This content is not available in your region

Jackie Chan produce una película en un antiguo bastión del Daesh

El lugar en el que se rodará una parte de 'Home Operation'
El lugar en el que se rodará una parte de 'Home Operation'   -   Derechos de autor  LOUAI BESHARA/AFP or licensors
Por AFP & Euronews

Se convirtió en una ciudad fantasma tras una operación en 2018 para expulsar a los yihadistas. Ahora Hajar al-Aswad, cerca de la capital siria, ha vuelto a la vida como escenario de una película de acción producida por Jackie Chan.

'Home Operation' se inspira en la evacuación que Pekín hizo en 2015 de ciudadanos chinos y otros extranjeros durante la guerra en Yemen, una operación que se consideró un hito para el gigante asiático. 

Se consideró que Yemen era un lugar demasiado peligroso para rodar y algunas escenas de la película, que también cuenta con el apoyo de una productora emiratí, se están rodando en Siria, aunque en el guion solo se menciona un país ficticio llamado 'Poman'.

Las ruinas de Hajar al-Aswad  están ahora ocupadas por un equipo variopinto de actores con atuendos tribales yemeníes, extras sirios con uniforme y miembros del equipo de rodaje chinos con polos.

LOUAI BESHARA/AFP or licensors
Un grupo de actoresLOUAI BESHARA/AFP or licensors

El actor y director Jackie Chan es el principal productor, aunque no está previsto que visite Siria. La película se presenta como una superproducción que glorificará el papel de las autoridades chinas en una evacuación heroica.

En declaraciones a los periodistas, el director Yinxi Song confirmó las credenciales propagandísticas de la película; "Se trata de la perspectiva de diplomáticos que son miembros del Partido Comunista, que desafiaron una lluvia de balas en un país devastado por la guerra y llevaron ilesos a todos sus compatriotas chinos al buque de guerra del país". 

El embajador de China, uno de los pocos países que ha mantenido buenas relaciones diplomáticas con el régimen del presidente sirio Bachar al Asad, estuvo presente en el inicio del rodaje, que se espera que dure varios días.

Para la pequeña ceremonia se desplegó una pancarta roja en tres idiomas y otra en la que se leía 'Peace & Love' se apoyó en la parte delantera de un tanque.

LOUAI BESHARA/AFP or licensors
Comienza el rodaje de 'Home Operation'LOUAI BESHARA/AFP or licensors

Un estudio de bajo coste

Hajar al-Aswad, que significa 'roca negra' en árabe, fue en su día un suburbio de Damasco densamente poblado y que se encuentra junto al campo de refugiados palestinos de Yarmuk.

Ambas zonas se convirtieron en importantes focos del conflicto civil sirio que estalló en 2011 y fueron controladas, al menos parcialmente, en un momento dado por el grupo Estado Islámico.

La reconquista de ambos barrios por parte de las fuerzas progubernamentales sirias en mayo de 2018 supuso el control del régimen toda la capital,

Sin embargo, franjas de Hajar al-Aswad fueron completamente arrasadas, convirtiendo el barrio en una siniestra extensión de edificios grises y destruidos.

Unos pocos residentes han regresado a las partes menos dañadas de Hajar al-Aswad, dejando el resto completamente deshabitado.

LOUAI BESHARA/AFP or licensors
Parte del equipo de la películaLOUAI BESHARA/AFP or licensors

"Las zonas devastadas por la guerra en Siria se han convertido en un estudio cinematográfico. Estas zonas atraen a los productores de cine", afirma el director Rawad Shahin, que forma parte del equipo de Home Operation en Siria. "Construir estudios similares a los de estas zonas es muy caro, por lo que estas zonas se consideran estudios de bajo coste", sostiene. 

El equipo de producción afirma que tiene previsto utilizar otros lugares para filmar en Siria, donde también se han rodado producciones de Irán y Rusia, ambos aliados de Asad.

Siria está sometida a una serie de sanciones internacionales y también está repleta de munición sin explotar, lo que la convirtió el año pasado en el país más letal del mundo en cuanto a muertes por minas terrestres.

Los buques de la marina china que realizaban patrullas contra la piratería fueron desviados a Yemen en 2015 para evacuar a lo que, según los funcionarios de la época, eran cientos de personas de 10 países diferentes varadas por la escalada del conflicto.

La exitosa operación fue promocionada por Pekín como un momento de orgullo para su Armada, prueba de sus principios humanitarios y de su creciente alcance global.