EventsEventosPodcasts
Loader
Encuéntranos
PUBLICIDAD

¿Qué opciones les quedan a los bancos rusos sin el sistema de pagos SWIFT?

Una mujer en una oficina de cambio de moneda en San Petersburgo, Rusia, el viernes 25 de febrero de 2022
Una mujer en una oficina de cambio de moneda en San Petersburgo, Rusia, el viernes 25 de febrero de 2022 Derechos de autor AP
Derechos de autor AP
Por Euronews en español
Publicado
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

SWIFT es el principal sistema para realizar transacciones financieras, pero no es el único.

PUBLICIDAD

Como parte de su lista de sanciones —cada vez más amplia— la Unión Europea ha prohibido a los principales bancos rusos el acceso a SWIFT, el sistema de alta seguridad que permite realizar transacciones financieras en todo el mundo.

Con sede en Bélgica, SWIFT es el actor dominante en las finanzas modernas: según la organización, más de 11.000 instituciones en más de 200 países utilizan la red para realizar pagos.

Se calcula que SWIFT envía, como media, 42 millones de mensajes al día.

Los dirigentes de la UE optaron por expulsar de SWIFT a un grupo selecto de bancos rusos, entre ellos el Sberbank, el mayor del país, con el objetivo de aislar al Kremlin de la economía mundial y drenar gradualmente los recursos que vierte en la invasión militar de Ucrania.

Pero estar fuera de SWIFT no es el final del camino. Simplemente añade más obstáculos y complicaciones.

Los bancos incluidos en la lista negra siguen teniendo una serie de opciones limitadas —y a veces arriesgadas— para eludir la prohibición de SWIFT y seguir haciendo negocios con sus socios internacionales.

Vea en nuestro vídeo las diferentes alternativas al sistema SWIFT.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

La UE buscará remodelar sus normas bancarias para evitar la caída de bancos medianos

Rusia bombardea un hospital en Mykolaiv y continúa su ofensiva

¿Qué es el SWIFT? Así funciona la “bomba atómica” económica que la UE quiere usar contra Rusia