This content is not available in your region

Una gigantesca presa artificial pone en peligro los ecosistemas neerlandeses

Vista aérea del dique de Afsluitdijk, Países Bajos.
Vista aérea del dique de Afsluitdijk, Países Bajos.   -   Derechos de autor  / Unsplash
Por Euronews
Tamaño de texto Aa Aa

Un reportaje de Sarah Tekath, Amsterdam

___________________________

Una gran parte de los Países Bajos está por debajo del nivel del mar, lo que significa que las inundaciones y las tormentas siempre han supuesto un gran riesgo para el país.

Tras una inundación especialmente devastadora en 1916, el gobierno holandés decidió construir una presa artificial entre el Zuider Zee y el Mar del Norte.

En 1932, se terminó de construir el llamado Afsluitdijk, o "dique de contención", que se extiende 32 km por la boca de la bahía.

Esta barrera artificial convirtió el antiguo Zuider Zee de agua salada, en el que desembocan varios ríos en el actual Ijsselmeer de agua dulce, el mayor lago de los Países Bajos. Con la ayuda de esclusas en el Afsluitdijk, esta agua dulce se drena a través de la presa y desemboca en el Mar del Norte.

Replantando hierbas marinas a mano

Govers viaja regularmente al Mar de Wadden con su equipo y voluntarios para plantar semillas. Utilizan un método especial desarrollado por los científicos para evitar que sean que sean arrastradas por las fuertes corrientes.

En los últimos tres años hemos trabajado con semillas procedentes de Alemania, donde todavía existen hierbas marinas", explica.

/ Laura Govers
Voluntarios ayudan a replantar hierbas marinas en el Mar de Wadden/ Laura Govers

"Recogemos las semillas en otoño, las almacenamos en agua de mar artificial que producimos nosotros mismos durante el invierno, y luego las mezclamos con el fondo marino holandés en nuestros laboratorios en primavera. Esta mezcla la ponemos en pistolas de pulverización y plantamos las semillas en el fondo marino del Mar de Wadden".

El método está teniendo éxito. Mientras que en 2018 había 10.000 plantas, estima ahora hay 100.000, que cubren el equivalente a 170 hectáreas.

"Pero para crear un ecosistema saludable en el mar de Wadden, sin duda necesitamos otros diez años".

Un río para la migración de los peces, una vía fluvial artificial de cuatro kilómetros de longitud y con meandros, es otra solución. Permite a los peces más débiles que no pueden nadar contra la corriente pasar de agua dulce a agua salada y viceversa.

En el curso del río artificial, que se construirá cerca de la localidad frisona de Kornwerderzand, el agua salada se mezcla con el agua dulce para facilitar la transición a los peces.

Incluso las especies de peces que normalmente no migran también se beneficiarán del nuevo río artificial, aseguran los expertos del Mar de Wadden.

"Esta transición de agua dulce a salada es, por naturaleza, una zona enormemente rica en nutrientes", afirma Wouter van der Heij, de De Waddenvereniging. La organización ecologista es responsable del proyecto en colaboración con las organizaciones de defensa de la naturaleza It Fryske Gea, Het Blauwe Hart, y una asociación de pescadores deportivos.

"No sólo se pueden regenerar así las poblaciones de peces, sino que los animales que se alimentan de ellos, como las focas y las aves marinas, también se benefician. Con poblaciones de peces más fuertes, también mejoramos la situación de pescadores profesionales y recreativos".

"Con este proyecto, los Países Bajos abren la puerta de entrada a la migración de peces en Europa", asgura De Waddenvereniging.

Fuentes adicionales • Sarah Tekath