El nazismo visto desde dentro por Jonathan Glazer

Jonathan Glazer, La zona de interés
Jonathan Glazer, La zona de interés Derechos de autor Frédéric Ponsard, euronews
Derechos de autor Frédéric Ponsard, euronews
Por Frédéric Ponsard
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Este artículo se publicó originalmente en francés

Auschwitz, 1944. En 'La zona de interés', Jonathan Glazer nos adentra en el corazón de la vida familiar del comandante del campo de Auschwitz. Una mirada escalofriante a la banalidad del horror. La película ya está a la venta. Impactante. Crítica y entrevista con el director Jonathan Glazer.

PUBLICIDAD

Hay películas que dejan una huella indeleble. Hay un antes y un después de ver este tipo de obras únicas que cambian la forma de ver una época cercana o lejana, una ideología política o religiosa, una idea de la humanidad, su grandeza o su horror. Y 'La zona de interés' es sin duda una de ellas.

La película, en la selección oficial de Cannes, ganó sólo el Gran Premio del Jurado (la Palma de Plata), al igual que el Premio FIPRESCI de la Prensa, una marca de excelencia y de la visión innovadora de un autor.

Jonathan Glazer no es en absoluto un desconocido, pero el gran público sólo le descubrió por su anterior película, su cuarto largometraje, 'Under the Skin', una ficción ultrabrillante que envía a la extraterrestre Scarlett Johansson a la Tierra con forma humana para alimentarse de la energía y el calor humanos, sobre todo sexuales. 

A medio camino entre la fantasía ácida y la road movie existencial, las imágenes hieráticas y la realidad documental, ésta es una de las películas más intrigantes jamás realizadas sobre la alteridad y, en última instancia, sobre el misterio de la creación.

También ha escrito videoclips para Radiohead, Jamiroquai, Massive Attack y Blur, entre otros, pero 'La zona de interés' pasará a la historia como la primera película que dirigió y escribió en solitario, aunque el guión sea una adaptación del libro homónimo de Martin Amis, fallecido el mismo día de su estreno mundial en Cannes.

Palma o no, 'La zona de interés' pasará a la historia del cine como una de las grandes películas sobre el Holocausto, que invierte las representaciones y los puntos de vista, ofreciendo una visión del infierno implacable tanto en la forma como en el contenido.

Convirtiendo al espectador en un entomólogo -la película está compuesta íntegramente de planos fijos, una proeza estética y narrativa- de la vida familiar de Rudolf Höss, jefe del campo de las SS en Auschwitz en 1944, vemos el horror en acción, en la piel de los nazis a la derecha del muro, recordándonos todos los compromisos, la ceguera y el fanatismo de los que es capaz el ser humano.

La interpretación de Sandra Hüller como madre burguesa consumada es, en este sentido, escandalosamente abominable. La escena en la que se prueba los abrigos de las mujeres judías que están siendo gaseadas al otro lado del jardín es quizá el clímax de la película.

La cámara de Glazer ocupa el lugar del espejo en el que ella se mira y, admirándose como una dama del mundo vestida de visón, mira directamente a la cámara; de hecho, es su pútrida alma lo que está mostrando al espectador. La banda sonora ambiental es el ruido industrial de la fábrica que quema a los judíos.

La película está puntuada por una partitura contemporánea de Mica Levi (que también compuso la banda sonora de Under the Skin) que, como la propia película, cincela y se hace eco de los oscuros deseos de la humanidad a través de una partitura que juega con las disonancias como tantas grietas en la aparente armonía que Glazer retrata a través de la vida burguesa y alejada de la realidad de la familia nazi.

La película acaba de ser nominada a 5 Oscar, incluyendo dos nominaciones a los más prestigiosos, Mejor Película y Mejor Director, así como la candidatura de Sandra Hüller al Oscar a la Mejor Actriz.

Conocimos al director en Cannes, poco después de recibir el Gran Premio del Jurado. Una entrevista rara y lúcida.

Euronews: Qué casualidad que Martin Amis muriera el mismo día de la primera proyección en Cannes. ¿No simboliza su muerte una nueva vida para su libro?

Jonathan Glazer: Es como una segunda vida, sí. Es interesante lo que dice. Así es como me sentí yo mismo cuando me enteré de la noticia. Nos enteramos de que Martin Amis estaba muy enfermo unas semanas antes de Cannes, y hemos estado en contacto con su mujer desde entonces. Conseguimos que Martin Amis recibiera una copia de la película para que pudiera verla. Pero sí, es una coincidencia muy extraña.

Euronews: Ésta es su primera película en diez años (Under the Skin). Supongo que necesitó tanto tiempo para abrazar una historia como ésta...

