Euroviews. Los agricultores no tienen nada que temer de las reformas ecológicas y de bienestar animal

Protesta de agricultores ante el Senedd, el parlamento galés, febrero de 2024
Protesta de agricultores ante el Senedd, el parlamento galés, febrero de 2024 Derechos de autor AP Photo/Euronews
Derechos de autor AP Photo/Euronews
Por Debbie Tripley
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Las opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no representan de ninguna manera la posición editorial de Euronews.
Este artículo se publicó originalmente en inglés

La amenaza actual a la que nos enfrentamos es existencial. Nuestra propia salud y la de los animales, la naturaleza y nuestro planeta están tan estrechamente ligadas que deben considerarse conjuntamente en las soluciones que adoptemos, escribe Debbie Tripley.

PUBLICIDAD

Actualmente nos enfrentamos a una triple crisis planetariade cambio climático, contaminación y pérdida de biodiversidad. Para resolver estas crisis y asegurar un futuro saludable para las personas, la naturaleza, los animales y nuestro planeta, las reformas agrícolas globales son esenciales e inevitables.

La forma en que producimos los alimentos determinará nuestra propia existencia en este planeta. Lo que se necesita es un sistema alimentario sostenible y resistente -del tipo establecido en la Estrategia de la UE "De la granja a la mesa"- que proporcione alimentos sanos de forma que apoye unos medios de vida dignos para los agricultores y unas comunidades rurales prósperas.

También debe reducir las emisiones y proteger el medio ambiente y la biodiversidad, así como el bienestar de los animales. Seguir como hasta ahora no es una opción, porque nuestra trayectoria actual nos lleva a la extinción. Una cosa es segura: nuestro actual sistema alimentario no funciona para los agricultores. No es de extrañar que hayan salido a las calles de toda Europa para protestar.

Atrapados por un sistema que ha fallado a todos

Los agricultores están atrapados en un sistema injusto que les ha fallado a ellos, al público, a los animales, a la naturaleza y a nuestro planeta. Luchan por ganarse la vida debido a los bajos márgenes de beneficio, la competencia de las grandes explotaciones industriales, el aumento de los costes energéticos y un clima más extremo que, irónicamente, se ve agravado por las prácticas agrícolas intensivas.

La mayoría de los pequeños agricultores no tienen nada que temer de las reformas ecológicas o del bienestar animal. Son las grandes explotaciones industriales las responsables de la mayor parte de los efectos perjudiciales para el medio ambiente y el bienestar animal
Agricultores frente al Parlamento Europeo en Estrasburgo, en marzo de 2024.
Agricultores frente al Parlamento Europeo en Estrasburgo, en marzo de 2024.AP Photo/Jean-Francois Badias

Mientras tanto, este mismo sistema ve a miles de millones de animales de granja confinados en sistemas intensivos que son inmensamente crueles y están acabando con nuestro planeta. Quienes realmente se benefician del sistema alimentario actual son el sector alimentario en general, incluidos los minoristas, así como un puñado de multinacionales de la "gran agricultura" que han anunciado beneficios récord en los últimos años.

Es inevitable que se produzcan cambios significativos y todos tendremos un papel que desempeñar en esta transformación hacia un sistema alimentario más respetuoso con la naturaleza.

La gente está pagando el coste de los daños

La mayoría de los pequeños agricultores no tienen nada que temer de las reformas ecológicas o del bienestar animal. Son las grandes explotaciones industriales las responsables de la mayor parte de los efectos perjudiciales para el medio ambiente y el bienestar animal.

Contaminan el aire y el agua, aumentan el riesgo de enfermedades que afectan a la salud humana, acaparan tierras para producir piensos, malgastan valiosos recursos naturales y acaban con la fauna salvaje mediante el uso de productos químicos y la pérdida de hábitats.

La mejora del bienestar animal y la adopción de prácticas regenerativas aportarán numerosos beneficios positivos tanto a los agricultores como a los trabajadores de la cadena de suministro, contribuyendo a su satisfacción laboral y a su estabilidad económica
A newborn buffalo is seen at a farm near Ciorlano, July 2020
A newborn buffalo is seen at a farm near Ciorlano, July 2020Chris Warde-Jones/AP

Sin embargo, nuestro sistema actual obliga al público a pagar los costes de mitigar estos daños en lugar de cobrar a las empresas responsables. En lugar de apoyar este sistema roto, los agricultores y sus órganos representativos deberían alinearse con los defensores del bienestar animal y el medio ambiente.

