EventsEventos
Loader

Find Us

InstagramFlipboardLinkedin
Apple storeGoogle Play store
PUBLICIDAD

Verano de extremos: ¿es el cambio climático el culpable de las olas de calor y las inundaciones?

Europa se ha abrasado con temperaturas extremas este verano.
Europa se ha abrasado con temperaturas extremas este verano. Derechos de autor AP Photo/Ross D. Franklin, File
Derechos de autor AP Photo/Ross D. Franklin, File
Por Rosie Frost
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Este artículo se publicó originalmente en inglés

Los expertos afirman que si no dejamos de quemar combustibles fósiles hoy mismo, lo que estamos viviendo ahora podría convertirse en la nueva normalidad.

PUBLICIDAD

Las olas de calor de julio han batido récords de temperatura en tres continentes y las fuertes lluvias han provocado inundaciones mortales en todo el mundo.

Los meteorólogos predicen que Europa podría alcanzar en los próximos días la temperatura más alta de su historia, con algunas zonas de Italia a más de 48 grados. China ya ha batido su récord con una temperatura abrasadora de 52,2 ºC en la remota localidad de Sanboa el domingo.

En Estados Unidos, unos 90 millones de personas -el 27% de la población del país- viven en zonas donde se prevé que esta semana se registren niveles peligrosos de calor.

La Organización Meteorológica Mundial (OMM) ha advertido de que no se vislumbra un respiro inmediato para este "verano de extremos". La organización meteorológica de la ONU afirma que las altas temperaturas en todo el mundo podrían prolongarse hasta agosto.

Pero, ¿qué está provocando este clima extremo y es culpa del cambio climático?

¿Es el clima cada vez más extremo?

El cambio climático no sólo significa que haga más calor. Los patrones meteorológicos se alteran, lo que provoca un aumento de la frecuencia e intensidad de los fenómenos extremos, especialmente las altas temperaturas y las lluvias torrenciales.

Según Álvaro Silva, experto de la división de ciencias climáticas de la OMM, cada vez son más los estudios que demuestran la conexión entre el rápido calentamiento y los cambios en los patrones meteorológicos esenciales.

Con el Ártico calentándose cuatro veces más rápido que la media mundial, las investigaciones sugieren que el aumento de las temperaturas en esta región está provocando la ralentización de los fuertes vientos conocidos como la corriente en chorro.

"La corriente en chorro se debilita y se debilita cuando el aire caliente se desplaza hacia el norte y el aire frío hacia el sur", explica.

"En estas condiciones, se establecen patrones meteorológicos casi estacionarios que provocan olas de calor y sequías prolongadas en algunas regiones y fuertes precipitaciones en otras".

AP Photo/Andy Wong
Un residente se echa agua a sí mismo mientras los residentes se refrescan en un día sofocante en una vía fluvial urbana en Pekín, el lunes 10 de julio de 2023.AP Photo/Andy Wong

Se espera que el inicio del fenómeno meteorológico de El Niño en junio no haga sino amplificar la frecuencia e intensidad de estos fenómenos extremos.

Significa que las aguas del Océano Pacífico oriental son más cálidas de lo habitual, lo que potencia los fenómenos meteorológicos extremos y, si se combina con el calentamiento excesivo provocado por el cambio climático, se alcanzan temperaturas récord.

"El desarrollo de El Niño, un fenómeno natural que implica la liberación de calor del Océano Pacífico, también está aportando algo de calor", explica a Euronews Green Friederike Otto, profesora titular de climatología del Instituto Grantham para el Cambio Climático y el Medio Ambiente.

"Pero el cambio climático provocado por el hombre es la principal razón por la que se están batiendo récords de temperatura global", cuenta Otto.

¿Cómo sabemos que la culpa es del cambio climático?

Los climatólogos utilizan complejas simulaciones por ordenador para averiguar si los seres humanos están provocando un empeoramiento de los fenómenos meteorológicos extremos.

En abril de este año, España, Portugal y el noroeste de África sufrieron otra ola de calor récord. En el aeropuerto de Córdoba, en el sur de España, se registraron las temperaturas más altas de la historia en abril, con 38,8 grados.

Los tres días de calor excepcional se sumaron a sequías históricas de varios años en muchas de estas regiones.

Científicos de Marruecos, Francia, Países Bajos, Estados Unidos y Reino Unido se reunieron para evaluar el impacto del cambio climático.

PUBLICIDAD

Llegaron a la conclusión de que la ola de calor del 26 al 28 de abril era "al menos 100 veces más probable" debido a la crisis climática. Según la investigación de World Weather Attribution (WWA), estas temperaturas extremas habrían sido "estadísticamente imposibles" en ausencia del calentamiento global provocado por el hombre.

AP Photo/Thanassis Stavrakis
Una casa dañada se ve dentro de un bosque quemado en Mandra, al oeste de Atenas, Grecia, el miércoles 19 de julio de 2023.AP Photo/Thanassis Stavrakis

Aunque todavía hay que analizar los datos de las olas de calor de este mes de julio, las investigaciones apuntan al cambio climático como causa.

Un informe del IPCC de principios de este año confirmó que se ha producido un aumento de la frecuencia e intensidad de los fenómenos meteorológicos extremos desde la década de 1950. Otro estudio sobre las olas de calor en Europa revela que estos fenómenos se han agravado en las dos últimas décadas.

Según la WWA, sin el cambio climático habría sido "muy improbable" que el Reino Unido alcanzara los 40 grados en julio de 2022.

La doctora Otto afirma que este calor "no tiene precedentes para los humanos" y que Europa está experimentando "olas de calor más largas, calurosas y frecuentes debido al cambio climático provocado por el hombre".

PUBLICIDAD

"La gente puede llamarlo 'nueva era' o 'territorio inexplorado', pero no es un 'colapso climático' ni un 'calentamiento desbocado'. Aún estamos a tiempo de asegurar un futuro habitable para muchos, pero tenemos que eliminar rápidamente los combustibles fósiles y reducir las emisiones globales a cero neto", explica.

¿Nos dirigimos hacia una nueva "frontera climática"?

James Hansen, el científico estadounidense que advirtió por primera vez al mundo sobre el efecto invernadero en 1980, ha declarado que parece que nos dirigimos hacia una "nueva frontera climática".

"En un testimonio ante el Congreso de EE. UU. en 1988 y 1989, y en un documento adjunto al testimonio de 1989, señalamos que el calentamiento global hace que los lugares húmedos sean cada vez más húmedos y los lugares secos cada vez más secos", escribe junto a otros dos científicos del clima en una declaración publicada la semana pasada. 

Afirman que el mundo está evolucionando hacia temperaturas más altas que en cualquier otro momento del último millón de años."En promedio mundial, junio de 2023 fue fácilmente el junio más cálido del registro histórico", se lee en la declaración.

Estos extremos climáticos también significan tormentas más fuertes, sequías más intensas y olas de calor. Y los científicos afirman que este clima seguirá siendo más frecuente y extremo mientras los seres humanos sigan liberando gases de efecto invernadero.

PUBLICIDAD

"Si hoy dejáramos de quemar combustibles fósiles, lo que estamos experimentando ahora se convertiría en la nueva normalidad", afirma la doctora Otto.

"Pero mientras sigamos quemando combustibles fósiles, el clima seguirá calentándose, y veremos extremos mucho más calurosos que este año".

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Alerta meteorológica en la mayor parte de Europa durante todo el fin de semana

El Gobierno de Irán declara dos días de vacaciones por el calor extremo

Unos bebés declaran la guerra por el clima en los tribunales al Gobierno de Corea del Sur