This content is not available in your region

Las ventas de calefactores eléctricos se disparan en Alemania ante el temor por la crisis del gas

Access to the comments Comentarios
Por Elena Garcia Viscasillas  & Euronews
euronews_icons_loading
Compra masiva de calefactores eléctricos en Alemania por temor a una crisis energética
Compra masiva de calefactores eléctricos en Alemania por temor a una crisis energética   -   Derechos de autor  -Screenshot- Anadolu

Los alemanes empiezan a comprar calefactores eléctricos, por temor a un invierno sin gas ruso.

La convicción generalizada de que Rusia acabará por cortar totalmente el suministro de gas, ha disparado las ventas de calefactores eléctricos en Alemania.

De enero a junio de 2022, se han vendido 600 000, lo que representa un aumento en las ventas de un 35 %, con respecto al mismo periodo del año pasado. Las existencias se han agotado, dicen los comerciantes.

Todo el mundo quiere comprar calentadores eléctricos, pero el inventario está completamente agotado. Los nuevos calefactores pueden llegar en septiembre, octubre o noviembre. Ninguna empresa nos puede decir si se entregarán o no, Porque ahora mismo todo está completamente vendido.
Daniel Strenger
Empleado de Eisen Döring

"En los últimos dos meses ha habido un gran aumento de las ventas de calefactores eléctricos y los que tenemos a mano se están agotando", dijo Frank Doring, propietario de la tienda de electricidad Eisen Doring de Berlín.

"No podría decir cuándo traerán los proveedores nuevos calefactores", añadió, "porque ya se han agotado todos. Es un gran problema".

Alemania depende en gran medida de las importaciones de energía rusa y las repetidas reducciones de las entregas de gas por parte de Gazprom han hecho temer que Rusia pueda cortar el suministro para intentar ganar influencia política sobre Europa, que ha impuesto amplias sanciones contra Rusia por la guerra de Ucrania.

"Todo el mundo quiere comprar un calefactor eléctrico porque si no hay gas, la casa está fría", dijo Doring.

Los expertos han hecho advertencias en contra de esta idea, diciendo que es más caro usar un calentador eléctrico y que su uso simultáneo podría causar apagones.

Los alemanes temen que Rusia cierre el grifo del gas

En junio, el país dio un paso más hacia el racionamiento del gas. Se anunció que Alemania se enfrenta a una "crisis" y se advirtió que los objetivos de almacenamiento para el invierno están en riesgo debido a la disminución de las entregas de Rusia.

Berlín dijo entonces que el objetivo de tener las instalaciones de almacenamiento de gas llenas al 90 % de su capacidad para diciembre no será posible sin nuevas medidas.

"La situación es grave y el invierno llegará", dijo el ministro de Economía, Robert Habeck. "La reducción del suministro de gas es un ataque económico contra nosotros por parte de [el presidente ruso Vladimir] Putin. Nos defenderemos de ello. Pero nuestro país va a tener que ir ahora por un camino pedregoso".

Petra, una alemana que buscaba un calentador eléctrico en la tienda de Doring, dijo que le preocupaba tener que depender más de la electricidad si el suministro de gas disminuía o los precios subían aún más. 

"Tengo miedo por el futuro. Si no tengo calefacción y tenemos problemas de salud, vamos a necesitar al menos un baño que esté caliente. Quizá no podamos ducharnos con agua caliente, no lo sé", cuenta Petra.

Alemania tendrá un "30 % menos" de gas, según los expertos

Los precios del gas se han disparado en toda Europa al cortar Rusia el suministro al continente a través del gasoducto Nord Stream. Los precios de la electricidad subieron un 19 % en Alemania sólo en la primera semana de julio y casi se han triplicado este año, según Bloomberg.

A Jason, estudiante en Alemania, también le preguntaron si compraría un calefactor eléctrico.

"No todo el mundo puede permitirse comprarlo", dijo. "Pero si tienes el dinero, cógelo", dijo.

Los envíos de gas a Alemania a través de Nord Stream -la fuente clave de gas ruso para el país- han sido recortados significativamente por Moscú, lo que se debe, según dice, a "razones técnicas".

Pero el Gobierno alemán dice que se trata de una "decisión política" que pretende influir en el pulso entre Moscú y los países occidentales por la guerra de Ucrania.

"Es probable que este invierno nos falte un 30 % de gas natural", afirma el experto en petróleo y gas Thomas O'Donnel. "Esto significa que no todo el mundo tendrá acceso al gas y habrá racionamiento y distribución".

"Los consumidores sentirán el impacto", dijo. "Ya en Berlín o en Alemania nos han dicho que los termostatos deben reducirse de 22 grados a 17, quizá menos".

Esto se produce mientras otros países de la UE introducen medidas para recortar el consumo de energía y reducir su dependencia del gas ruso.

Bruselas ha pedido a los 27 Estados miembros que reduzcan su consumo de gas en un 15 % ante lo que se prevé que sea un invierno difícil.

El martes se desató la polémica en España cuando el Gobierno prohibió que el aire acondicionado bajara de los 27°C en un intento de reducir el consumo de energía, mientras que Francia ha ordenado que las tiendas con aire acondicionado cierren sus puertas.

Los expertos advierten sobre el uso de calefactores eléctricos

Los expertos han declarado a Euronews que la compra de calefactores eléctricos podría acabar costando caro a los consumidores. En promedio, el funcionamiento de un calefactor con ventilador cuesta tres veces más que el de un calefactor de gas para obtener la misma cantidad de calor, y hay otro problema: si se encienden demasiados aparatos al mismo tiempo, se corre el riesgo de que se produzcan apagones masivos.

Según el Dr. Martin Kleimaier, jefe de la división de generación y almacenamiento de energía eléctrica de la Asociación VDE, el suministro eléctrico alemán "no está diseñado para una carga adicional simultánea".

Además, en un movimiento inusual, varias asociaciones comerciales -que normalmente promueven los intereses de los fabricantes de calefactores eléctricos- han advertido a los consumidores de que no compren calefactores eléctricos.

Fuentes adicionales • Angélica Parra Hernández ( Traducción al español)