La mejora del bienestar animal y la adopción de prácticas regenerativas aportarán numerosos beneficios positivos tanto a los agricultores como a los trabajadores de la cadena de suministro, contribuyendo a su satisfacción laboral y a su estabilidad económica.

Juntos, podemos introducir cambios que creen medios de vida mejores y más sostenibles para los agricultores, así como un futuro más saludable para todos nosotros.

Hay una forma de resolver todo esto

En el caso de la prometida prohibición de las jaulas en la UE, apoyamos la concesión de ayudas económicas a los agricultores para que puedan llevar a cabo esta transición mediante la reorientación de las subvenciones.

Los fondos públicos deben ayudar a sufragar los costes de capital que supone la transición a sistemas sin jaulas, y hay que animar a los bancos a que ofrezcan financiación favorable a los ganaderos que adopten sistemas de alto bienestar.

Los agricultores que adopten normas estrictas en materia de medio ambiente y bienestar animal también deberían recibir exenciones fiscales para incentivar adecuadamente los cambios que benefician a toda la sociedad.

No tiene sentido que sólo el 20% de los beneficiarios de la PAC reciban el 80% de los fondos, beneficiándose claramente la "gran agricultura" en detrimento de los pequeños agricultores
Trabajadores de Polonia y Ucrania recogen fresas en un campo cerca del Mar Báltico en Hohen Wieschendorf, en julio de 2020.
Trabajadores de Polonia y Ucrania recogen fresas en un campo cerca del Mar Báltico en Hohen Wieschendorf, en julio de 2020.Jens Buettner/dpa via AP

Debemos estudiar urgentemente cómo reestructurar nuestros sistemas públicos y económicos para que podamos ofrecer a los agricultores un buen medio de vida, dietas más equilibradas y sanas para todos y un sector ganadero redimensionado, que en la actualidad es desproporcionadamente grande.

Se necesitan incentivos de mercado para garantizar la inversión pública y privada y que los gobiernos reorienten las subvenciones hacia sistemas proteínicos más diversos.

En lugar de gastar fondos públicos en sistemas perjudiciales, deben reformarse los mecanismos financieros como la Política Agrícola Común (PAC) para que los fondos puedan reorientarse a ayudar a los agricultores a realizar una transición justa hacia prácticas agrícolas sostenibles y respetuosas con la naturaleza.

No tiene sentido que sólo el 20% de los beneficiarios de la PAC reciban el 80% de los fondos, beneficiándose claramente la "gran agricultura" en detrimento de los pequeños agricultores.

PUBLICIDAD

La amenaza a la que nos enfrentamos es existencial

La creación de condiciones equitativas también es vital. Además de adoptar las estrictas normas de la UE en materia de bienestar y medio ambiente, debemos garantizar que esas mismas normas se apliquen a los productos importados de forma coherente con las normas de la Organización Mundial del Comercio (OMC).

Ver a los ganaderos perjudicados por importaciones baratas producidas con normas deficientes sería una bofetada no sólo a los ganaderos, sino también a los ciudadanos de la UE, el 84% de los cuales quiere que se proteja mejor el bienestar de los animales de granja.

La amenaza actual es existencial. Nuestra propia salud y la de los animales, la naturaleza y nuestro planeta están tan estrechamente ligadas que deben considerarse conjuntamente en las soluciones que adoptemos.

Cuanto antes iniciemos una transición justa hacia un sistema alimentario sostenible, resistente e integrador que respete plenamente el bienestar de los tres, mejor será también para los agricultores.

Debbie Tripley es Directora Global de Campañas y Política de Compassion in World Farming.

PUBLICIDAD

En Euronews creemos que todas las opiniones son importantes. Póngase en contacto con nosotros en view@euronews.com para enviarnos sus propuestas y participar en la conversación.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Aprobada la Ley de Restauración de la Naturaleza pese a la negativa de los agricultores

Punto de inflexión en la Amazonia: Hasta un 47% de la selva está amenazada por el cambio climático y la deforestación

El cambio climático está matando a millones de personas: Un experto explica por qué muchas muertes pasan desapercibidas