This content is not available in your region

La guerra de Ucrania: Guía país por país sobre cómo la invasión rusa ha cambiado Europa

Access to the comments Comentarios
Por David Mac Dougall, Andrea Carlo, Joshua Askew, Verena Schad, David Hutt, Madalin Necsutu, Nenad Jaćimović, Vincent Coste
Los líderes europeos sobre un mapa de Ucrania.
Los líderes europeos sobre un mapa de Ucrania.   -   Derechos de autor  Crédito: Euronews

La guerra de Rusia ha traído muerte, destrucción y miseria a Ucrania en los últimos seis meses. Pero, ¿cómo ha cambiado el conflicto al resto de Europa?

Austria: Mantener la fe en la neutralidad

Por David Hutt y Verena Schad

La guerra ha suscitado un debate sobre la fe en la neutralidad que Austria mantiene desde hace décadas.

Esta política, que se remonta a 1955, cuando el país fue ocupado por las fuerzas aliadas, significa que Austria no forma parte de la alianza militar de la OTAN.

Sin embargo, a la luz de la invasión rusa, algunos quieren un replanteamiento.

"Es necesario un debate crítico sobre los pros y los contras de la neutralidad, aunque la gran mayoría de la población apoya la casi mítica neutralidad", dijo Alfred Gerstl, de la Universidad de Viena.

El canciller Karl Nehammer ha "expresado claramente su deseo de no debatir ahora esta delicada cuestión", añadió Gerstl.

La idea de que la neutralidad no debe debatirse cuenta también con el apoyo de la opinión pública, según una encuesta.

Para subrayar esta postura neutral, Nehammer, a mediados de abril, se convirtió en el primer líder europeo en visitar al Presidente ruso Vladimir Putin para mantener conversaciones cara a cara desde el comienzo de la guerra.

Bélgica: Retraso en el abandono de la energía nuclear

Por Andrea Carlo

Bélgica ha retrasado el cierre de sus centrales nucleares por temor a que la guerra de Ucrania provoque una crisis energética.

El país, que cuenta actualmente con siete reactores, tenía previsto eliminar su dependencia de la energía nuclear para 2025. Pero el aumento de los precios del gas y el riesgo de que se corte el suministro ruso a Europa han hecho que cambie de opinión.

Bélgica dice que retrasará 10 años el abandono de la energía nuclear, hasta 2035.

Bulgaria: la guerra agrava las relaciones con Rusia

Por Euronews Bulgaria

La guerra en Ucrania ha deteriorado rápidamente las relaciones entre Moscú y Bulgaria, antiguo aliado soviético durante la época comunista.

El gobierno de coalición prooccidental de Kiril Petkov no sólo apoyó las sanciones de la UE contra Rusia, sino que también rechazó la exigencia de Moscú de pagar el gas ruso importado en rublos.

Esto hizo que Gazprom interrumpiera el suministro de gas al país, que dependía casi totalmente de la energía rusa importada.

En julio, Petkov y su homólogo griego inauguraron un nuevo gasoducto entre los dos países, bombeando energía desde Azerbaiyán.

Unas semanas antes, el gobierno de Petkov cayó después de que la guerra de Ucrania -entre otros asuntos- pusiera de manifiesto las divisiones dentro de la coalición gobernante.

Las nuevas elecciones están previstas para principios de octubre.

Mientras tanto, se han producido protestas en Sofía ante el temor de que el actual gobierno provisional reinicie las conversaciones con Gazprom para volver a abrir los grifos del gas ruso.

La guerra también ha acentuado las divisiones en el seno de la sociedad búlgara, impulsadas por una gran prevalencia de la desinformación sobre lo que ocurre en Ucrania.

En mayo, una encuesta de Gallup International sobre los Balcanes reveló que casi una cuarta parte de los encuestados (23,3%) apoyaba la guerra de Vladimir Putin en Ucrania.

La misma encuesta mostró que el 58,8% desaprueba la invasión rusa.

Credit: Valentina Petrova/AP
Un manifestante frente al edificio de la Presidencia búlgara el miércoles 10 de agosto de 2022.Credit: Valentina Petrova/AP

República Checa: Aliado clave de Kiev que ha acogido a los refugiados ucranianos

Por David Hutt

Según el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), se han registrado más de 413.000 refugiados en la República Checa.

Eso supone alrededor del 4% de los 10,7 millones de habitantes del país. En comparación, los 1,3 millones de refugiados ucranianos registrados en Polonia representan el 3,3% de su población.

Según una encuesta publicada en marzo, el 85% de los encuestados checos apoyaba que su gobierno abriera las puertas a los refugiados ucranianos.

Otro sondeo realizado el mes pasado reveló que el 75% estaba a favor de acoger a los ucranianos.

