¿Puede la sequía eólica poner en peligro el crecimiento de la producción energética?

¿Puede la sequía eólica poner en peligro el crecimiento de la producción energética?
Derechos de autor euronews
Por Tokunbo Salako
Compartir esta noticia
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

La industria eólica del Mar del Norte crece rápidamente. El objetivo es que la energía eólica marina genere 65 gigavatios, el equivalente a 30 reactores nucleares, a finales de esta década. Pero, ¿qué ocurre cuando disminuye la velocidad del viento?

PUBLICIDAD

Varios países de la UE están aplicando ambiciosos planes para convertir el Mar del Norte en una central eléctrica ecológica. La industria eólica de la región crece rápidamente, pero ¿podría la llamada sequía eólica poner en peligro este crecimiento?

El puerto de Esbjerg, en la costa danesa del Mar del Norte, es el epicentro del auge de la energía eólica marina en Europa. Bruselas impulsa energías renovables como la eólica para cumplir sus promesas climáticas, pero también para liberarse de la dependencia de los hidrocarburos rusos.

La demanda se dispara: ya hemos agotado las plazas para 2025", afirma Jesper Bank, Director Comercial del Puerto de Esbjerg, "Los gobiernos y las grandes empresas son ambiciosos. Sabemos que hay demanda de energía eólica marina. Y será muy estable en los próximos ocho o diez años".

No es difícil adivinar por qué se eligió el Mar del Norte. Es uno de los lugares más ventosos del planeta. El objetivo es que la energía eólica marina genere 65 gigavatios, el equivalente a 30 reactores nucleares, a finales de esta década. Pero, ¿qué ocurre cuando disminuye la velocidad del viento? El calentamiento global está provocando que esto ocurra con más frecuencia.

El cambio climático puede influir en la variabilidad del viento", afirma Matti Juhani Koivisto, investigador de Dtu Wind and Energy Systems, y añade: "Hay mucha incertidumbre entre los modelos. Pero parecen mostrar un ligero aumento de la variabilidad, en particular una mayor sequía eólica'.

Entre julio y septiembre de 2021, el Reino Unido e Irlanda registraron velocidades del viento muy por debajo de la media. Si esto se repitiera de nuevo este año, ¿qué impacto podría tener en nuestra seguridad energética? "Ya estamos preparados, porque ya lo vemos ahora, tenemos formas de afrontarlo", dice Koivisto, "e incluso si se convierte en un acontecimiento más frecuente en el futuro, tenemos las tecnologías para hacerle frente".

Para hacer frente a lo inesperado, el sector intenta que las turbinas sean cada vez más eficientes. "Con vientos de menor velocidad, las turbinas producen menos potencia", dice Kenneth Thomsen, jefe de división de Dtu Wind Turbine Design, "pero podemos cambiar el diseño para que el rotor sea mayor que el generador y así alcanzar antes la potencia nominal, con una velocidad del viento menor. Esto significa producir una potencia más constante, incluso a velocidades de viento más bajas".

En los próximos años, la capacidad de medir y evaluar la variabilidad del viento será crucial. Disponer de datos fiables sobre la sequía eólica será crucial para una gestión eficaz. La energía eólica es sólo uno de los componentes de un sistema europeo de energías renovables más amplio. Tenemos indicios de que las sequías podrían ser algo más frecuentes en el futuro", afirma Koivisto, "y tenemos que estar preparados para ellas".

Marzo de 2023 fue el segundo más cálido jamás registrado

En marzo, las temperaturas se situaron 0,5 grados centígrados por encima de la media de 1991-2020, según datos del Servicio de Cambio Climático de Copernicus. Esto convierte a marzo en el segundo más cálido jamás registrado.

Copernicus Climate Change Service implemented by ECMWF
Gráfico de marzo.Copernicus Climate Change Service implemented by ECMWF

Si miramos el mapa de anomalías de temperatura, podemos ver cuánto más calor ha hecho en una amplia zona del planeta. Se han registrado muchos nuevos máximos: a finales de mes, en Agadir, la temperatura alcanzó los 38,9 grados. A principios de mes, en Wuhan (China), la temperatura alcanzó los 26 grados, 12 por encima de la media del periodo.

Mientras tanto, hizo más frío en algunas zonas del oeste de Estados Unidos y Canadá. El 27 de marzo, en San Francisco, el termómetro bajó hasta los 5,5 grados, el valor más bajo registrado ese día desde 1898.Pasemos ahora a los datos sobre precipitaciones. En Europa, todas las zonas en azul de este mapa fueron más lluviosas que la media el mes pasado: en el oeste principalmente Irlanda y Francia, en el este Rusia.

Turquía registró las mayores precipitaciones, mientras que en la mayor parte del sur de Europa llovió o nevó menos que la media. La anomalía de las precipitaciones se refleja parcialmente en el mapa de las anomalías de humedad del suelo. El suelo de gran parte de la Península Ibérica es mucho más seco que la media de marzo.

Compartir esta noticia

Noticias relacionadas

España registra la temperatura más alta en lo que va del mes de abril: 38,8 grados

España | Los sevillanos celebran la Feria de Abril bajo un episodio de calor extremo