La polémica de la Berlinale: Acusaciones de antisemitismo, hackeos y denuncias penales

Fotograma de la página pirateada de Panorama de la Berlinale - Explicada la polémica del Festival de Cine de Berlín 2024
Fotograma de la página pirateada de Panorama de la Berlinale - Explicada la polémica del Festival de Cine de Berlín 2024 Derechos de autor X
Por David Mouriquand
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Este artículo se publicó originalmente en inglés

El pasado fin de semana concluyó una edición muy politizada del Festival Internacional de Cine de Berlín, pero las divisiones en torno a los mensajes políticos continúan. El certamen está ahora envuelto en una polémica que empaña gravemente su reputación. He aquí por qué.

PUBLICIDAD

El Festival de Cine de Berlín se enorgullece de ser un festival de cine políticamente activo, pero no iban... El final de la 74ª edición de este año ha escalado más allá de todas las expectativas. La Berlinale informó el lunes de que ha presentado cargos penales tras el pirateo de la red social Instagram de su sección Panorama, que se utilizó para publicar mensajes "antisemitas".

La Berlinale, en un comunicado, dijo que el canal de Instagram de su sección Panorama fue brevemente hackeado durante el fin de semana, después de los premios, y "se publicaron en el canal mensajes antisemitas de texto e imagen sobre la guerra de Oriente Medio con el logotipo de la Berlinale".

Las infografías subidas por los hackers incluían afirmaciones como "Genocidio es Genocidio. Todos somos cómplices", y que los seguidores necesitan "despojarse de la idea de que la culpa alemana nos absuelve de la historia de nuestro país o de nuestros crímenes actuales". También pedían un "alto el fuego inmediato y permanente" en Gaza.

Un mensaje decía: "Desde nuestro pasado nazi no resuelto hasta nuestro presente genocida, siempre hemos estado en el lado equivocado de la historia. Pero no es demasiado tarde para cambiar nuestro futuro".

Los organizadores dijeron que las declaraciones no procedían de la Berlinale ni representaban la postura del festival sobre la guerra entre Israel y Gaza.

"El canal de Instagram de la sección Panorama de la Berlinale fue brevemente hackeado y en él se publicaron mensajes de texto e imagen antisemitas sobre la guerra de Oriente Medio con el logotipo de la Berlinale. Estas declaraciones no provienen del festival y no representan la postura del festival."

El festival añadió: "La Berlinale condena este acto criminal en los términos más enérgicos posibles y ha borrado los posts e iniciado una investigación. Además, la Berlinale ha presentado cargos penales contra personas desconocidas. La Oficina Criminal del Estado (LKA) ha iniciado una investigación".

Tras una edición cargada de polémica política, los organizadores del festival también intentaron distanciar a la dirección de la Berlinale de las posturas adoptadas por algunos de los galardonados.

Una entrega de premios polémica

El palestino Basel Adra (derecha) y el israelí Yuval Abraham (izquierda) reciben el premio por el mejor documental "No otra tierra"
El palestino Basel Adra (derecha) y el israelí Yuval Abraham (izquierda) reciben el premio por el mejor documental "No otra tierra"Markus Schreiber/AP

Algunos cineastas aprovecharon la ceremonia de clausura para hacer declaraciones. Mati Diop, ganadora del Oso de Oro por su documental Dahomey, hizo una declaración política directa al recoger su premio: "Estoy con Palestina".

Antes de su discurso de aceptación, el cineasta estadounidense Ben Russell, que recogió un premio por su película Direct Action, de la sección Encuentros, fue visto con un keffiyeh, signo de solidaridad con Palestina. Por su parte, la cineasta estadounidense Eliza Hittman aprovechó su intervención en el escenario para pedir un alto el fuegoen Gaza.

"Como cineasta judía que ganó el Oso de Plata en 2020, es importante para mí estar aquí", dijo Hittman. "No hay guerra justa, y cuanto más intenta la gente convencerse de que hay una guerra justa, más comete un grotesco acto de autoengaño".

Guillaume Cailleau y Ben Russell posan con el Premio a la Mejor Película por "Direct Action"
Guillaume Cailleau y Ben Russell posan con el Premio a la Mejor Película por "Direct Action"Nadja Wohlleben/AP

Uno de los discursos más cargados de la noche fue el de Basel Adra y Yuval Abraham, un dúo de cineastas palestino-israelíes detrás del documental ganador del premio de la Berlinale No Other Land (No otra tierra). Adra aprovechó su discurso de aceptación para decir que era difícil celebrar mientras sus compatriotas palestinos en Gaza estaban siendo "masacrados y masacrados". Pidió a Alemania "que respete los llamamientos de la ONU y deje de enviar armas a Israel". 

Abraham, subió entonces al escenario: "Estamos frente a ustedes. Tenemos la misma edad. Yo soy israelí, Basel es palestino. Y dentro de dos días volveremos a una tierra en la que no somos iguales". 

