EventsEventos
Loader

Find Us

InstagramFlipboardLinkedin
Apple storeGoogle Play store
PUBLICIDAD

Ursula von der Leyen y Emmanuel Macron en China: una visita con mucho en juego

Ursula Von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea, viaja a China con el presidente francés Emmanuel Macron
Ursula Von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea, viaja a China con el presidente francés Emmanuel Macron Derechos de autor AP Photo
Derechos de autor AP Photo
Por Euronews en español
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

La intención de Emmanuel Macron es la de disuadir a China de acercarse aún más a Rusia, lo que, para algunos expertos, se antoja complicado debido a la naturaleza de las relaciones chino-rusas.

PUBLICIDAD

Tras la nueva doctrina de Ursula von der Leyen de reevaluar los lazos diplomáticos y económicos de la Unión Europea con China, todas las miradas están puestas ahora en su viaje conjunto con el presidente francés Emmanuel Macron a la capital china, con mucho en juego. En 2022, China fue el tercer socio de la Unión en exportaciones de bienes, y el primero en importaciones.

Para Alicja Bachulska, del Centro Europeo de Política Exterior, este viaje será aprovechado por Xi Jinping para intentar convencer a algunos de los líderes europeos de que volver a hacer negocios.

"Tenemos a los actores más importantes, como Alemania y Francia", explica Bachulska, "y los círculos empresariales de estos dos países tienen un interés muy alto, realmente muy alto, en volver a hacer negocios. Y con Macron, esta delegación empresarial es definitivamente una señal a Pekín de que la cooperación económica sigue siendo una prioridad en la agenda de París. Pero también, a nivel de la UE en su conjunto. Y esto fue muy visible en el discurso de Von der Leyen: Europa no está por la disociación, esa disociación al estilo estadounidense".

Bachulska subraya igualmente que se trata, como describió la propia Von der Leyen, de reducir los riesgos, pero eso no será en absoluto algo fácil.

"Esto será muy, muy difícil en la práctica", confiesa Bachulska, "dado el alcance del revisionismo de Xi Jinping y la forma en que nuestra economía se ha politizado en la última década. Y también dadas sus ambiciones de crear esta dependencia para proteger a China de los choques externos".

El papel de Macron

La intención de Emmanuel Macron es la de disuadir a China de acercarse aún más a Rusia. Para los expertos, el margen de maniobra es escaso, ya que la naturaleza de las relaciones chino-rusas es muy estratégica.

Antoine Bondaz, profesor titular del Instituto de Estudios Políticos de París, opina que Macron y Von der Leyen sólo pueden advertir a Pekín de las posibles consecuencias en caso de un mayor apoyo militar a Rusia. También, por supuesto, deben intentar obtener más claridad sobre la probabilidad de que Rusia despliegue armas nucleares en Bielorrusia.

"El presidente Macron tiene, por supuesto, legitimidad para pedir y plantear la cuestión a China por dos razones", explica Bondaz. "En primer lugar, Francia es, por supuesto, un Estado poseedor de armas nucleares. Y en segundo lugar, Francia, a diferencia de Estados Unidos y el Reino Unido, no forma parte de ningún acuerdo de reparto nuclear como estos dos países".

Francia, comparada con China, es hoy un peso ligero, aunque sea miembro permanente del Consejo de Seguridad
Antoine Bondaz
Instituto de Estudios Políticos de París

"Creo que el presidente francés debería ser muy consciente de la limitada influencia que tiene sobre Xi Jinping", continúa Bondaz. "Francia, comparada con China, es hoy un peso ligero, aunque sea miembro permanente del Consejo de Seguridad. La relación es muy asimétrica y es poco lo que Macron puede convencer a Xi Jinping. Es bueno intentarlo, mantener abierto el canal de comunicación, pero debemos ser muy realistas en nuestras expectativas y mantenerlas muy limitadas", concluye el experto.

Tanto Bondaz como Bachulska coinciden en que las tecnologías sensibles son claves en esta relación, aunque esto no significa que China tenga la sartén por el mango, ya que sigue siendo una potencia exportadora y depende en gran medida de mantener estas exportaciones y tener acceso a los mercados europeos.

Por otro lado, la política europea se centrará más en tener su propia estrategia para gozar de estas tecnologías punteras sin tener que depender de uno u otro actor.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Von der Leyen | "Si Pekín envía armas a Moscú dañaría considerablemente la relación UE-China"

Finlandia es de la OTAN | La Alianza espera ya la inclusión de Suecia

Alarma en cuatro pueblos de población armenia porque Azerbaiyán tomará el control