Se cree que hay simpatía por estar en el extremo amargo de un ataque ruso. El 21 de agosto de 1968, cuando los manifestantes checoslovacos salieron a la calle para exigir un liderazgo más liberal a su régimen comunista, los tanques soviéticos entraron en escena para sofocar la "Primavera de Praga". Naturalmente, los checos -y los eslovacos- sienten simpatía por lo que consideran otras víctimas de la agresión rusa.

La aceptación de los emigrantes ucranianos se ha visto facilitada por la tasa de desempleo típicamente baja del país (alrededor del 3,3% en julio), según Lubomír Kopeček, profesor de ciencias políticas de la Universidad de Masaryk.

El Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales checo tuiteó a mediados de agosto que unos 101.000 de los refugiados habían encontrado trabajo.

La guerra de Rusia en Ucrania también ha reforzado el reciente pivote de Praga hacia Occidente, como la OTAN, la Unión Europea y Washington.

Ha sido uno de los defensores más activos de Ucrania dentro de Europa.

"La fuerte postura pro-ucraniana que han adoptado es creíble y coincide con una parte importante de la opinión pública en la República Checa", dijo Sean Hanley, profesor asociado de política de Europa Central y Oriental en el University College de Londres.

Dinamarca: La guerra provoca un cambio histórico

Por Andrea Carlo

Mientras Suecia y Finlandia han acaparado los titulares al anunciar que quieren entrar en la OTAN en respuesta a la guerra de Ucrania, Dinamarca también ha tomado una decisión histórica.

Aunque es miembro fundador de la OTAN, Copenhague ha optado durante mucho tiempo por no participar en las políticas de defensa de la UE.

Sin embargo, todo esto cambiará ahora, tras un referéndum celebrado en junio en el que el 66,9% de los daneses apoyó la alineación de Dinamarca con Bruselas.

"Esta noche Dinamarca ha enviado una señal muy importante", dijo la Primera Ministra danesa, Mette Frederiksen, poco después de anunciarse el resultado.

"A nuestros aliados en Europa y la OTAN, y a (el presidente ruso Vladimir) Putin. Estamos demostrando que cuando Putin invade un país libre y amenaza la estabilidad en Europa, otros nos unimos".

"Dinamarca puede ahora participar en la cooperación europea en materia de defensa y seguridad. Y por eso, estoy muy, muy contento".

AP Photo/Sergei Grits
Agentes de policía junto a un tanque soviético T-34 que fue instalado como monumento en Narva, Estonia, el martes 16 de agosto de 2022.AP Photo/Sergei Grits

Estonia: El apoyo a Ucrania está por las nubes... como su inflación

Estonia es el punto caliente de la inflación en Europa: su tasa anual alcanzó el 23,2% a principios de este mes.

Pero la subida de los precios -impulsada por el aumento del coste de la energía debido a la guerra- no ha hecho cambiar la posición de Estonia como una de las principales voces de apoyo a Ucrania en el continente.

Tallin ha dado 250 millones de euros en ayuda militar a Ucrania, un tercio del presupuesto anual de defensa del país.

Estonia, que antes formaba parte de la Unión Soviética, ha acogido a 50.000 refugiados ucranianos (el 4% de su población), ha pedido que se impongan sanciones más duras a Rusia y ha prohibido recientemente la entrada de rusos en el país.

También ha comenzado a retirar los monumentos de la época soviética de los espacios públicos de todo el país.

Tallin se ha comprometido a dejar de importar gas ruso y, para compensar, está construyendo una terminal flotante de GNL en Paldiski. 

Francia: Esforzándose por mejorar su independencia energética

Por Vincent Coste

Al igual que en muchos países europeos, la escasez de energía como consecuencia de la invasión de Ucrania por parte de Rusia está teniendo un impacto directo en la vida cotidiana.

Francia depende mucho menos de Rusia para su suministro de gas -importó el 17% de sus necesidades de gas de Rusia en 2020-, pero el aumento de los costes energéticos, incluidos los de la gasolina y la electricidad, contribuyó a impulsar la inflación hasta el 6,1% en julio, según el instituto de estadística francés.

En respuesta, París ha introducido varias medidas para ayudar a los hogares, como un "descuento en el combustible". Esta ayuda, que actualmente es de 0,18 euros por litro, se incrementará a 0,30 euros por litro en septiembre y octubre. Se mantendrá hasta diciembre, cuando bajará a 0,10 euros.

El Gobierno también ha mantenido su "blindaje tarifario" para limitar la subida de la factura de la luz al 4% y congelar los precios del gas en su nivel de octubre de 2021. El régimen se prorrogará hasta finales de 2022. Además, se han destinado 230 millones de euros a los hogares con bajos ingresos que utilizan petróleo para la calefacción.

Por último, el Gobierno renacionalizará EDF, la mayor compañía eléctrica del país. Su objetivo es proteger la independencia energética de Francia, socavada por la guerra de Ucrania.

