Un barril de Brent a cincuenta dólares, que beneficia a los automovilistas

Un barril de Brent a cincuenta dólares, que beneficia a los automovilistas
Por Euronews
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button

El precio del petróleo vuelve a bajar con fuerza a causa de la preocupación por la economía china, después de haber registrado una subida inesperada

PUBLICIDAD

El precio del petróleo vuelve a bajar con fuerza a causa de la preocupación por la economía china, después de haber registrado una subida inesperada en los últimos días. El lunes, un comunicado de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) dejaba la puerta abierta a discutir con el resto de productores un posible acuerdo para detener el desplome de los precios del crudo en el último año.

“Lo que hemos visto ahora es un clásico caso de estrategia de presión”, puntualiza el analista bursátil Michael Hewson, de CMC Markets. “Parecería que hay acuerdo, pero creo que las barreras para un consenso entre la OPEP y los no OPEP son aun grandes”.

De hecho, el precio del barril de Brent caía este martes de forma acusada para situarse en cincuenta dólares, después de haber alcanzado el lunes los 54. Por su parte el barril de Texas pasaba de los 49 a los 45.

Tras un petróleo en mínimos en seis años a mediados de la semana pasada (con un barril de Brent a 42 dólares y uno de Texas a 38), el precio del carburante también se ha repercutido a la baja en las gasolineras: a 1,22 euros el litro de 95 y a 1,11 el gasóleo, de media en la Unión Europea.

Las previsiones más optimistas de la OPEP sobre la evolución de los precios sitúan el barril de Brent a sesenta dólares en diciembre. Las más pesimistas, lo rebajan a entre cuarenta y cincuenta. Si este fuera el caso, durante el resto del año los precios del carburante y de otros servicios como el fuel para la calefacción seguirían igual de bajos.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

¿Ha sido 2023 el año de las grandes quiebras?

¿Por qué las empresas tecnológicas europeas no pueden competir con las estadounidenses?

¿Confiaría sus finanzas a un robot?