EventsEventos
Loader

Find Us

InstagramFlipboardLinkedin
Apple storeGoogle Play store
PUBLICIDAD

Una empresa belga se reinventa fabricando mascarillas transparentes para sordos

una empleada cose mascarillas
una empleada cose mascarillas Derechos de autor Euronews 2020
Derechos de autor Euronews 2020
Por Gregoire Lory
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

Lo que empezó como una necesidad para sus propios empleados con discapacidades, ha suscitado un gran interés en el sector sanitario

PUBLICIDAD

Reconvertirse para sobrevivir. A lo largo de los últimos cincuenta años, la empresa belga Broaching Renaître ha trabajado en el sector de los catálogos. Ahora fabrica mascarillas para sordos. Una tela transparente permite leer en los labios.

Todo sucedió muy rápido. A principios de mayo diseñaron un prototipo e inmediatamente las autoridades regionales les encargaron 10.000 mascarillas. "En dos días compramos máquinas de coser, compramos tela, establecimos un método de trabajo, preparamos a nuestros monitores y elaboramos hojas descriptivas con los pasos a seguir para su producción. Un viernes llegaron quince voluntarios, aprendieron a coser y el lunes siguiente estábamos operativos", recuerda su directora Sabine Charlier.

Gracias a estas mascarillas, las personas con dificultades auditivas pueden comunicarse sin tomar riesgos. "Antes tenía que alejarme de mis interlocutores para poder hablar. Ahora con esta pieza transparente puedo leer en los labios de las personas y es mucho más fácil comunicarme en la vida cotidiana", explica Donia Dubois, una de las empleadas sordas de la empresa.

De los 150 empleados que tiene la compañía, alrededor del 60% tiene algún tipo de discapacidad. Estas mascarillas eran, por lo tanto, una necesidad. Pero además, ha permitido que la empresa siga a flote, pues ha suscitado un gran interés en el mercado.

"Hemos visto que hay una gran demanda entre los logopedas, los maestros de primaria, el personal sanitario de los hospitales y también entre los que trabajan con personas mayores porque para algunas personas es muy difícil no ver la expresión de la cara ".

La compañía produce unas 300 mascarillas al día gracias a quince personas que nunca antes habían cosido.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

El desecho del material sanitario se convierte en el nuevo agente contaminante del planeta

El primer ministro irlandés: "Reconocer el Estado palestino es el único camino hacia la paz"

Las 'puertas giratorias' entre altos funcionarios de la UE despiertan la preocupación de la Defensora del Pueblo