Más de 70.000 personas podrían haber muerto a causa de las olas de calor del verano de 2022 en Europa

Una anciana se resguarda del sol con un periódico, en Milán, Italia.
Una anciana se resguarda del sol con un periódico, en Milán, Italia. Derechos de autor Luca Bruno/AP Photo, File
Por Lauren Chadwick
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Este artículo se publicó originalmente en inglés

Los investigadores analizaron cómo los datos diarios frente a los semanales pueden subestimar el exceso de muertes por causas relacionadas con el calor.

PUBLICIDAD

Las altas temperaturas de 2022 pueden ser responsables de 70.000 muertes excesivas en Europa, según un nuevo estudio.

Investigadores del Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal) han revisado las estimaciones iniciales de mortalidad relacionada con el calor para el verano de 2022 en un nuevo análisis publicado en la revista The Lancet Regional Health - Europe.

Según Copernicus, el programa de observación de la Tierra de la UE, 2022 fue el segundo año más caluroso registrado en Europa. Se situó alrededor de 0,9º C por encima de la media, con temperaturas estivales en Europa de 1,4º C por encima de la media.

Los científicos de ISGlobal e Inserm habían estimado previamente que más de 61.000 personas murieron en las olas de calor del verano de 2022, siendo Italia el país de la UE más afectado. Han revisado su estimación tras desarrollar un nuevo marco para medir la mortalidad relacionada con el calor.

Modelo basado en las temperaturas diarias y la mortalidad

El nuevo marco se basó en las temperaturas diarias y los registros de mortalidad de 147 regiones de 16 países europeos y les permitió revisar sus cálculos para 2022 basándose en datos históricos.

Afirmaron que su estimación anterior, basada en datos semanales, subestimaba las muertes en un 10,28 %.

Los científicos descubrieron que los modelos de datos semanales, quincenales y mensuales subestimaban la mortalidad relacionada con la temperatura en comparación con un modelo basado en cifras diarias. En periodos de tiempo más largos, las subestimaciones eran más dramáticas.

"Si hoy hay una ola de calor o un episodio de temperaturas muy altas, vemos sistemáticamente un aumento de la mortalidad el mismo día y luego los días siguientes hasta 7 o 10 días", dijo a Euronews Next Joan Ballester Claramunt, investigador de ISGlobal y autor del estudio.

"Así que cuando utilizamos estos conjuntos de datos semanales, que son agregados de mortalidades diarias y promedios de temperaturas diarias, [estamos] simplificando esta asociación retardada entre la temperatura diaria y la mortalidad diaria, y cuando hacemos eso tendemos a subestimar los efectos del calor", añadió.

Recopilar datos diarios de temperaturas y mortalidad es actualmente un "esfuerzo titánico" que puede llevar años, afirmó Ballester, quien argumentó que la Unión Europea debería coordinar estos conjuntos de datos para impulsar la investigación europea.

Se prevén más muertes relacionadas con el calor

La Organización Meteorológica Mundial (OMM) y Copernicus señalaron en un informe conjunto a principios de este año que Europa es el continente que más rápido se calienta del mundo, con un calentamiento dos veces superior a la media mundial desde la década de 1980.

"El estrés térmico sin precedentes que sufrieron los europeos en 2022 fue uno de los principales causantes del exceso de muertes relacionadas con el clima en Europa", declaró en junio el Dr. Carlo Buontempo, director del Servicio de Cambio Climático de Copernicus.

"Nuestra comprensión actual del sistema climático y su evolución nos informa de que este tipo de eventos forman parte de un patrón que hará que los extremos de estrés térmico sean más frecuentes y más intensos en toda la región", añadió.

Investigadores de ISGlobal e Inserm afirmaron en julio que el continente europeo se enfrentará a una media de más de 68.000 muertes por exceso de calor cada verano para 2030 y a más de 94.000 para 2040 a menos que se dé una respuesta eficaz al cambio climático.

Ballester afirmó que aunque los investigadores pueden "proyectar las temperaturas futuras y las mortalidades relacionadas con la temperatura, [el futuro] depende de nuestras acciones".

A través de la mitigación, "podemos disminuir las emisiones de gases de efecto invernadero y reducir el aumento de las temperaturas", mientras que a través de la adaptación, los Gobiernos pueden tomar varias medidas, entre ellas una vigilancia más estrecha de las personas con comorbilidades con riesgo de muerte relacionada con el calor y mejores herramientas de previsión y sistemas de alerta temprana.

Hay "mejoras en la calidad de las viviendas, el aislamiento, la ventilación y también un diseño más inteligente de las ciudades". Éstas, entre muchas otras, son herramientas que podrían aplicarse a distintos niveles para aumentar la resistencia y reducir los efectos", afirmó Ballester.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

¿Cómo las olas de calor podrían cambiar nuestra forma de trabajar?

Calor extremo: ¿cómo afectan las altas temperaturas al cuerpo humano?

Alemania legaliza el consumo de cannabis