EventsEventosPodcasts
Loader
Encuéntranos
PUBLICIDAD

Francia reduce la jornada laboral de los obreros por la ola de calor

Imagen de las obras cerca de la línea de meta, en el marco de los preparativos en el Estadio de Francia, en París, de cara a los Juegos Olímpicos 2024.
Imagen de las obras cerca de la línea de meta, en el marco de los preparativos en el Estadio de Francia, en París, de cara a los Juegos Olímpicos 2024. Derechos de autor David J. Phillip/Copyright 2024 The AP. All rights reserved.
Derechos de autor David J. Phillip/Copyright 2024 The AP. All rights reserved.
Por Euronews
Publicado Ultima actualización
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

Las olas de calor se han convertido en un problema cada vez más frecuente para los trabajadores de la construcción, obligando a las empresas a tomar medidas para proteger la salud y la seguridad de sus empleados. Veamos el ejemplo de Francia.

PUBLICIDAD

En Toulouse, Francia, donde las temperaturas han alcanzado los 30 grados centígrados a la sombra, los trabajadores de la construcción se han visto obligados a trabajar bajo un sol abrasador.

"Es un problema real porque ya han ocurrido accidentes y estamos tratando de anticiparnos a ellos", señala Hugo Pastorello, supervisor de obra de 'Thomas et Danizan'. La empresa ha implementado una política en la que, una vez que se determina que hace demasiado calor en el lugar de construcción, "enviaremos a los trabajadores a casa y seguirán recibiendo su salario como si hubieran trabajado", explica.

Esta medida no solamente protege la salud de los trabajadores, sino que también tiene sentido desde el punto de vista económico. Varios estudios han demostrado que cuando la temperatura supera los 32 grados centígrados, la productividad laboral cae un 40%.

Diogo Bernardo, uno de los trabajadores de 'Thomas et Danizan', resalta la relevancia de estas medidas: "Es importante contribuir a la salud del trabajador, de nosotros, de todos. Yo soy joven, pero tal vez hay personas mayores que yo, y para ellos es más complicado".

El aumento en la frecuencia de las olas de calor se atribuye al calentamiento global, lo que sugiere que este problema seguirá suponiendo un desafío para la industria de la construcción en los años venideros.

Las empresas constructoras no son las únicas que deben adaptarse. Los empleadores, en todas las industrias, tienen la obligación de cumplir con ciertas regulaciones para proteger a sus trabajadores durante los períodos de calor extremo.

Evolución de las olas de calor en Europa

Las olas de calor en Europa han experimentado un aumento significativo en frecuencia, intensidad y duración en las últimas décadas, una tendencia que los científicos atribuyen directamente al cambio climático.

Según datos de la Agencia Europea de Medio Ambiente, la frecuencia de las olas de calor en Europa se ha triplicado desde la década de 1960. Algunos de los eventos más notables incluyen:

  1. La ola de calor de 2003, que afectó principalmente a Europa Occidental y causó más de 70.000 muertes.
  2. El verano de 2018, que fue uno de los más cálidos registrados en el norte y centro de Europa.
  3. La ola de calor de 2019, que estableció nuevas plusmarcas de temperatura en varios países, incluyendo Francia, donde se alcanzaron los 46 grados centígrados.
  4. El verano de 2022, que fue el más cálido registrado en Europa, con temperaturas que superaron los 40 grados centígrados en el Reino Unido por primera vez en la historia.

Los modelos climáticos proyectan que esta tendencia continuará. Para finales del siglo XXI, se espera que las olas de calor extremas, que solían producirse una vez cada 50 años, puedan ocurrir cada dos o tres años, si no se reducen significativamente las emisiones de gases de efecto invernadero a la atmósfera.

Este aumento de olas de calor no solamente afecta a la salud humana y la productividad laboral, sino que también tiene impactos significativos en la agricultura, los ecosistemas y la infraestructura. Como resultado, los Gobiernos y las empresas en toda Europa están empezando a implementar estrategias de adaptación, desde la mejora de los sistemas de alerta temprana hasta la modificación de las prácticas laborales y la planificación urbana.

La evolución de las olas de calor en Europa subraya la urgencia de abordar el cambio climático y la necesidad de que todos los sectores de la sociedad, incluido el de la construcción, se adapten a esta nueva realidad climática.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

¿Qué le ocurre a tu cuerpo en una ola de calor? Por qué la exposición al calor extremo puede ser mortal

Ola de calor en Italia con temperaturas de más de 40ºC este fin de semana

Rumanía enfrenta temperaturas y condiciones de trabajo sofocantes por una ola de calor