en el continente

Bruselas, en cambio, es un importante centro de producción, distribución y consumo. Mientras que la cocaína se importa principalmente de América Latina, Bélgica y los Países Bajos son grandes productores de MDMA y anfetaminas.

Hay redes que llegan hasta Turquía y Dubai. Así que es necesaria la cooperación internacional para combatir este problema
Jurgen de Landsheer

En los últimos meses, las molestias y la violencia asociadas al tráfico de drogas han aumentado en la capital belga. En los últimos meses se han producido varios tiroteos en Saint-Gilles, Ixelles, Schaerbeek y Anderlecht. Un hombre murió tiroteado cerca de la plaza Jacques Franck de Saint-Gilles. Según la policía, los traficantes habían vuelto a este lugar de trapicheo dos horas después de que la policía se hubiera marchado.

Jurgen De Landsheer, comandante de la zona de policía de Midi, describió la escalada de violencia relacionada con la droga como una "guerra territorial" entre las distintas bandas. La delincuencia y las molestias generadas no se limitan a los tiroteos, aunque estos últimos sean más visibles, insiste.

Hace año y medio mataron a golpes a una persona aquí en Peterbos. Incluso ha habido violaciones en la zona (...) Hay tráfico de seres humanos
Jurgen De Landsheer
Jefe de la zona policial de Midi

El policía ha observado un aumento de la explotación por parte de las bandas de individuos como pequeños traficantes, "personas muy vulnerables, es decir, menores y residentes ilegales". 

Concluye con: "Evidentemente, tenemos que atajar las ventas, pero también apoyar a estas personas, que a menudo son víctimas del sistema."

Guerra contra la droga

Para el ministro belga de Justicia, Paul Van Tigchelt, esta ola de violencia relacionada con la droga es una señal del éxito de la respuesta de las autoridades. "Cuando la mafia de la droga se ve acorralada, se pone nerviosa. Eso es lo que estamos viendo", declaró a mediados de febrero.

Por su parte, Tom Decorte, profesor de criminología en Gand, atribuye esta escalada de violencia a la aplicación de la "guerra contra las drogas" por parte de las autoridades belgas.

El resultado de esta estrategia es que los grupos organizados más grandes se desintegran en redes más pequeñas y llegan nuevos grupos. Así que cada vez vemos más grupos y redes que compiten entre sí y utilizan la violencia para intentar hacerse con una parte del mercado
Tom Decorte
Profesor de criminología de la universidad de Gand

En su opinión, la política pública no ha logrado su objetivo: "Si la guerra contra las drogas con su filosofía represiva funcionara, veríamos un descenso en la oferta de drogas, o veríamos subir los precios de las drogas. Porque si una droga se vuelve escasa, entonces se vuelve más cara."

Por otra parte, el experto señala que la cantidad de estupefacientes distribuidos en Bélgica nunca ha sido tan elevada, y sus precios siguen siendo baratos.

Por último, el experto aboga por la prevención en lugar de la represión. La política belga en materia de drogas se basa en cuatro pilares: represión, terapia, prevención y reducción de riesgos ydaños, explica el experto.

Por lo tanto, deberíamos invertir primero en prevención, terapia y reducción de daños y, como último recurso, invertir en represión. Lo que vemos en la práctica es lo contrario. La mayor parte del gasto público en política de drogas se destina a la represión
Tom Decorte
Profesor de criminología de la universidad de Gand

Según Tom Decorte, la legalización de las drogas quitaría el aliento a los narcotraficantes. "Mientras no pensemos en cómo destruir el modelo rentable del narcotráfico, no podremos controlar el fenómeno", advierte.

Jurgen De Landsheer, comandante de la zona policial de Midi, discrepa. "La solución no es la legalización. Las bandas venderán otra cosa por menos dinero", opina.

Plan de acción

A menudo se acusa a las autoridades regionales y federales de tirarse piedras unas a otras para explicar la lentitud de la respuesta de las autoridades al narcotráfico.

PUBLICIDAD

Ante la urgencia de la situación, los poderes públicos se sentaron a la mesa en un Consejo Regional de Seguridad celebrado en Bruselas.

Para resolver este problema deben intervenir los distintos niveles de gobierno: local, regional y federal
Sophie Lavaux
Directora general de safe.brussels

Su nuevo plan de acción en tres frentes pretende identificar los distintos focos de narcotráfico de la capital para concentrar allí sus esfuerzos y evitar que la delincuencia se desplace a otros lugares.

Sin embargo, el plan de acción no prevé un aumento de los recursos y el personal asignados a la lucha contra el narcotráfico. "Ya tenemos que trabajar con los distintos recursos de que disponemos e intentar optimizarlos", explica Sophie Lavaux, Directora General de safe.brussels.

Habrá una respuesta de los servicios de seguridad, una respuesta de los implicados en la prevención y también una respuesta a todas estas cuestiones de infraestructura
Sophie Lavaux
Directora general de safe.brussels

Por su parte, la organización policial europea Europol también ha abordado el problema, en particular cartografiando el funcionamiento de las organizaciones delictivas.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Una mayor oferta de drogas: el desafío de la lucha contra el narcotráfico en la UE

Las mortíferas guerras del narcotráfico en Marsella

La UE incorporaría seguridad privada a la lucha contra las bandas de narcos