¿Qué es la inflación subyacente y qué nos dice del estado de la economía europea?

Access to the comments Comentarios
Por Jorge Liboreiro
En diciembre la inflación se ha situado en el 9,2%.
En diciembre la inflación se ha situado en el 9,2%.   -   Derechos de autor  Lee Jin-man/Copyright 2023 The AP. All rights reserved

El nuevo año ha arrancado con una buena noticia: tras meses batiendo récords históricos, la inflación en la eurozona ha empezado a moderarse, volviendo a situarse en un solo dígito.

La última estimación preliminar publicada por Eurostat muestra que la inflación anual se situó en el 9,2% en diciembre, sensiblemente por debajo del 10,1% registrado en noviembre.

La inflación de los productos energéticos, principal motor de la subida del año pasado, retrocedió bruscamente, del 34,9% al 25,7% en un mes, mientras que los precios de los alimentos experimentaron un descenso moderado.

Sin embargo, un indicador clave subió: la inflación subyacente, que pasó del 5% en noviembre al 5,2% en diciembre, la cifra más alta desde la creación de la moneda única.

¿Por qué?

La inflación subyacente ofrece una imagen más precisa del estado de la economía al excluir los precios de la energía, los alimentos, el alcohol y el tabaco, que suelen ser más volátiles que los demás. E incluso si los precios suben, como ha ocurrido en los últimos meses, la gente sigue comprando estos productos esenciales a un ritmo constante.

En otras palabras, nadie va a dejar de ir al supermercado por culpa de la inflación.

La inflación subyacente va más allá de estos productos básicos y afecta a la variedad de bienes y servicios que consumimos habitualmente, a veces por puro placer, como alquilar un coche, comprar un nuevo smartphone, cortarse el pelo o ir al cine.

Por tanto, una inflación subyacente elevada significa que todo lo que nos rodea es cada vez más caro. Por eso muchos economistas y responsables políticos hablan ahora de inflación "generalizada", un término que subraya lo omnipresente  que se ha vuelto este fenómeno.

"Todos los productores y vendedores intentan compensar de algún modo la fuerte subida de los costes de la energía", ha explicado a Euronews Zsolt Darvas, investigador de Bruegel, un centro de estudios económicos con sede en Bruselas. "Así que es bastante natural, en mi opinión, que la inflación se generalizara a todo tipo de bienes y servicios diferentes".

Cuanto más tiempo se mantenga alta la inflación subyacente, mayor será el impactopara los consumidores, que verán cómo sus salarios y ahorros personales pierden valor con el tiempo. Esto no les deja otra opción que esperar que las empresa les ofrezcan un generoso aumento para mantener la tendencia al alza.

"Si los salarios no aumentan tanto como la inflación",ha apuntado Darvas, "entonces, a medio y largo plazo, el poder adquisitivo se reducirá permanentemente y eso se traducirá en un menor consumo, una menor demanda y, en consecuencia, una economía más baja".

Vea el vídeo de arriba para saber más sobre la inflación subyacente.