Esta independencia energética se ha visto aún más perjudicada por los problemas de las centrales nucleares francesas, que en el pasado hicieron que el país fuera un exportador neto de electricidad. Pero problemas como la corrosión hicieron que en junio 27 de los 56 reactores estuvieran cerrados. París se ha comprometido a renovar sus centrales nucleares. 

Inflación en la UE (variación anual)

Finlandia y Suecia: cómo la guerra de Ucrania dejó de lado la neutralidad

Por David Mac Dougall

A principios de 2022, pocos habrían apostado que en otoño tanto Finlandia como Suecia habrían solicitado el ingreso en la OTAN y estarían acercándose al final de su proceso de adhesión.

En Suecia, los socialdemócratas en el poder tenían una fuerte tradición de neutralidad en su ADN, y no había ningún interés especial entre los votantes por la adhesión; mientras que en Finlandia sólo un gran partido político había sido fuertemente pro-OTAN y el interés público por la adhesión había languidecido por debajo del 30% durante décadas (¡aunque los estamentos diplomáticos, militares y de política de seguridad estuvieran ansiosos por unirse a la primera oportunidad posible!)

Todo esto cambió con la invasión rusa de Ucrania. Seis meses después, los dos países nórdicos, que de todos modos estaban estrechamente alineados con la OTAN, están llevando a cabo operaciones militares regulares con las fuerzas de la OTAN en su territorio y en el cielo, y pronto estarán cubiertos por el artículo V de la OTAN sobre la defensa colectiva contra cualquier futura agresión rusa.

Aunque Rusia ha dicho que habría "consecuencias" no especificadas para la adhesión a la OTAN, las amenazas no han servido de nada hasta ahora.

"Los finlandeses están ahora más orientados a la seguridad", dijo Krista Mikkonen, ministra del Interior en funciones de Finlandia.

"Siempre hemos prestado atención a la seguridad de nuestra sociedad y, de hecho, somos uno de los países más seguros del mundo. Sin embargo, el ataque de Rusia a Ucrania ha traído la seguridad al debate público en Finlandia con más fuerza que antes. Los finlandeses se han sentido tristes y conmocionados por el ataque y quieren reforzar también nuestra propia seguridad", declaró a Euronews.

En Finlandia, en particular, un país que comparte la frontera más larga de la UE con Rusia, se ha aceptado a regañadientes que, si bien los sucesivos gobiernos y presidentes se esforzaron por mantener abiertos los canales de comunicación con el Kremlin, y establecieron sólidas relaciones en cuestiones que van desde la seguridad marítima hasta los intercambios culturales, nada de ello fue suficiente para poder confiar en los rusos cuando se trata de la seguridad.

"La seguridad es mucho más que las armas. También incluye la defensa de nuestros valores democráticos", dijo Mikkonen.

"En muchas zonas de Finlandia la interacción a través de la frontera oriental ha sido activa y las conexiones a nivel de base fuertes. Ahora hay mucha confusión e incertidumbre sobre si se volverá a esto en el futuro".

Credit: AP
La primera ministra finlandesa, Sanna Marin en Estocolmo, Suecia, el miércoles 13 de abril de 2022.Credit: AP

Alemania: ¿El aumento de los costes de la energía pondrá en peligro la solidaridad con Ucrania?

Por Verena Schad

Ningún otro gran país de la Unión Europea ha llegado a depender tanto de la energía rusa como Alemania.

Por ello, la perspectiva de que Gazprom limite el suministro de gas en los próximos meses provoca ansiedad.

De hecho, en medio de la reciente ola de calor, los alemanes se apresuraron a comprar calefactores eléctricos para prepararse para una posible crisis energética este invierno.

El gobierno, por su parte, está imponiendo el ahorro de energía en el sector público para llenar los depósitos de gas antes del invierno, así como una tasa de gas de 2,4 céntimos por kilovatio hora, que se suma a la tarifa de gas ya drásticamente incrementada. Así que puede resultar realmente caro para los alemanes, un hogar de cuatro personas puede esperar pagar unos 500 euros más al año, sin incluir el IVA.

Estos costes adicionales podrían poner en peligro la solidaridad de Ucrania a largo plazo. Los críticos y los teóricos de la conspiración ya han tomado posiciones para agitar de nuevo contra el Estado. Se están pintando imágenes de un "invierno de furia" con levantamientos populares sin precedentes, especialmente en las redes sociales.

Sin embargo, el profesor Uwe Demele, de la Universidad de Ciencias Aplicadas de Eberswalde, afirma que tal escenario catastrófico está muy lejos de la realidad.

"Probablemente se aceptarán pérdidas como un alto precio del gas siempre que no amenacen su existencia", dijo a Euronews.

Al margen de los precios de la energía, otro gran tema en Alemania es el suministro de armas a Ucrania.

