This content is not available in your region

¿Pueden la Unión Europea o Ucrania utilizar alguna vez los activos congelados de Rusia?

Access to the comments Comentarios
Por Alice Tidey
Yate
Yate   -   Derechos de autor  AP Photo/Francisco Ubilla

Tanto Washington como Bruselas se han pronunciado a favor de utilizar los activos rusos congelados por las sanciones para financiar la resistencia o la reconstrucción de Ucrania, pero hacerlo es probablemente un campo de minas legal que podría llevar años.

El presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, declaró el jueves a la agencia de noticias Interfax-Ucrania que está "absolutamente convencido de que es extremadamente importante no sólo congelar los activos, sino también hacer posible su confiscación, para que estén disponibles para la reconstrucción del país".

A continuación, reconoció que confiscar los activos de las personas sancionadas "no es tan sencillo" y que probablemente sería "un proceso difícil y largo", y dijo que ha dado instrucciones al servicio jurídico del Consejo Europeo para que lo estudie.

Sus comentarios se produjeron una semana después de que el Presidente de Estados Unidos, Joe Biden, pidiera al Congreso que agilizara la legislación para confiscar y vender las propiedades de las personas sancionadas para "ayudar a construir Ucrania".

La Unión Americana de Libertades Civiles, una organización sin ánimo de lucro cuyo objetivo es defender los derechos otorgados por la Constitución estadounidense, advirtió sin embargo que sería "inconstitucional". Otros juristas han emitido reservas similares sobre los planes. 

Cientos de miles de millones de euros congelados

"Nos encontramos en un territorio sin precedentes", subrayó a Euronews Ian Bond, director de política exterior del Centro de Reforma Europea (CER).

Sin embargo, añadió, "hay algunas perspectivas de que, eventualmente, Ucrania pueda extraer algo de dinero de estos activos congelados. Pero sería muy, muy complicado y probablemente llevaría mucho tiempo".

En teoría, los activos congelados a causa de las sanciones podrían permanecer congelados indefinidamente. Para descongelarlos sería necesario que la persona o entidad sancionada impugnara con éxito la orden en los tribunales o que las víctimas organizaran sus propias batallas legales para recibir parte de los activos congelados como compensación.

En el caso de Ucrania, los países occidentales han sancionado tanto a organismos estatales, funcionarios y empresas estatales rusas como a oligarcas y empresas privadas que, según dicen, han ayudado a Moscú a financiar y llevar a cabo su sangrienta invasión.

Es difícil cuantificar cuánto se ha congelado, aunque se calcula que se han congelado 300.000 millones de dólares (283.000 millones de euros) de las reservas de divisas del Banco Central de Rusia en todo el mundo.

La UE anunció a principios de abril que su Grupo Operativo había congelado activos por valor de 29.500 millones de euros, entre ellos barcos, helicópteros, bienes inmuebles y obras de arte, y bloqueado unas transacciones por valor de 196.000 millones de euros.

Por su parte, el Reino Unido ha declarado que ha congelado 500.000 millones de libras (583.000 millones de euros) de bancos o empresas rusas, algunas de ellas parcialmente estatales, y otros 150.000 millones de libras (175.000 millones de euros) de activos de oligarcas y sus familiares.

Activos estatales frente a activos individuales

"Creo que es mucho más fácil para Ucrania o para los ucranianos individuales que han sufrido como resultado de esta guerra emprender acciones para hacerse con los activos del Estado", explicó Bond, "porque hay una conexión muy clara entre las decisiones y las acciones del Estado y sus agentes y los activos que han sido congelados".

"Todo se vuelve mucho más fácil si la Corte Penal Internacional determina que Rusia ha cometido genocidio o crímenes contra la humanidad. Si el Estado ucraniano o los ucranianos a título individual tienen una sentencia de la Corte Penal Internacional que dice que se les ha hecho un daño terrible -los daños más graves que puede cometer un Estado- entonces es un poco más fácil empezar a ir a otras jurisdicciones y otros tribunales y decir: 'Queremos hacer cumplir esta sentencia'", prosiguió.

Al parecer, el Banco Central de Rusia está estudiando la posibilidad de emprender acciones legales para recuperar sus reservas de divisas, aunque el hecho de que estén depositadas en muchas jurisdicciones diferentes lo hará más difícil.

Según Bond, Bruselas dificulta especialmente este tipo de desafíos.

"En el caso de la UE, probablemente se acuda al Tribunal de Justicia Europeo. La experiencia de los individuos que han intentado que se levanten las sanciones contra ellos, generalmente en relación con el apoyo al terrorismo, es que les resultará bastante difícil ganar.

"Y será muy difícil, incluso si se gana, conseguir que se descongelen los activos, porque lo que la Comisión tiende a hacer en esas circunstancias es reformular la base de la congelación de los activos para satisfacer las objeciones que el tribunal ha planteado en lugar de devolver los activos", dijo.

Pero mientras que las autoridades europeas, estadounidenses o ucranianas pueden montar batallas legales para confiscar estos activos estatales congelados para ayudar a Ucrania a resurgir de las cenizas de la guerra, sin duda será mucho más difícil reclamar los activos de los oligarcas y sus familiares. Es probable que la carga de la prueba sea mucho más difícil de cumplir.

"Demostrar un vínculo entre las acciones criminales en Ucrania y el yate de alguien es bastante difícil de hacer", destacó Bond.

El presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, afirmó a principios de esta semana que el país necesitará al menos 600.000 millones de dólares para reconstruirse.