La UE da los primeros pasos en la compra conjunta de gas par asegurar bajos precios

La plataforma de gas de la UE permitirá a las empresas comprar conjuntamente suministros de GNL.
La plataforma de gas de la UE permitirá a las empresas comprar conjuntamente suministros de GNL. Derechos de autor Michael Sohn/Copyright 2022 The AP. All rights reserved
Por Jorge Liboreiro
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

A pesar de haberse reducido, el precio del gas en Europa sigue más alto que en otros continentes.

PUBLICIDAD

La Unión Europea sigue adelante con sus novedoso plan de compra conjunta de gas, en un intento de aprovechar el poder adquisitivo del bloque y conseguir precios más bajos de los proveedores internacionales.

El plan se aprobó a mediados de diciembre como parte de un conjunto amplio de medidas de emergencia para combatir la crisis energética. Pero, a diferencia de la mayoría de estas medidas, las compras colectivas aún no se han puesto en marcha ni han tenido efectos tangibles para los hogares y las empresas.

Bruselas está intensificando los trabajos para poner en marcha el sistema antes del verano, cuando se espera que los Estados miembros empiecen a rellenar sus depósitos subterráneos de gas, un impulso concentrado que el año pasado disparó los precios a máximos astronómicos. 

Desde entonces, los precios no han dejado de bajar y ahora rondan los 47 euros por megavatio-hora, niveles similares a los registrados antes de que Rusia iniciará su invasión de Ucrania, pero excepcionalmente altos en comparación con las tendencias anteriores a la pandemia.

"El precio del gas en la UE sigue inflado. Por ejemplo, es casi siete veces más alto que en Estados Unidos", ha asegurado Maroš Šefčovič, vicepresidente de la Comisión Europea encargado de dirigir la compra conjunta.

"Esto afecta naturalmente a la competitividad de Europa y al coste de la vida de nuestros ciudadanos".

La guerra ha obligado a los países de la UE a abandonar repentinamente su dependencia energética de los combustibles fósiles rusos y a hacer lo necesario para diversificar los proveedores de gas, aunque tenga un precio elevado.

El gas natural licuado (GNL) de Estados Unidos, Catar y Nigeria, junto con el aumento de los flujos por gasoducto desde Noruega y Argelia, han surgido como las principales alternativas para sustituir a Moscú. Pero estos productores, sobre todo los comercializadores de GNL, son codiciados en todo el mundo, lo que provoca una escasez de suministros y unas tarifas elevadas.

La Comisión Europea quiere reunir a todos los Estados miembros en un compromiso común de compra de gas y evitar que la competencia dispare aún más los precios. Los países deberán agrupar al menos el 15% de sus obligaciones de almacenamiento en una plataforma electrónica que pondrá en contacto a las empresas con los proveedores internacionales en función de sus necesidades.

Tanto el GNL como el gas por gasoducto estarán en juego. Tras la reunión del jueves con los representantes nacionales, el vicepresidente Šefčovič ha declarado que la demanda agregada de gas se situaría entre 23.000 y 24.000 millones de metros cúbicos (bcm) repartidos en los próximos tres años.

Cinco Estados miembros, que Šefčovič no ha nombrado, aún no han notificado los volúmenes que desean adquirir.

En total, el bloque tiene capacidad para mantener bajo tierra unos 100 bcm de gas y el mandato de llenar las instalaciones subterráneas en un 90% antes del inicio del próximo invierno. El gas almacenado es una reserva esencial para evitar la escasez y los apagones cuando las bajas temperaturas provocan picos de demanda.

"Tenemos que estar muy atentos y no caer en la autocomplacencia, porque estamos viviendo un periodo muy difícil, con la guerra de Ucrania. Estamos en una época de mercados muy ajustados", ha declarado Šefčovič a la prensa.

"Tenemos que trabajar con ciertas reservas. Tenemos que estar seguros de que no nos enfrentaremos a los mismos dilemas que (tuvimos) el año pasado en lo que respecta a la seguridad del suministro."

En el marco de la plataforma conjunta, las empresas europeas podrán comprar gas individualmente o a través de consorcios con otras empresas. El sistema también ofrecerá la posibilidad de designar a una empresa como "comprador central" para que dirija las negociaciones en nombre de las demás.

Bruselas cree que esta cooperación ayudará a los países más pequeños y sin litoral a asegurarse precios más asequibles, como harían de otro modo de forma bilateral, aunque está por ver hasta qué punto bajarán los precios dadas las ajustadas condiciones del mercado.

"Se espera que el mercado mundial de GNL siga siendo volátil debido a los limitados volúmenes de nuevo GNL disponibles, la posible recuperación de la economía china y la drástica reducción de las importaciones de gas ruso por gasoducto a Europa, que nos ayudaron a llenar los depósitos el año pasado", ha declarado Šefčovič el jueves.

"Por lo tanto, creo que deberíamos hacer pleno uso de la Plataforma Energética de la UE para la compra conjunta de gas, no sólo para protegernos contra la escasez de gas, sino también para hacer frente a los altos precios de la energía."

PUBLICIDAD

La plataforma se limitará a la agregación de la demanda y la adecuación a los proveedores. Los contratos se negociarán en realidad fuera del mecanismo, con una duración máxima de 12 meses. Los países, sin embargo, sólo tendrán la obligación legal de agregar la demanda y tendrán derecho a rechazar el precio ofrecido por el proveedor si no se ajusta a sus expectativas.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Los precios de la energía bajan y la inflación se reduce. ¿Puede Europa evitar una recesión?

La UE debate en Bruselas para encontrar una solución a los costes de la energía

La encuesta sobre el Pacto Verde Europeo que aprueba o suspende a los eurodiputados