This content is not available in your region

El vino se salva de ser etiquetado como producto cancerígeno

Access to the comments Comentarios
Por euronews
El vino se salva de ser etiquetado como producto cancerígeno
Derechos de autor  Jessica Christian/San Francisco Chronicle

El vino ha sido el principal protagonista de la votación del Plan Europeo contra el Cáncer que ha tenido lugar en el Parlamento Europeo. La bebida alcohólica no será etiquetada como producto cancerígeno gracias a una enmienda que hace que los productores vitivinícolas del sur de Europa puedan respirar tranquilos.

Los eurodiputados adoptaron por 652 votos a favor, 15 en contra y 27 abstenciones un texto el miércoles que establece un vínculo entre el consumo de alcohol y el riesgo de cáncer que ha levantado polémicas entre muchos de los eurodiputados de los países productores de vino.

La propuesta, que equiparaba el consumo de vino o cava con el de tabaco, ha sufrido modificaciones en su aprobación final. Aunque es posible que ahora las botellas de vino y otros productos alcohólicos tengan que adaptar sus etiquetas en un esfuerzo por prevenir riesgos para la salud, de manera similar a como tuvieron que adaptarse los paquetes de cigarrillos.

El "Plan Europeo contra el Cáncer", elaborado por la Comisión Parlamentaria Especial para la lucha contra el cáncer (BECA por "Beating Cancer"), se debatió en Estrasburgo en el Parlamento Europeo, lo que prepara el terreno para una serie de propuestas legislativas para reforzar la UE en su lucha contra el cáncer.

El plan incluye programas de prevención que deben "proporcionar a los ciudadanos las herramientas y la información para llevar una vida sana", defendió la comisaria europea de Sanidad, Stella Kyriakides.

Es una idea apoyada por ecologistas europeos, incluida la eurodiputada Manuela Ripa del grupo Verdes/ALE. “Necesitamos un mejor etiquetado y los consumidores deben poder reconocer de un vistazo si el producto es saludable”, dijo Ripa.

“Porque tenemos hechos científicos que prueban que todas las formas de consumo de alcohol, incluso con moderación, pueden conducir a formas de cáncer. ¿Por qué no proteger a nuestros consumidores? Esto no impedirá que nadie se tome una copa de vino, pero dará una información clara a nuestros consumidores”, añadió la eurodiputada que no quiere anteponer el beneficio a la salud.

Restricciones "inaceptables"

Para la eurodiputada Joëlle Mélin, del grupo de extrema derecha Identidad y Democracia, el texto prepara “un camino legislativo hacia restricciones supranacionales inaceptables”.

“En cuanto al alcohol o al tabaco, nos estamos acercando a limitaciones, incluso cuando solo hay comportamientos festivos, y es la industria vitivinícola europea la que está en peligro”, ha advertido.

Sin embargo, el texto final ha sido suavizado por una serie de enmiendas introducidas por los países del sur de Europa, los principales productores, que pidieron no "criminalizar" el consumo de bebidas alcohólicas. Entre las enmiendas adoptadas, una introduce la noción de “consumo nocivo”. Y las etiquetas ya no deberían "alertar" sino "informar".

“Rechazamos el consumo excesivo de alcohol, que es perjudicial para la salud, y defendemos el consumo moderado de vino y nuestra famosa dieta mediterránea”, escribió en Twitter Dolors Montserrat, eurodiputada española del Grupo Popular.

Un plan de 4 000 millones de euros

La eurodiputada y oncóloga francesa Véronique Trillet-Lenoir cree que es necesario crear un registro de las desigualdades que provoca el cáncer. “El cáncer nos afecta a todos. Sin embargo, somos totalmente desiguales frente a la enfermedad. Las diferencias en las tasas de supervivencia pueden variar hasta en un 25% de un país a otro de la Unión Europea y esto es inaceptable. Es nuestro deber iniciar la reducción de estas desigualdades apoyadas en la creación de un registro de desigualdades”, ha defendido Trillet-Lenoir.

Esta prioridad ha sido la guía para el trabajo de la comisión BECA, que quiere dar respuesta a una enfermedad que provoca la muerte de 1,3 millones de personas cada año, incluidos 6 000 niños.

El plan europeo de lucha contra el cáncer recibirá una financiación de 4 000 millones de euros, incluidos 1 250 millones de euros del futuro programa EU4Health.

El plan fue defendido por la comisaria europea de Salud, Stella Kyriakides: “Es la primera vez que Europa tiene un plan, 4 000 millones de euros, para llevar a cabo acciones y un plan que considera el fenómeno en su conjunto”.

La comisario ha añadido que el informe llega en un momento crucial porque “la epidemia de la Covid-19 ha tenido un impacto muy específico en el desarrollo del cáncer al retrasar los exámenes de detección y el diagnóstico temprano, posponiendo la cirugía y los tratamientos”.

En su "Plan europeo para vencer al cáncer" presentado a principios de febrero, la Comisión se ha fijado el objetivo de lograr una reducción de "al menos un 10% del consumo nocivo de alcohol para 2025".