El canciller Olaf Scholz fue criticado en toda Europa por sus dudas a la hora de enviar armas pesadas para ayudar a Kiev.

Además, Alemania se comprometió a gastar 100.000 millones de euros en la modernización de su ejército, algo muy importante en un país en el que el sentimiento pacifista es muy fuerte a la luz de las atrocidades cometidas por los nazis durante la Segunda Guerra Mundial. 

Hungría: ¿Ayudó la guerra a Orbán a conseguir un cuarto mandato?

Por Josh Askew

En abril, poco más de un mes después de la invasión rusa, el partido gobernante Fidesz de Viktor Orbán ganó unas elecciones récord, las cuartas consecutivas.

Una de las principales afirmaciones de Orbán en el período previo a la votación fue que él solo mantendría a Hungría fuera de la guerra, mientras que la oposición arrastraría al antiguo país comunista a un sangriento conflicto prolongado con Rusia.

"La guerra en Ucrania proporcionó al primer ministro Orbán una oportunidad muy apreciada para presentarse como el líder que protege a la nación de una guerra inminente", dijo a Euronews Dojcsak Dalma, experto en estrategia de la Unión de Libertades Civiles de Hungría. "Esta imagen le ayudó a conseguir su cuarta victoria electoral consecutiva".

Invocando el estado de emergencia provocado por la guerra de Ucrania, Orbán firmó en mayo un ordenamiento jurídico especial que permite al gobierno suspender ciertos actos del parlamento y gobernar por decreto.

Según Dalma, esta legislación permite al "gobierno gobernar y decidir prácticamente sobre cualquier asunto sin ningún tipo de control efectivo", ya que no es necesaria la aprobación parlamentaria.

"El ordenamiento jurídico extraordinario ha sido y sigue siendo una herramienta del gobierno para asegurar sus propios objetivos y no para proteger al pueblo de Hungría", añadió.

Los funcionarios húngaros han dicho que la ley es necesaria para acelerar la toma de decisiones y proteger la paz y la seguridad en medio de una crisis sin precedentes provocada por la guerra.

Bajo el mandato de Orbán, Hungría ha seguido una política de lo que denomina estricta neutralidad hacia Ucrania, que según algunos expertos es prorrusa.

Aunque el líder húngaro ha pedido un alto el fuego en Ucrania, también se ha negado a permitir la transferencia de armas a través de la frontera entre Hungría y Ucrania, se ha burlado de Volodímir Zelenski y ha presionado contra las sanciones de la UE a Rusia.

"El gobierno húngaro, el único entre los países de la UE, está... tratando de complacer a Putin", dijo la eurodiputada húngara Anna Donáth a Euronews.

Afirma que Hungría está motivada por el deseo de obtener "gas ruso barato".

"En un país vecino hay una guerra, cuyo final nadie puede ver todavía", dijo el gobierno húngaro a Euronews en un comunicado enviado por correo electrónico. "Esta guerra representa una amenaza continua para Hungría, poniendo en riesgo nuestra seguridad física y poniendo en peligro el suministro de energía y la seguridad financiera de las familias y la economía en su conjunto".

"El mundo está al borde de una crisis económica. Hungría debe mantenerse al margen de esta guerra y debe proteger la seguridad financiera de las familias. Para ello, el gobierno necesita un margen de maniobra y la capacidad de tomar medidas inmediatas".

Credit: AP
Viktor Orbán, a la izquierda, con Vladimir Putin en 2017Credit: AP

Italia: ¿Cambiará la elección el apoyo del país a Ucrania?

Por Andrea Carlo

Italia se ha unido a Europa para dar su apoyo a Ucrania. Los italianos han acogido a los ucranianos en su país y en sus hogares -aproximadamente 160.000, el segundo número más alto de Europa occidental después de Alemania- y se cree que el gobierno nacional ha proporcionado a Kiev más de 150 millones de euros en armamento pesado.

Sin embargo, hay indicios de que el apoyo del país a Ucrania puede estar empezando a flaquear, a medida que la inflación, el aumento de los precios de la energía y una sensación general de fatiga por la guerra empiezan a hacer mella en una parte importante de la población italiana.

Para empezar, la relación de Italia con Rusia en las últimas décadas ha sido compleja. Bajo el mandato del controvertido ex primer ministro Silvio Berlusconi en la década de 2000, las relaciones entre Moscú y Roma se calentaron, y el país ha acabado recibiendo aproximadamente el 40% de sus importaciones energéticas de Rusia.

Aunque todos los principales partidos políticos italianos denunciaron a Vladimir Putin y su invasión de Ucrania, las simpatías prorrusas han proliferado entre varios partidos, especialmente en la derecha. En 2015, el líder populista de la Liga Norte, Matteo Salvini, se opuso a las sanciones contra Rusia por su invasión de Crimea.

