EventsEventosPodcasts
Loader
Encuéntranos
PUBLICIDAD

¿Cómo las olas de calor podrían cambiar nuestra forma de trabajar?

El obrero de la construcción Miguel Gómez descansa del calor mientras trabaja en un centro comercial.
El obrero de la construcción Miguel Gómez descansa del calor mientras trabaja en un centro comercial. Derechos de autor AP Photo/Matt Slocum
Derechos de autor AP Photo/Matt Slocum
Por Giulia Carbonaro
Publicado
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Este artículo se publicó originalmente en inglés

Para evitar la peor parte del calor, los trabajadores puede tomarse más descansos, trabajar jornadas más cortas o hacer turnos de noche.

PUBLICIDAD

Este mes de julio ha sido el más caluroso de la historia, y gran parte del sur de Europa ha tenido que soportar temperaturas abrasadoras que han superado los 40 grados.

Es difícil pensar que, ante un calor tan extremo, podamos seguir haciendo trabajando como siempre, con obreros de la construcción saliendo a pasar horas bajo un sol abrasador y empleados que se ven obligados a permanecer en edificios sin aire acondicionado entre 8 y 9 horas al día.

Según un informe de 2019 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) sobre el impacto del estrés térmico en la productividad laboral y el trabajo decente, las temperaturas superiores a 39 ºC pueden dañar gravemente y matar a los trabajadores.

El verano pasado, se estima que 61.000 personas murieron en Europa a causa del calor extremo, según un informe reciente.

"Las olas de calor provocan irritabilidad, la gente trabaja a un ritmo más lento y tiene dificultades para desplazarse", explica a Euronews Julie Davies, profesora de la UCL Global Business School for Health.

"Alteran los niveles de concentración de los trabajadores, causan fatiga y pueden ser muy peligrosas para los trabajadores que desempeñan funciones críticas para la seguridad. Los negocios pueden tener que cerrar durante las horas de más calor y perder clientes, lo que puede agravar la pobreza laboral y el cierre de empresas y perjudicar a las economías", explica Davies.

La profesora cree que "necesitamos algunos cambios urgentes" en nuestra legislación laboral, "sobre todo para las personas vulnerables que tienen que ir a trabajar fuera, que tienen que desplazarse o que están en edificios donde no hay aire acondicionado".

"Los empresarios ya tienen el deber de velar por el trabajo flexible y de hablar con sus empleados sobre lo que funciona y lo que puede matarlos, pero lo que necesitamos es un requisito legal de temperaturas máximas en el lugar de trabajo", añadió Davies.

Manu Fernandez/AP Photo
Constructores trabajan en una obra en Madrid, España, 10 de julio de 2023.Manu Fernandez/AP Photo

La "siesta" se traslada al norte

Aunque la legislación sobre el trabajo en condiciones de calor aún no se ha puesto al día con las temperaturas cada vez más altas en muchos países de Europa (carecen de normativa sobre temperaturas máximas en el lugar de trabajo), los trabajadores de todo el continente ya están haciendo ajustes para soportar el calor con seguridad.

El sitio web alemán de noticias RND informó a principios de este mes de que los funcionarios de salud pública del país recomendaban a los trabajadores hacer una pausa al mediodía, algo parecido a la "siesta" española, para evitar las horas más calurosas del día.

"Deberíamos adoptar el enfoque laboral habitual en los países meridionales en lo que respecta al calor: levantarse temprano, ser productivo por la mañana y echarse la siesta hacia el mediodía es un concepto que deberíamos adoptar en los meses de verano", declaró a la web de noticias Johannes Nießen, director de la Asociación Federal de Médicos de los Departamentos de Salud Pública de Alemania (BVÖGD).

Cambiar los horarios de trabajo

La gente de los países más cálidos y húmedos ya está cambiando sus horarios de trabajo para evitar hacer esfuerzos en las horas centrales del día, el momento en que suele aumentar el riesgo para nuestro bienestar.

"Un colega de la India me contó que los escolares de algunas partes del país ahora van al colegio a las 5 de la mañana y vuelven a las 9 para evitar el calor", explica Davies. "Casi se vuelven nocturnos".

Un patrón de trabajo respetuoso con el calor podría incluir más trabajo a altas horas de la noche, y más descansos como la siesta española.

Un estudio publicado en 2021 en Nature Communications descubrió que alrededor del 30% de las horas de trabajo que perdemos actualmente debido al calor podrían recuperarse si cambiáramos nuestro horario para aprovechar las horas más frescas del día.

"Las soluciones incluyen una legislación laboral nacional para proteger a los trabajadores y educar a los gerentes de línea sobre los riesgos de hipertermia y sus responsabilidades legales", dijo Davies.

"Tenemos que invertir en infraestructuras, análisis de datos climáticos y comunicaciones, culturas en el lugar de trabajo, desarrollo de habilidades y mejoras tecnológicas para mejorar la forma en que prevenimos el estrés térmico", continuó.

"Empresarios y empleados deben trabajar juntos para crear un espacio de diálogo regular. Los empresarios deben acordar ajustes justos y razonables de las horas de trabajo y otras medidas de seguridad, salud y bienestar en el trabajo cuando haya un calor excesivo."

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

El Gobierno de Irán declara dos días de vacaciones por el calor extremo

Verano de extremos: ¿es el cambio climático el culpable de las olas de calor y las inundaciones?

Las mejores universidades del mundo: Dos de Europa en el Top 3