This content is not available in your region

La batalla de un hombre para preservar los 'pulmones del Mediterráneo'

Posidonia oceánica, también conocida como 'hierba de Neptuno' -
Posidonia oceánica, también conocida como 'hierba de Neptuno' -   -   Derechos de autor  Manu San Félix
Por Graham Keeley
Tamaño de texto Aa Aa

Bajo las azules aguas de la isla española de Formentera se esconde uno de los secretos mejor guardados de la naturaleza.

Famosa por sus impresionantes playas y sus paisajes lunares, la isla debe gran parte de su belleza a la planta acuática ‘posidonia oceánica’. También conocida como ‘hierba de Neptuno’, esta extraordinaria planta crece a lo largo de cientos de kilómetros, en el fondo del Mediterráneo.

Es uno de los organismos más antiguos del mundo y se calcula que existe desde hace 100 000 años. Su importancia radica en la forma en que preserva el medio ambiente marino y combate el cambio climático. Un solo metro cuadrado de esta planta marina produce tanto oxígeno como una hectárea de la selva amazónica.

Al mismo tiempo, toma grandes cantidades de dióxido de carbono y las convierte en materia vegetal, desempeñando así, un importante papel en la lucha contra el cambio climático.

Una hectárea de posidonia oceánica puede absorber tanto dióxido de carbono como 15 hectáreas de selva tropical. Así lo refleja un informe de la Unesco publicado en marzo por Carlos Duarte, biólogo marino de la Universidad Rey Abdulá de Arabia Saudí.

Cautivado por la ‘hierba de Neptuno’

Manu San Félix, biólogo marino, lleva casi tres décadas luchando por salvar la posidonia.

Manu San Félix
El biólogo marino Manu San Félix ha dedicado su vida a proteger las 'praderas marinas' -Manu San Félix

"Hice mi primera inmersión en Formentera en 1993 y la posidonia me cautivó", cuenta San Félix a Euronews.

"La posidonia es una ‘superplanta’, es decir, tiene muchas funciones. Las llamadas praderas marinas producen un ecosistema. La planta actúa como pulmón del Mediterráneo por la gran cantidad de oxígeno que produce. Eso ayuda a limpiar el agua".

"También consume grandes cantidades de dióxido de carbono y, además, es el hogar de un gran número de especies que viven en las praderas".

San Félix asegura que el espesor de la posidonia ayuda a proteger la costa de las olas y evita que las espectaculares playas de las islas sean destruidas lentamente.

En las praderas de posidonia también se conservan los esqueletos de millones de criaturas que ayudan a crear las playas.

Amenazas a las que se enfrentan las praderas de posidonia

Hoy, la ‘hierba de Neptuno’ se enfrenta a una amenaza real por la contaminación y el calentamiento del agua del mar debido al cambio climático.

San Félix afirma que casi el 30 % de la posidonia del Mediterráneo ha sido destruida, citando datos aparecidos en un estudio de 2015 en Nature. El estudio reveló que cada año se destruye el 1,5 % de las praderas marinas y que desde 1879 se ha perdido casi el 29 % de la posidonia.

Un informe publicado en 2019 por la Comisión Europea refleja que la Directiva de Hábitats de la Unión Europea contribuyó a proteger 1 120 'praderas' de posidonia amenazadas, en todo el Mediterráneo.

Hace unos años, solo venían unos 400 yates a Formentera o Ibiza, pero ahora son unos 4 000 cada año. Así que, el impacto es grande.
Manu San Félix
Biólogo marino

El Gobierno español también ha prohibido a los propietarios de embarcaciones echar el ancla en determinadas zonas de las islas Baleares, a pesar de la oposición de los propietarios de yates.

"El problema se repite. Hace unos años, solamente venían unos 400 yates a Formentera o Ibiza, pero ahora vienen unos 4 000 cada año. Así que, el impacto es grande", dice San Félix.

"Sus anclajes pueden destruir grandes franjas de posidonia".

Para ofrecer una solución fácil y gratuita, desarrolló una aplicación destinada a los propietarios de embarcaciones. 'Posidonia Maps' les avisa si este tipo de planta acuática se encuentra debajo de sus embarcaciones para que no echen el ancla en ese lugar, lo que destruiría la posidonia que hay en el fondo marino.

La aplicación ha cartografiado las zonas pobladas por esta especie de ‘hierba’ alrededor de Formentera, una isla que atrae a gente adinerada y celebridades, en sus yates, cada verano. San Félix tiene previsto lanzar este verano otro mapa de zonas pobladas por la posidonia alrededor de las islas Baleares y, más adelante, un mapa más amplio para todo el Mediterráneo.

¿Qué es el carbono azul?

El interés por el llamado carbono azul, relacionado con los ‘bosques oceánicos’ que atrapan el dióxido de carbono, está creciendo.

El informe de la Unesco publicado en marzo reveló que 33 000 millones de toneladas de dióxido de carbono, aproximadamente un tercio de las emisiones mundiales en 2019, se encuentran ‘encerradas’ en los sumideros de carbono azul del planeta.

Los repetidos incendios forestales son un símbolo del cambio climático, que puede dañar la capacidad de los árboles para absorber el dióxido de carbono.

En un estudio publicado en febrero en Nature Ecology and Evolution, investigadores de la Universidad de Stanford, en Estados Unidos, descubrieron que los árboles de crecimiento lento tenían una capacidad mayor para sobrevivir a las llamas, pero no podían absorber tanto carbono.

Manu San Félix
Los 'bosques oceánicos' atrapan mucho dióxido de carbono -Manu San Félix

Estos ecosistemas de carbono azul son más densos que los terrestres y tienen otra ventaja sobre los que pueblan la superficie de la Tierra porque no se queman.

De vuelta a Formentera, San Félix espera que la gente se conciencie de la importancia de la posidonia.

"Quiero que la gente sea consciente de la cantidad de posidonia que se ha destruido y de cómo podemos evitar, fácilmente, que eso ocurra. Esta pradera marina es vital para el medio ambiente acuático", afirma.