Jonathan Glazer: Es cierto. Eso es ciertamente lo que me pasó con este proyecto, tuve que tomarme el tiempo que necesitaba. Es impensable que un tema así pueda tomarse a la ligera. Creo que me pasé los dos primeros años leyendo, de verdad, antes de saber lo que iba a hacer o cualquier otra cosa. Sólo leía e imaginaba. Es un tema tan vasto, y también necesitaba entender por qué o qué era lo que me atraía del tema, porque eso es lo que pasó. 

El tema y el corazón de la historia vienen a ti, tú no vienes a él. Luego traté de entender lo que sentía que podía hacer. Ver lo que no había visto antes, con otro punto de vista, otra perspectiva. Porque es muy importante que esta historia se cuente una y otra vez por y para cada generación. 

Espero que algún día no tengamos que volver a contarla, pero por desgracia ese día aún no ha llegado. Entonces, cuando leí el libro de Martin, vi que había escrito un libro desde el punto de vista de los protagonistas. Para mí, ésa fue la clave de mi propio punto de vista y de mi propia dirección.

Euronews: 'La zona de interés' es una película que se atreve con elecciones estéticas y narrativas, en su música, su fotografía y su montaje. ¿Quería hacer una película decididamente contemporánea?

PUBLICIDAD

Jonathan Glazer: Sí, exactamente. Quería hacer una película sobre el ahora. No tenía ningún interés en hacer una película sobre este tema que pudieras dejar sin problemas, diciéndote a ti mismo: "Sucedió hace mucho tiempo. Ya no tiene nada que ver con nosotros". Pero no es así. 

La historia se sitúa en los últimos años de la guerra, pero el campo de Auschwitz, y la casa y el jardín en los que transcurre la película, eran todavía muy nuevos, unos pocos años como mucho. El campo tenía cinco años y todo era nuevo. Eran edificios nuevos que acababan de construirse. Quería que coincidiera, recrearlo, y luego encontrar la manera de filmarlo con una lente del siglo XXI. Retratar esta historia como algo actual, algo reciente.

Euronews: Con este escenario y esta familia modelo, usted muestra básicamente la banalidad del mal tal y como la conceptualizó Hannah Arendt. ¿Y este mal, en su película, está totalmente fuera de la pantalla?

Jonathan Glazer: Exactamente. El horror está fuera de la pantalla. Creo que la gente está menos afectada, o quizás insensibilizada ante ciertas imágenes que todos hemos visto. No quería recrear esas imágenes. No quería reproducirlas de ninguna manera. Para mí no era lo correcto.

Y no creo que sea lo correcto en este contexto. Pero sabía que el sonido iba a aportar esa dimensión. Cuando empecé a trabajar más, desde una perspectiva evocadora, me di cuenta de que el sonido era esencial y que iba a cimentar la película, y hacernos conscientes en todo momento del horror que se está perpetrando. El sonido tiene el poder de hacerlo.

PUBLICIDAD

Euronews: También está la pareja central de la familia nazi, interpretada por Sandra Hüller y Christian Friedel, dos actores alemanes. ¿Qué instrucciones les dio para interpretar a unos personajes tan despreciables?

Jonathan Glazer: Fue muy interesante. Sandra es obviamente una actriz fantástica y se metió por completo en el papel de Hedwig Höss. Y físicamente también, hasta el punto de parecerse a ella. 

Christian Friedel también, con una interpretación más interior, más tranquila, pero muy sensible. Es muy extraño, pero los elegí basándome en lo que entendía de los personajes que representaban, de las personas que representaban. Mi trabajo consistía en pasar a un segundo plano y hacerles olvidar que estábamos allí con todo el equipo técnico. 

Así que la casa se convirtió en suya, era grande y pudimos dejarles evolucionar sin que nosotros estuviéramos físicamente allí. Filmábamos, por supuesto, y veíamos en el monitor cómo iban las cosas, pero sobre todo quería que se metieran en su papel y en su entorno, que vivieran como sus personajes al final, en tiempo presente, sin tener que preocuparse de toda la parafernalia cinematográfica, y que evolucionaran en su casa ante nuestros ojos. 

No utilizamos luces adicionales ni otros trucos. Sobre todo, queríamos que esta película estuviera lo más desprovista posible de autoría.

PUBLICIDAD

Entrevista realizada por Frédéric Ponsard.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

La película de Glazer y las interpretaciones de Kōji Yakusho y Merve Dizdar conquistan Cannes

Ruben Östlund conquista Cannes con ‘Triangle of Sadness’ y suma su segunda 'Palma de Oro'

El campeón nigeriano de ajedrez bate un nuevo récord con un maratón de 60 horas