This content is not available in your region

Energía eólica marina: camino a una Europa descarbonizada

euronews_icons_loading
Energía eólica marina: camino a una Europa descarbonizada
Derechos de autor  Ørsted A/S
Por Denis Loctier
Tamaño de texto Aa Aa

Las energías renovables marinas pueden convertirse en la mayor fuente de energía en el futuro descarbonizado de Europa. Los parques eólicos en el mar producirán una cuarta parte de toda la energía para 2050. Una gran oportunidad para la economía azul de Europa: los parques eólicos atraen nuevas fábricas, nueva infraestructura portuaria y nuevos puestos de trabajo y no solo a las regiones costeras. Una nueva industria marítima despega.

Así podría ser el futuro energético de Europa.

La energía eólica marina supera a los combustibles fósiles como fuente de electricidad limpia y cada vez más asequible. Están a punto de lanzarse nuevos focos importantes, como el parque eólico Borssele 1 y 2 en el Mar del Norte, a 22 kilómetros de la costa holandesa.

Se están instalando noventa y cuatro aerogeneradores en el fondo marino a profundidades que oscilan entre los 14 y los 40 metros. Cuando esté terminado, será el mayor parque eólico marino de Holanda.

Este parque eólico generará electricidad a un millón de hogares holandeses. También ayudará a descarbonizar la industria costera al alimentar una nueva central que producirá hidrógeno renovable para fertilizantes neutros en carbono.

Esos son los primeros signos de una corriente, anticipada en la nueva _Estrategia sobre energías renovables frente a la costa _de la Unión Europea; un camino para sustituir los combustibles fósiles, creando oportunidades industriales y empleos verdes en todo el continente.

Se espera que en 30 años, más de una cuarta parte de la electricidad europea se produzca en el mar, frente a tan solo el 2% actual.

Europa, que ya es líder mundial en este sector, pretende aumentar aún más su capacidad de energía eólica marina; veinte veces hasta 2050. Esto significa nuevas fábricas, nueva infraestructura portuaria y nuevos puestos de trabajo en las regiones costeras y más allá, una gran oportunidad para la economía azul de Europa.

Como muchas cosas en el sector de la energía eólica marina, las inversiones son enormes. Apollo es uno de los buques de instalación que mueve componentes de turbinas entre puertos y parques eólicos marinos.

Los equipos en el puerto de Ostende en Bélgica trabajan día y noche, siete días a la semana, finalizando otro gran parque eólico a 45 km de la costa. Cargar palas de 81 metros de largo en el barco no es fácil, especialmente cuando hace viento.

Algunos puertos se construyen ahora específicamente para el uso del sector eólico marino. Otros, como el de Ostende, deben modernizarse.

Georg Horvath, responsable de Siemens Gamesa Energía Renovable explica:"Para la mayoría de los puertos, que no están especialmente modificados, necesitamos invertir fondos y tiempo para adaptarlos a nuestras operaciones, y algunas de las mejoras serán permanentes. Por ejemplo, la rampa donde transportamos nuestro equipo en un barco de transporte de vehículos tuvo que ser modificado para soportar la pesada carga de nuestros componentes".

Algo que impone cambios en la cadena logística para manejar componentes fabricados en varios países de Europa y que son cada vez mayores.

Como elemento comparativo Jan Claes, director de proyectos, Siemens Gamesa Energía Renovable explica:"El avión A380, el avión de pasajeros más grande del mundo, puede volar entre nuestras palas. La superficie que cubren son aproximadamente tres grandes campos de fútbol de campeonatos de la UEFA. Las turbinas son cada vez mayores para responder a la creciente demanda de energía verde. Lo que significa que más gente tendrá trabajo, que se construirán fábricas, que se instalarán lugares de montaje como éste".

El desarrollo tecnológico está liderado por gigantes industriales. Pero también genera pequeñas empresas innovadoras que ofrecen nuevas formas de utilizar las energías renovables en alta mar, como este prototipo que combina paneles solares con rotores de viento verticales.

Desarrollados con financiación de la UE, estos "pontones de energía" pueden desplegarse en el mar, por ejemplo, para proporcionar energía para la desalinización de agua en países en desarrollo e islas pequeñas.

Yvon Timmerman, director de proyectos y cofundador de Blue Power Synergy asegura:"Hay una gran demanda porque hay que entender que, por ejemplo, los países en desarrollo son un mercado de mil millones de dólares, el agua también es un mercado de mil millones de dólares. Y ambos en realidad se están expandiendo y buscando soluciones fiables".

Los expertos dicen que optimizar la planificación ayudará a mejorar la economía de las energías renovables frente a la costa. El futuro parque eólico Kriegers Flak está ubicado en el mar Báltico entre Dinamarca y Alemania. Se conecta a las redes eléctricas de ambos países simultáneamente, por lo que puede suministrar electricidad según la mayor demanda y precio.

Algunos costos podrían reducirse con nuevas tecnologías que ofrezcan una mayor flexibilidad, como las turbinas eólicas flotantes.

Y los desarrolladores en España han puesto en pie las torres autoelevables telescópicas: se instalan sin necesidad de embarcaciones de carga pesada, lo que puede ahorrar un tercio del presupuesto.

El sector emplea a 62 000 europeos y sigue demandando mano de obra más cualificada, especialmente en las zonas costeras.

Una fábrica situada en Cherburgo, Francia, LM Wind Power produce las mayores palas de aerogenerador marino del mundo: 107 metros de largo. El director de planta, Eric Petit, explica las ventajas del emplazamiento:"La ventaja de tener una fábrica en Cherburgo es estar en el puerto: cargar las palas en el barco y llevarlas a las instalaciones cercanas a la costa. Tenemos alrededor de 400 personas trabajando aquí, y nuestro objetivo de producción de aquí a un año es de cuatro palas al mes."

En respuesta a la creciente demanda, la fábrica contrató recientemente a cientos de nuevos trabajadores. Tienen diferentes experiencias profesionales y se forman en el lugar.

Ariane Merat, formadora en LM Wind Power:"Es necesario formar a más trabajadores, porque no tenemos suficiente personal aquí en el departamento de producción. Es una pala de 107 metros de largo, necesitamos mucha gente a su alrededor para poder hacer el trabajo. Hay muchos empleos en el sector eólico: operadores de producción, control de calidad, tenemos trabajos en logística, en mantenimiento ... "

Con su turbina de 12 megavatios recientemente certificada para uso comercial, la empresa tiene muchos pedidos de palas.

Para Florence Martínez-Flores, directora de Recursos Humanos, LM Wind Power_"Este es un sector en crecimiento. El lanzamiento de la planta de Cherburgo, en la región de Normandía, ha llevado a la creación de más de 550 puestos de trabajo directos en la planta y dos mil puestos de trabajo indirectos, a nivel local"._

La expansión masiva del sector de la energía eólica marina tiene un precio que igualar: la Comisión Europea estima que se necesitarían 800.000 millones de euros en inversiones de aquí a 2050, en su mayoría de empresas privadas. Un soplo de aire fresco para la recuperación económica post COVID y un viento a favor para la transición de Europa hacia una energía limpia y sostenible.

--------------------------------------