Tras la invasión de Ucrania, varios expertos destacados expresaron actitudes que se han caracterizado por ser "blandas" o incluso apologéticas de Rusia. Un ejemplo es el del profesor Alessandro Orsini, que opinaba que Occidente debía dejar que Rusia ganara la guerra para evitar una posible catástrofe nuclear.

La opinión pública italiana también se mostró ampliamente crítica con cualquier tipo de intervencionismo de la OTAN en Ucrania -aproximadamente el 83%- y se mostró dividida sobre el suministro de armas al país invadido.

En marzo, un grupo de trabajadores del aeropuerto Galileo Galilei de Pisa intentó bloquear un avión cargado de armas que se dirigía a Ucrania.

En junio, casi la mitad de los italianos se oponían al envío de armas a Ucrania.

Con las próximas elecciones anticipadas -que se produjeron tras el colapso del gobierno de coalición tecnócrata de Mario Draghi, que apoyaba la línea de la UE sobre la guerra- que probablemente den paso a un gobierno de derechas encabezado por la nacionalista Giorgia Meloni, algunos analistas se preguntan si el país podría ver un cambio de rumbo en su actitud hacia Rusia.

Lituania: "Puedes ver banderas ucranianas en cada esquina"

Por David Mac Dougall

La agresión del Kremlin en Ucrania no sorprendió mucho a Lituania, el Estado báltico que comparte frontera con Rusia a través de su exclave de Kaliningrado. Los políticos de la capital, Vilnius, llevan años dando la voz de alarma en la UE.

"Lituania siempre ha estado entre los que han tratado de llamar la atención sobre lo que ocurría en Rusia. No empezó ayer ni el 24 de febrero", dijo Linas Linkevičius, exministro de Asuntos Exteriores de Lituania y exministro de Defensa. Los problemas comenzaron, dijo a Euronews, cuando Rusia instigó una guerra en la región del Cáucaso Sur.

"Cuando Rusia se anexionó Crimea en 2014, no fue una sorpresa para nosotros", declaró.

Linkevičius dijo que la vida en Lituania sigue como siempre, pero la gente no está tan relajada como antes, aunque "la empatía y el apoyo al pueblo de Ucrania es muy alto. Se pueden ver banderas ucranianas en cada esquina".

Los lituanos también han encontrado una forma novedosa y práctica de apoyar el esfuerzo bélico al recaudar millones de euros para comprar un avión no tripulado Bayraktar para enviarlo a los militares ucranianos.

Sin embargo, un área particular de preocupación es la larga frontera de Lituania con Bielorrusia, que según Linkevičius está "perdiendo soberanía ante nuestros ojos".

"Hay 30 km desde nuestra capital hasta la frontera, y la frontera tiene 280 km de longitud. Es la frontera exterior de la UE con un país que no es independiente, pero que es un campo de entrenamiento para Rusia desde hace mucho tiempo, y una plataforma para lanzar ataques contra Ucrania." 

Moldavia: La apuesta por la adhesión a la UE y el temor a ser el siguiente

por Madalin Necsutu

Apenas una semana después de que Rusia invadiera Ucrania, Moldavia solicitó formalmente su ingreso en la UE, acelerando su plan de orientación hacia Occidente a la vista de los acontecimientos.

Más tarde, Bruselas convirtió a Moldavia en candidato a la adhesión a la UE, lo que supuso el primer hito en el largo camino hacia el ingreso en el bloque de 27 miembros.

Pero no sólo cambió la dirección estratégica del país con la invasión rusa de Ucrania.

"La guerra en Ucrania ha tenido un impacto devastador en la economía moldava", dijo a Euronews Igor Munteanu, analista político y exembajador moldavo en Washington.

"Debido a esta guerra, el precio de la energía, de varios productos y del acceso a los servicios básicos se disparó".

La inflación en Moldavia pasó del 18,52% en febrero al 33,55% este mes, golpeando fuertemente los bolsillos del que ya era el estado más pobre de Europa.

Está siendo impulsada por el aumento de los precios del gas.

El país depende en gran medida del suministro de Rusia y los precios se han disparado un 47% en agosto, lo que llevó al expresidente Igor Dodon a convocar elecciones anticipadas.

Además, Moldavia, al igual que otros países vecinos de Ucrania, ha sufrido una afluencia de refugiados tras el estallido de la guerra. Más de medio millón de ucranianos han cruzado la frontera, y unos 70.000 siguen viviendo en el país.

La primera ministra de Moldavia, Natalia Gavrilita, declaró a principios de este año que "hacer frente a esta afluencia es uno de los mayores retos a los que se ha enfrentado cualquier gobierno moldavo en las últimas tres décadas".

Además, con la guerra cerca de su frontera, Moldavia, que antes formaba parte de la Unión Soviética, teme ser el próximo en el punto de mira de Moscú.

