El récord de temperaturas invernales suaves en Europa hace bajar los precios del gas

Access to the comments Comentarios
Por Jorge Liboreiro  & Euronews en español
Personas tomando el sol en la playa en la ciudad española de San Sebastián
Personas tomando el sol en la playa en la ciudad española de San Sebastián   -   Derechos de autor  Alvaro Barrientos/AP

Los precios el gas en Europa han alcanzado niveles previos a la guerra de Ucrania, debido a las temperaturas excepcionalmente suaves que han moderado la demanda de calefacción y evitado la necesidad de recurrir a los almacenamientos subterráneos.

Como antes de la guerra

La negociación en la Dutch Title Transfer Facility -TTF- (Facilidad de Transferencia de Títulos neerlandesa, mercado virtual de gas natural en Países Bajos que marca la referencia del precio del gas natural para el resto de Europa) cerró el miércoles a 65 euros por megavatio/ horapara las entregas previstas en febrero.

La última vez que el precio del megavatio/ hora en la TTF cayó por debajo del umbral de los 70 euros fue el 16 de febrero, ocho días antes del comienzo de la invasión rusa de Ucrania, cuando se situó en 69,5 euros.

Desde el comienzo del conflicto, la TTF ha sufrido altibajos extremos, que culminaron en un máximo histórico de 342 euros por megavatio/ hora a finales de agosto. Tras ese pico, los precios entraron en una lenta pero constante senda de estabilización, aunque siguen siendo excepcionalmente elevados.

Un alivio para empresas y hogares

La tendencia a la baja ofrece un respiro a los hogares y empresas europeos, que durante meses han luchado por hacer frente a facturas impredecibles.

La noticia coincide con un récord de temperaturas invernales suaves en todo el continente. Alemania, Polonia, Hungría, Dinamarca, Países Bajos, Francia y Suiza son algunos de los países que están experimentando un clima inusualmente templado, lo que, por otra parte, obligará a cerrar algunas estaciones de esquí.

Los habitantes de San Sebastián, en el norte de España, tomaban el sol en la playa esta semana, mientras la República Checa registraba 19º C.

Las reservas de gas se mantienen

Esta moderación de las temperaturas ha reducido el uso de la calefacción y protegido las reservas de emergencia.

El nivel de almacenamiento de gas natural en la Unión Europea se acerca al 84%. El pasado diciembre las reservas eran superiores a las de hace cuatro o seis años, ha asegurado la Comisión Europea, "a pesar de los intentos de Rusia de cortar los suministros en medio de la guerra de Ucrania".

Las reservas el pasado septiembre eran de un 82 %, cuando el objetivo era en principio de un 80% para noviembre. El consumo de gas también descendió de agosto a noviembre ante la subida de precios.

Solo el 9% es gas ruso

Antes de la invasión rusa de Ucrania, Rusia suministraba el 40 % de la totalidad del gas que se consumía en la UE. Ahora solo representa en torno al 9 %. 

"Debido al tiempo suave que hemos experimentado, ha habido menor demanda que en años anteriores. Esas existencias se han mantenido en un nivel alto. Creo que esto ha tenido un efecto tranquilizador en el mercado y ha reducido la volatilidad, haciendo bajar los precios", comentaba este miércoles Tim McPhie, portavoz de Energía de la Comisión.

Pero los precios siguen siendo altos

A pesar del respiro, el gas sigue facturándose a precios anormalmente altos.

En enero de 2021, los europeos pagaban más de 17 euros el megavatio/ hora, casi cuatro veces menos que este miércoles.

La Comisión ha advertido que los elevados precios de la energía se han convertido en un elemento estructural de la economía europea -y mundial- debido a un persistente desajuste entre la oferta y la demanda, desencadenado por el levantamiento de los confinamientos de la pandemia y extremado posteriormente por la guerra en Ucrania.

Esta nueva normalidad ha llevado a la Comisión y a los Estados miembro a promover el ahorro energético como la herramienta más poderosa para controlar la espiral de precios. "Cuanto más podamos invertir en eficiencia energética, en reducir el consumo de energía, y cuanto más podamos impulsar las energías renovables, mejor nos irá para reducir nuestra dependencia del gas, que influye en los precios de la electricidad y contribuye al calentamiento global" aseguraba también McPhie.

Planes severos para reducir el consumo

Los 27 han establecido planes sin precedentes para reducir el consumo de gas y electricidad en un intento de reequilibrar la oferta y la demanda, junto con un tope muy reñido en los precios del gas, que sólo se activará cuando la TTF supere los 180 euros por megavatio/ hora durante tres días laborables consecutivos.

"La reducción de la demanda es la clave", ha declarado a Euronews Simone Tagliapietra, miembro del grupo de reflexión Bruegel, con sede en Bruselas.

Tagliapietra se ha felicitado por la reciente bajada de los precios del gas, pero ha subrayado que "Europa no debe dormirse en los laureles", ya que una ola de frío podría llegar de repente y cambiar la situación. 

"Depende de las temperaturas", mantiene el analista. "Y de que el gas almacenado no se utilice".

Como apuntaba McPhie, "tenemos un buen nivel de reservas, pero no estamos satisfechos. Sabemos que este año seguirá siendo difícil".