Y continuó: "Yo estoy bajo la ley civil; Basel está bajo la ley militar. Vivimos a 30 minutos el uno del otro, pero yo tengo derecho a voto. Basel no tiene derecho a voto. Soy libre de moverme donde quiera en esta tierra". Basel, como millones de palestinos, está encerrado en la Cisjordania ocupada. Esta situación de apartheid entre nosotros, esta desigualdad, tiene que acabar".

Tras el discurso de aceptación de No Other Land, Abraham empezó a recibir amenazas de muerte.

El alcalde de Berlín interviene

Los discursos de Abraham y Adra fueron criticados por el alcalde de Berlín, Kai Wegner, del partido Unión Cristianodemócrata. En X, escribió: "El antisemitismo no tiene cabida en Berlín, y eso también se aplica a la escena artística. Espero que la nueva dirección de la Berlinale garantice que estos incidentes no vuelvan a ocurrir".

Wegner no se refirió específicamente a qué aspecto de la ceremonia le parecía mal, y añadió: "Berlín tiene una postura clara cuando se trata de la libertad. Berlín está firmemente del lado de Israel. De eso no cabe duda. Toda la responsabilidad del profundo sufrimiento en Israel y la Franja de Gaza recae en Hamás. Sólo ella [Hamás] tiene el poder de poner fin a este sufrimiento liberando a todos los rehenes y deponiendo las armas. Aquí no hay lugar para la relativización".

Los organizadores de Berlín insistieron en que las "declaraciones a veces unilaterales y activistas de los galardonados eran expresión de opiniones personales individuales". "No reflejan en modo alguno la posición del festival", añadieron, distanciándose una vez más de los polémicos comentarios en apoyo a Palestina.

PUBLICIDAD

"Entendemos la indignación por el hecho de que las declaraciones de algunos de los galardonados hayan sido percibidas como demasiado parciales y, en algunos casos, inapropiadas", añadió en su propio comunicado la directora ejecutiva saliente de la Berlinale, Mariëtte Rissenbeek.

"En los prolegómenos y durante el festival, dejamos muy claro cuál es el punto de vista de la Berlinale sobre la guerra en Oriente Medio y que no compartimos posturas unilaterales", añadió. "Sin embargo, la Berlinale se considera -hoy como ayer- una plataforma para el diálogo abierto entre culturas y países. Por lo tanto, también debemos tolerar opiniones y declaraciones que contradigan nuestras propias opiniones, siempre y cuando estas declaraciones no discriminen a personas o grupos de personas de forma racista o similarmente discriminatoria ni traspasen los límites legales."

La Berlinale de este año ha sido la última edición de Carlo Chatrian y Rissenbeek al frente de la organización. La próxima edición estará dirigida por la ex directora del Festival de Cine de Londres Tricia Tuttle, que se encontraba entre el público en la ceremonia de clausura.

Mala imagen para la Berlinale

La controversia plantea importantes cuestiones sobre la libertad de expresión, y cómo un festival que pretende celebrar el diálogo abierto puede distanciarse de las opiniones de los artistas que invitó en primer lugar.

Estos artistas se expresaron pacíficamente, y oír al alcalde de Berlín calificar de "antisemitas" las expresiones de solidaridad y las peticiones de alto el fuego de los premiados es, como mínimo, deprimente.

PUBLICIDAD

"¿Una investigación de qué ahora? Dios, estamos totalmente a través del espejo / espejo loco aquí".

"Varios artistas, que no son empleados del festival ni están en deuda con él, dijeron pacíficamente lo que pensaban sobre Palestina. ¿Qué hay que investigar? Esto es espantoso".

"Vergonzoso para un festival antaño vibrante"

"Cobarde y patético. Si la Berlinale no puede defender en voz alta la oposición de sus cineastas a un genocidio en desarrollo, ¿entonces qué sentido tiene la Berlinale?"

"Veo que 80 años después seguís siendo un festival nazi."

PUBLICIDAD

"Qué vergüenza. El año que viene pensaré en boicotear activamente este festival".

Estos incidentes al final del festival no sólo han enfurecido a profesionales, críticos y aficionados a la Berlinale, sino que han puesto en el punto de mira las funciones y responsabilidades de las instituciones culturales a la hora de abordar cuestiones con carga política.

Los acontecimientos culturales mundiales, especialmente los que fomentan un espacio para el debate político además de ser un espacio para la expresión artística, tienen que hacerlo mejor. Y mientras continúa la investigación sobre la publicación no autorizada, la Berlinale tendrá que hacer frente a las implicaciones más amplias para su reputación, que ahora se ve empañada.

No es una buena imagen para un festival que pretende mantener su papel no sólo en la comunidad cinematográfica internacional, sino también como bastión de la libertad de expresión.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

La guerra en Gaza o el aumento de la extrema derecha se cuelan en la Berlinale

Después del éxito de 'Barbie', Margot Robbie producirá una película sobre el Monopoly

Excepcional descubrimiento en Grecia de una antiquísima cabeza de mármol de Apolo