Crédito: Euronews
Moldavia está cerca de los combates en el sureste de UcraniaCrédito: Euronews

Pero no es sólo su proximidad a Ucrania lo que provoca esta ansiedad.

Durante más de 30 años, Moldavia ha tenido entre 1.500 y 2.000 soldados rusos en su territorio a raíz de la guerra en la región escindida de Transnistria, que se autoproclamó república soviética separada en medio de las expectativas de que Chisinau pudiera declarar su independencia en 1990.

Durante el intento de golpe de Estado de 1991 en Moscú y la separación de Moldavia de los restos de la URSS, los separatistas de Transnistria, apoyados por Rusia, llevaron a cabo una insurrección convertida en guerra total hasta que se alcanzó un alto el fuego en 1992, que se ha mantenido hasta hoy.

El cese de las hostilidades se produjo con un acuerdo para acoger a las "fuerzas de paz" rusas en la franja de tierra situada entre Moldavia y Ucrania.

Polonia: "Te lo dije"

Por Josh Askew, Michal Kranz y Andrea Carlo

Polonia, fronteriza con Ucrania, estuvo en primera línea del éxodo inicial de refugiados. Hasta agosto, 1,3 millones de ucranianos habían huido a su país vecino, según la agencia de la ONU para los refugiados.

Aunque al principio la atención se centró en la situación de la frontera ucraniano-polaca, grandes poblaciones ucranianas se han asentado en pueblos y ciudades de toda Polonia.

Hubo una enorme movilización sin precedentes para ayudar a los refugiados, con iniciativas públicas y privadas que proporcionaron alimentos, ayuda médica y alojamiento a los recién llegados.

Sin embargo, ha habido algún retroceso. Ante la creciente crisis del coste de la vida y la inmensa presión sobre los recursos locales, una minoría de polacos se ha quejado de que el gobierno está favoreciendo a los ucranianos en lugar de a su propia gente.

Una encuesta del Instituto de Investigación Social y de Mercado mostró que el 90% de los polacos encuestados apoyaban a los refugiados ucranianos, ya que los dos estados eslavos vecinos comparten afinidades lingüísticas y culturales.

Queda por ver el impacto a largo plazo de esta afluencia de refugiados en Polonia.

"Que tenga un impacto duradero y a largo plazo depende del curso de la guerra y de cuántos de estos refugiados decidan establecerse en Polonia o regresar a su país", dijo el profesor Aleks Szczerbiak, experto en política polaca de la Universidad de Sussex.

Polonia también ha visto aumentar su prestigio regional.

La guerra de Ucrania "proporcionó a Varsovia la oportunidad de aumentar su perfil diplomático y militar como actor regional clave", dijo el profesor Szczerbiak.

"Su ubicación geográfica crítica, junto con el hecho de que es el mayor gastador de defensa de la OTAN en la región, significa que Polonia se ha convertido en un pivote para la relación de seguridad de la alianza con Moscú".

Credit: AP
Una familia que huyó de la guerra en Ucrania se reúne tras cruzar la frontera en Medyka, Polonia, el miércoles 2 de marzo de 2022Credit: AP

Rumanía: Colas para ayudar a los refugiados ucranianos

Por Euronews Rumanía

Rumanía -al igual que Polonia, vecina de Ucrania al noroeste- ha tendido la mano a los refugiados que huyen.

En los primeros días de la invasión rusa, había colas a ambos lados del paso fronterizo de Siret: ucranianos que intentaban salir de su país y entrar en Rumanía y rumanos que se dirigían a la frontera para ofrecer ayuda a sus vecinos.

Más de dos millones de ucranianos han cruzado a Rumanía; 87.000 ucranianos han decidido quedarse, 39.000 de ellos niños, dicen las autoridades.

Miles de voluntarios rumanos han ayudado a los refugiados con comida, alojamiento y transporte gratuitos; algunos también les han encontrado trabajo.

Las autoridades, por su parte, les han permitido disponer de asistencia sanitaria y escolarización gratuita para sus hijos.

Más allá de la respuesta humanitaria de Rumanía, el país también ha visto un impacto en términos de seguridad. En la preparación de la guerra, la OTAN reforzó su flanco oriental enviando 1.000 soldados a una base en la costa rumana del Mar Negro.

Desde entonces, el número de tropas ha aumentado a 5.500, incluidos 4.000 soldados estadounidenses y 800 franceses. 

Serbia: ¿atrapada entre la espada y la pared?

por Nenad Jaćimović, Euronews Serbia

La guerra de Rusia en Ucrania ha presionado la estrategia de Belgrado de tener buenas relaciones con Moscú y Pekín y, al mismo tiempo, perseguir la adhesión a la Unión Europea.

Serbia es uno de los pocos países de Europa -como Bosnia y Bielorrusia- que se niega a sumarse a las sanciones occidentales contra Rusia, aunque ha respaldado las resoluciones de la Asamblea General de la ONU que condenan la invasión.

