This content is not available in your region

Bruselas propone nuevas normas para los trabajadores de plataformas

Access to the comments Comentarios
Por Aida Sanchez Alonso  & Maria Psara
euronews_icons_loading
Bruselas propone nuevas normas para los trabajadores de plataformas
Derechos de autor  Olivier Matthys/Copyright 2020 The Associated Press. All rights reserved

¿Asalariados o autónomos? Esta es la pregunta que la Comisión Europea ha tratado de responder con su nueva propuesta para los trabajadores de plataformas.

La propuesta de directiva presentada este jueves bebe de la ley rider española y establece una serie de criterios para determinar cuándo los trabajadores deben ser considerados asalariados. Lo que significa que unos 4 millones de personas, como conductores de Uber o repartidores de Deliveroo, podrían ser reasignados como asalariados.

"La edad media todavía es bastante baja, unos 20 años, aunque ahora también hay personas un poco más mayores que tienen este como su trabajo principial Y este es un argumento para decir, bueno, si la gente tiene este trabajo como su trabajo principal, realmente necesitan la protección porque si tienen familia, si tienen un accidente o una enfermedad hay que protegerlos", asegura el comisario de Empleo y Derechos Sociales, Nicolas Schmit. 

Los trabajadores obtendrán el estado de asalariado si se cumplen dos de estos criterios: 

- El nivel de remuneración es fijo

- Hay unas reglas de apariencia que deben ser respetadas

- Las actividades son supervisadas de forma electrónica

- No hay libertad para elegir las horas de trabajo

- La posibilidad de trabajar para otros está restringida.

La reclasificación como asalariados garantizaría los derechos laborales para los trabajadores. Como por ejemplo la negociación colectiva, la protección ante accidentes o desempleo y la contribución a las pensiones. Los sindicatos creen que se ha ganado una batalla, pero no la guerra. "Claramente damos la bienvenida a la directiva que está sobre la mesa. Tiene bases sólidas y buenas herramientas y la posibilidad de funcionar. Pero, por supuesto, tenemos que asegurarnos de que la presunción de laboralidad se aplique a todas las plataformas y que de un día para otro no se cambie esta condición general”, apunta Ludovic Voet, de la Confederación Europea de Sindicatos.

A pesar de que aún queda una larga negociación hasta que el texto sea una realidad, la propuesta no ha gustado a las empresas de plataformas. Creen que una reclasificación a nivel europeo podría suponer que hasta 250.000 personas dejaran el trabajo ante la pérdida de flexibilidad.