Altos diplomáticos de la UE, líderes europeos y eurodiputados han instado a Belgrado a respaldar las sanciones.

Pero también ha habido presiones de Moscú aprovechando el sentimiento prorruso y anti-OTAN de la población serbia. Una encuesta realizada en marzo reveló que sólo el 21% de los encuestados creía que Serbia debía ponerse del lado de Rusia en la guerra; una encuesta realizada en abril reveló que el 76% se oponía a imponer sanciones a Moscú por su invasión de Ucrania.

Las buenas relaciones con Moscú han permitido a Serbia -que depende al 100% del gas ruso- asegurarse el suministro en condiciones favorables.

Belgrado afirma que esto garantizará un suministro seguro durante los meses de invierno y aliviará la presión económica en un país donde la inflación alcanzó el 12,6% en julio.

Vuk Vuksanović, del Centro de Política de Seguridad de Belgrado, cree que la presión sobre Belgrado ha disminuido un poco.

"Que estas presiones vuelvan, depende en gran medida de que Occidente se dé cuenta de algunas tendencias preocupantes relacionadas con la presencia del factor ruso en Serbia, pero también puede depender mucho de Rusia, porque ésta a veces también utiliza ciertas formas de presión sobre Vučić y su gobierno para advertirle de que no intente acercarse demasiado a Occidente", dijo Vuksanović a Euronews Serbia.

Vuksanović dijo que mantener buenas relaciones con Rusia ha tenido un impacto muy malo en las relaciones con los vecinos de la región.

Esto incluye a Kosovo, una antigua provincia de Serbia que declaró su independencia en 2008 pero que Belgrado se niega a reconocer desde entonces.

Su primer ministro, Albin Kurti, llamó en el pasado "pequeño Putin" al presidente de Serbia, Aleksandar Vučić, y recientemente afirmó que Belgrado, respaldado por Rusia, atacará Kosovo.

Vučić ha rechazado repetidamente estas acusaciones. En una reciente entrevista con el New York Times, dijo: "Kurti quiere ser un 'pequeño Zelenski' luchando contra el 'pequeño Putin'. Esta es su narrativa: que Vučić es un terrible nacionalista que quiere luchar contra todo el mundo."

"No es cierto en absoluto", añadió Vučić. 

Eslovaquia: La guerra desencadena la lucha contra la desinformación

Por David Hutt

Eslovaquia, que comparte frontera con Ucrania, ha sido un apoyo clave para Kiev desde la invasión rusa a finales de febrero.

Bratislava ya ha donado un sistema de defensa aérea a Ucrania y en el país se debate si debe vender su flota de aviones de combate a Kiev.

Jaroslav Nad', ministro de Defensa eslovaco, quiere entregar los MIG-29 del país en otoño por 300 millones de euros.

Una reciente encuesta realizada en Eslovaquia mostró que sólo la mitad de los encuestados pensaba que era una buena idea.

Nad' atribuye la baja aprobación de esta política al éxito de la propaganda rusa.

A principios de la guerra, el gobierno de coalición de Eslovaquia aprobó una ley que permite a las autoridades bloquear temporalmente los sitios web de desinformación.

Pero la represión no es generalizada. Los políticos prorrusos siguen acusando públicamente a la OTAN de ser responsable de la guerra. Siguen circulando teorías conspirativas. La opinión pública no se ha lanzado con demasiada fuerza contra Putin.

Eslovenia: Uno de los primeros en mostrar su apoyo a Ucrania

El entonces primer ministro de Eslovenia, Janez Jansa, fue uno de los primeros en mostrar su apoyo a Ucrania.

Junto con sus homólogos de Polonia y la República Checa, fue uno de los primeros líderes extranjeros en visitar Kiev tras la invasión rusa. Se reunió con el presidente ucraniano Volodímir Zelenski y recibió elogios por arriesgarse a visitar una capital europea en tiempos de guerra.

En declaraciones a la periodista de Euronews Anelise Borges, el 14 de abril, Jansa -que fue destituido tras unas elecciones celebradas quince días después- pidió más apoyo militar para Ucrania y dijo que si el país se hubiera desmoronado en los primeros días de la invasión, Georgia y Moldavia habrían sido los siguientes.

También sugirió que Rusia había llenado el vacío de la reticencia a ampliar la Unión Europea.

"Está claro que es una cuestión difícil [la ampliación] para algunos Estados miembros, pero la gran mayoría apoya un enfoque de vía rápida [para permitir la adhesión de Ucrania a la UE] porque nos sentimos muy débiles cuando carecemos de respuestas estratégicas a las cuestiones estratégicas y ahora es obvio que si la Unión Europea no se amplía, otro lo hace y esto no trae más paz y más seguridad".

España: La guerra provoca divisiones en el gobierno de coalición

Por Andrea Carlo y Amaranta Zermeño

En tiempos de crisis es cuando más se exponen las fisuras políticas y, en el caso del gobierno de coalición de España, la guerra en Ucrania no ha sido una excepción.

El actual gobierno, liderado por el presidente del gobierno de centro-izquierda, Pedro Sánchez, cuenta con otros tres socios: la coalición de izquierdas Unidos Podemos (UP), la socialista catalana En Comú Podem (ECP) y la nacionalista Galicia en Común (GeC).

En las semanas previas a la invasión rusa de Ucrania, las tensiones ya afloraban, pues la coalición se veía dividida en la cuestión de la participación de la OTAN.

Mientras que Sánchez apoyaba los esfuerzos de la alianza y estaba de acuerdo con el envío de aviones de combate y barcos a Europa del Este con la esperanza de disuadir a Rusia -lo que, irónicamente, le hacía alinearse con el partido de centro-derecha de la oposición-, la ministra de Igualdad, Irene Montero, de Unidos Podemos, criticaba tales planes y los consideraba conducentes a una mayor escalada.

Desde que comenzó el conflicto, estas divisiones no se han resuelto.

En julio, Madrid se comprometió a aumentar su gasto militar como parte del objetivo de la OTAN de destinar el 2% del PIB a defensa.

El Gobierno aprobó un gasto extraordinario de casi 1.000 millones de euros que se destinarán a cubrir los gastos imprevistos producidos por la invasión rusa de Ucrania.

"Es muy sencillo de entender: lo que se gasta en tanques, no se gasta en hospitales", dijo el portavoz de Podemos, Pablo Echenique, en respuesta a la posición de su partido sobre el aumento del gasto en defensa. 

Suecia: [véase Finlandia].

Reino Unido: El primero y más rápido en acudir a la ayuda de Ucrania

Por David Mac Dougall

Para un país que recientemente ha votado a favor de quedarse fuera de la Unión Europea mirando hacia dentro, el Reino Unido se ha posicionado irónicamente en el centro de la respuesta europea a la invasión rusa de Ucrania.

Fueron de los primeros, y más rápidos, en ofrecer un sólido apoyo militar -incluyendo la acogida de un programa para entrenar a 10.000 soldados ucranianos-, mientras que el público británico respondió con miles de toneladas de ayuda humanitaria y ofertas para acoger a familias ucranianas, aunque el gobierno dificultara la obtención de un visado.

Pero es el primer ministro británico, que ha aprovechado las oportunidades políticas que le ha brindado el conflicto, para envolverse en un manto eclesiástico de respetabilidad en tiempos de guerra, tras una serie de dañinos escándalos domésticos.

"El apoyo de Johnson a Ucrania ha sido a la vez enfático e interesado, y no hay duda de que es la parte de su mandato por la que más le gustaría ser recordado", dijo Esther Webber, corresponsal de Politico en el Reino Unido.

El apoyo de Johnson a Ucrania se debe en parte a un aparente sentimiento genuino por la causa, y en parte a su amistad personal con el presidente ucraniano Volodímir Zelenski.

Y no está de más que también le haya dado una útil oportunidad de centrarse en la escena mundial en un momento en el que se enfrentaba a importantes dificultades en casa.

"En ocasiones, su vinculación con Ucrania le ha permitido situarse por encima de la contienda doméstica, con sus partidarios argumentando que el Reino Unido necesitaba su liderazgo en este importante asunto global, pero finalmente no fue suficiente para salvarle de la dimisión".

El enfoque de Johnson sobre Ucrania y Rusia, y la necesidad de una cooperación al más alto nivel con los aliados europeos y estadounidenses, han ayudado a lograr un restablecimiento parcial de las relaciones.

"Sin embargo, la sospecha mutua perdura en casi todas las demás partes de las interacciones del Reino Unido con la UE después del Brexit", señala Esther Webber, de Politico.

La aparente sucesora de Johnson como primera ministra del Reino Unido, Liz Truss, también ha adoptado una línea dura contra el Kremlin, aunque tuvo un desafortunado viaje a Moscú antes de la invasión en el que invocó a su propia heroína de primer ministro en tiempos de guerra, Margaret Thatcher, posando en la Plaza Roja con un abrigo de piel y un sombrero en un suave día de primavera.

Pero es probable que herede las llaves del número 10 de Downing Street con una serie de problemas políticos internos: desde la caída en las encuestas hasta la crisis del coste de la vida, pasando por el aumento de las facturas de la energía y los problemas medioambientales con las aguas residuales en las playas británicas, por lo que es posible que Ucrania no esté en lo más alto de su lista de prioridades en los próximos meses.

Credit: AP
El presidente ucraniano Volodímir Zelenski, a la derecha, y el primer ministro británico Boris Johnson en Kiev, Ucrania, el sábado 9 de abril 2022Credit: AP